Proponen Empresarios de Tapachula y Guatemala Crear Turismo Religioso

165
Proponen Empresarios de Tapachula y Guatemala Crear Turismo Religioso

* Para Recibir más de un Millón de Visitantes al año.

Tapachula, Chiapas; 12 de Marzo del 2022.- Empresarios de Guatemala y Tapachula buscan consolidar un proyecto enfocado al turismo religioso, que sería el primero en su género entre ambas naciones y que podría traer amplios beneficios para las dos regiones.
Manrique Legorreta Anthor, presidente de la Asociación de Agencias de Viajes de Chiapas, dijo en entrevista para rotativo EL ORBE, que han hecho las primeras propuestas sobre el tema para conformar un canal turístico -en una primera fase- entre la Basílica del Santo Cristo Crucificado, ubicada en Esquipulas, Guatemala, con el Santuario Diocesano de la Inmaculada Virgen María de Guadalupe (La Villita), en Tapachula.
Dijo que se trata de aprovechar las tradiciones religiosas, en este caso las católicas, porque desde hace décadas hay peregrinaciones todo el año de un lado hacia el otro, pero los feligreses van por su cuenta, sin que se le ofrezcan los servicios completos, incluyendo alternativas de hoteles, restaurantes, transporte y recorridos.
De consolidarse, indicó el empresario, continuarían con la misma estrategia pero con otros puntos, como el templo de la Virgen María Candelaria, en Tuxtla Chico; y el Santuario de la Virgen María Concepción, en Mazatán, con otros destinos similares en territorio chapín.
Como iniciativa privada, reconoció, hasta ahora han caminado solos en ese y otros proyectos, pero que se requiere de mucho apoyo gubernamental.
Además, una amplia coordinación entre todos los que intervendrían, porque el proyecto no depende de una sola persona; además, cumplir con los protocolos administrativos, incluidas las autorizaciones y la importante participación de la Iglesia Católica, los medios de comunicación y las propias autoridades.
Tanto Esquipulas, como la Villita de Guadalupe, subrayó, son lugares emblemáticos que llegan a recibir al año hasta un millón de visitantes, que bien podrían aprovecharse para impulsar el turismo, comercio y las prestaciones de servicios para los dos destinos e incluso podrían convertirse en el sostén económico y uno de los mayores generadores de empleos, además de que se les brindaría a los visitantes seguridad, confort, calidad y ofertas. EL ORBE / JC