Anuncian 2o. Congreso de Niñas, Niños, Adolescentes y Juventud Indocumentada

170
Anuncian 2o. Congreso de Niñas, Niños, Adolescentes y Juventud Indocumentada

* En la Facultad de Humanidades.

Tapachula, Chiapas; 15 de marzo del 2022.- La facultad de Humanidades, con sede en esta ciudad, anunció este martes que realizarán el Segundo Congreso Sobre Niñas, Niños, Adolescentes y Juventud migrante en la frontera sur de México, los días 20, 21 y 22 de abril.
Xóchilt López Martínez, directora de la esa escuela, explicó que el objetivo principal de este congreso es ser un espacio académico para compartir, debatir y reflexionar sobre la investigación sociológicas pedagógicas, antropológicas y temas afines a las ciencias sociales y humanistas.
Este evento reunirá a autoridades, especialistas y estudiantes interesados en las movilidades humanas, así como conocer las experiencias consulares, gubernamentales y no gubernamentales de atención a la niñez, solicitantes de refugio o residentes de manera temporal o permanente.
Indicó que al tener una afluencia de miles de migrantes en la ciudad, existe una preocupación como docentes para no quedarse sin hacer nada, por lo que buscan debatir y reflexionar sobre los temas que vive Tapachula, donde se puedan diseñar algunas propuestas y dar algunas alternativas de solución.
Mientras tanto, la actual crisis migratoria en el municipio ha desencadenado la inconformidad general, incluidos de los sectores productivos y representantes de organizaciones sociales, las de derechos humanos y de colonias.
Según las versiones que han dado a conocer a través del rotativo EL ORBE en los últimos tres años, no todos, pero muchos migrantes no solo han pisoteado la soberanía nacional al entrar violentamente a territorio nacional cantando sus himnos, desplegando sus banderas y humillando a golpes las autoridades federales, a quienes han replegado para imponer también sus leyes.
Han bloqueado calles y carreteras; han provocado incendios para impedir el paso vehicular; se han apropiado de temas como el comercio informal, donde también sometieron a golpes a los inspectores municipales; y controlan también la prostitución sin control.
Muchos de ellos son grandes delincuentes que llegan huyendo de sus países porque tienen órdenes de aprehensión por delitos como homicidios, asaltos, robos, narcotráfico, secuestro, y secuestros, como los que ahora realizan en Chiapas, donde están siendo detenidos.
También han desplazado la mano de obra de las y los chiapanecos, como lo ha denunciad la Confederación Obrera Revolucionaria; y dependencias, como Protección Civil están a su servicio; mientras que han exigido servicios gratuitos, como salud, educación, alimentación y recursos económicos.
En fraccionamientos y colonias tampoco los soportan, ya que han invadido viviendas sonde protagonizan escándalos por consumo bebidas embriagantes y sustancias extrañas.
En el centro de la localidad se han apropiado parques, banquetas, estacionamientos, mercados, jardineras y otros espacios públicos para utilizarlos como campamentos, sanitarios públicos y hasta de moteles.
Han agredido a empresarios y a personal de los negocios que se encuentran en el primer cuadro se la ciudad, ahuyentado con su presencia el turismo, paralizado la comunicación, la economía y el transporte de todo tipo con sus bloqueos lo que ha causado pérdidas en millones de pesos, despreciado la comida y la ropa que algún mexicano les dio, además de participar en hechos delictivos
Lo peor de todo es que cada vez siguen llegando más, atraídos precisamente por las bondades del gobierno, en un estado que, de acuerdo al Inegi, es el más pobre y marginado del país.
Ojalá que, algún día, las instituciones educativas que ahora se dan «golpes de pecho» para ver cómo ayudan a los migrantes, lo hagan también por los niños, niñas, mujeres, ancianos y jóvenes chiapanecos. EL ORBE / M. Blanco