Coronavirus Provoca Aumento de Problemas Cardiovasculares en Pacientes

91
Coronavirus Provoca Aumento de Problemas Cardiovasculares en Pacientes

* La Enfermedad Deja Secuelas.
Tapachula, Chiapas; 06 de mayo del 2022.- A más de dos años de la llegada del mortal virus del Covid-19 a México, y en una aparente reducción de los contagios durante el primer cuatrimestre del año, especialistas médicos advierten que hay un notorio aumento en las enfermedades cardiovasculares que pudiera estar relacionadas con secuelas de la enfermedad en aquellos que la han padecido.
«Después del Covid hemos tenido un incremento en pacientes con alteraciones del ritmo cardíaco y descontrol hipertensivo. Ahora empieza el aumento de pacientes con cardiopatías isquémica o eventos cerebrovasculares como embolias, derrames e infartos al corazón», dijo en entrevista para EL ORBE , Jorge Antonio Vázquez Marroquín, director del Centro Cardiológico de Tapachula.
El especialista confirmó que entre los profesionistas de la medicina de la región también se han presentado casos, porque tomaron a la ligera los primeros síntomas y se automedicaron, lo cual da una falsa tranquilidad al paciente y a sus familiares, cuando en realidad se está llevando a mayores complicaciones.
En relación a la cardiopatía isquémica, el incremento en los últimos dos meses sería de entre un 8 y u 10 por ciento; mientras que los pacientes con infartos -en diversas modalidades- el aumento oscila en el mismo periodo de cinco a seis por ciento.
Recordó que antes se preguntaba en el historial clínico sobre los cuatro antecedentes patológicos mortales: La hipertensión, diabetes, alteraciones del colesterol y el tabaquismo, pero que ahora se tiene que cuestionar también si fueron pacientes Covid, porque es un factor de riesgo para presentar los eventos cardio cerebro vasculares.
«El Covid no necesita haber sido severo o grave en el paciente, incluso haber sobrevivido en casa con aceptable calidad, pero a la larga -sin embargo- son un factor de riesgo que no sabemos qué tan intenso será en cada una de las personas, pero ahí está como antecedente relevante», aclaró.
De acuerdo a sus estadísticas, la cardiopatía isquémica, la hipertensión y las enfermedades cerebro vasculares son crónicas degenerativas y evolutivas, donde de manera habitual se presentan de la sexta década de la vida en adelante. Incluso que hay personas jóvenes de 39 años con infartos.
Entre los síntomas que las personas deben de tomar en cuenta, según el médico, son fatiga, molestias, disconfort torácico, cansancio a los ejercicios que habitualmente hacían o a sus actividades.
«Hay amas de casa que no hacen un ejercicio como tal, pero si lavan, barren, trapean, suben a la azotea a tender la ropa, bajan, y que ahora tienen que detenerse a descansar y retomar la marcha por tiempos; se cansa, se fatiga, hay sed de aire, opresión, disconfort en el cuerpo o en la espalda, y esos pueden ser síntomas iníciales.
Mientras que, en el infarto agudo, los síntomas principales es la angina de pecho, qué es el dolor opresivo precordial intenso o sensación como si estuviera acostado y alguien muy pesado se le sentara en la cara anterior del tórax. El otro es la sensación de ahorcamiento en el cuello, dolor en el maxilar inferior, como si tuviera 2 o 3 piezas dentales careadas, así como la sed o falta de aire.
Hay otro dolor que pasa desapercibido pero con frecuencia se presenta, qué es en el epigastrio, que le llamamos la boca del estómago, este puede darse con el dolor, con náuseas, irradiarse hacia el cuadrante inferior derecho, a veces confundiendo que puede tratarse incluso de una apendicitis, cuando el problema es el corazón.
Por eso, afirmó, ante el dolor torácico típico incluso el atípico, es prudente la valoración médica y la toma de un electrocardiograma, antes de los laboratorios, sí son muy relevantes, y son parte importante del diagnóstico y el seguimiento del paciente.
Reveló que solamente el 12 por ciento de las personas acuden a un servicio de urgencias que esté preparado para resolver los problemas en un ataque isquémico agudo.
En Tapachula acuden a clínicas que tienen servicio de urgencias, pero generales, es decir, para atender diarreas, heridas, una lastimada, incluso un aumento o descenso del azúcar, pero poco preparadas para hacer diagnósticos de infarto agudo del miocardio u eventos cerebrales.
Puntualizó que es muy relevante la información sobre la etapa aguda, para detectarla a tiempo e intentar ayudar al paciente, aunque subrayó que hay que empezar con la prevención. incluido el ejercicio, la dieta, disminuir las pastas, harinas y grasas, entre otros. EL ORBE / JC