Caso Nxivm: Por Qué es Difícil Detener a una Secta

782
Caso Nxivm: Por Qué es Difícil Detener a una Secta

Ciudad de México, 20 de junio.-El líder de la secta Nxivm fue condenado en Nueva York por varios delitos que incluían asociación delictiva y tráfico sexual.
Durante 20 años, Keith Raniere encabezó esta organización que se presentaba como un grupo de «autoayuda» y que afirmaba tener miles de seguidores.
Pero durante su juicio, exmiembros de esa secta revelaron detalles sobre cómo funcionaba realmente.
Estas personas dijeron que habían sido obligadas a romper con relaciones anteriores y describieron cómo habían sufrido abuso físico y sexual. Algunas fueron forzadas a abortar.
Era un sistema de «amo y esclavas» en el que a las mujeres se les exigía entregar una «garantía» -con frecuencia fotografías humillantes- como muestra de su compromiso.
Los testimonios conmocionaron a muchas personas y acapararon los titulares de la prensa alrededor del mundo. Pero, en realidad, Nxivm deja al descubierto muchas claves acerca de cómo funcionan las sectas.
Las sectas están estructuradas como las capas de una cebolla, con los elementos más aceptables colocados más cerca del exterior, seguidos de capas de cada vez más secretismo y abuso a medida que los miembros se encuentren más próximos al centro.
En el caso de Nxivm, las capas externas mostraban programas de autoayuda aparentemente inofensivos que eran usados para reclutar a los amigos, familiares y colegas de los miembros.
Pero en su núcleo, Raniere ejercía niveles extremos de control, que supuestamente terminaban en abuso sexual, violencia y en la imposición de sus iniciales con un cauterizador en la zona pélvica de las mujeres. sun