ALFIL NEGRO

841
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

PRI Envalentonado
Oscar D. Ballinas Lezama

Con la espada desenvainada llegó el presidente Enrique Peña Nieto, a la celebración de los 88 años de su partido el PRI y de entrada, desenterró el hacha de guerra y manifestó que los priistas siempre salen a ganar.
“No somos el partido que patea el bote o nada de a muertito; tampoco somos quienes engañan con ilusiones y promueven la división”, mencionó el envalentonado primer priista del país, que se olvidó que el Partido Revolucionario Institucional ha tenido el poder durante 80 años, con los cuatro que lleva él en Los Pinos.
Para nadie es secreto que durante esas ocho décadas, los gobernantes priistas que han desfilado en el Palacio Nacional, no han hecho gran cosa para favorecer a sus conciudadanos, lo mismo hizo el PAN en los doce años que gobernaron con el ‘Príncipe de las Botas’ y el excelentísimo Adorador del Dios Baco, que tampoco hicieron gran cosa para beneficiar a los mexicanos, eso sí, forman parte ahora de los intocables millonarios de este país.
En su elocuente discurso, Peña Nieto augura que de ganar las próximas elecciones la oposición, (Morena) hay riesgos de retroceso; considerando el inquilino de Los Pinos, que están resurgiendo las amenazas que representan la parálisis de la derecha o el salto al vacío de la izquierda demagógica.
Nos deja en claro el Tlatoani nacional, que en México los únicos chicharrones que deben tronar son los del PRI, porque todos los demás son malos, incluyendo las cuncas que tiene en los partidos satélites, cuyos representantes solamente han servido para ‘hacerle el caldo’ a los del tricolor; como sucedió con las reformas impulsadas por él, que ahora con el gasolinazo y los aumentos a las tarifas de la energía eléctrica, tienen contra la pared al pueblo mexicano que ya no ve lo duro, sino lo tupido.
Aunque jura y perjura que los aumentos se hicieron para asegurar la soberanía energética, y no recortar los programas sociales; ya que esto pondría en riesgo la estabilidad de toda la economía nacional.
Así de fácil fue la explicación del mandatario priista que sigue ‘montado en su macho’, afirmando que sus reformas están llevando al progreso a los mexicanos; explicó que una vez más los del tricolor han tenido que salir a defender el avance de los mexicanos.(¿¿??)
Luego brincaría a la palestra el dirigente nacional del PRI, afirmando que su partido es el más ganador en este país, afirmando: ”la historia no miente”; luego se ufanó de que su militancia es la más inteligente de todas las demás. ¿Será?
Bien dicen que no hay peor ciego que el que no quiere ver, ni peor sordo que el que no quiere oír, y el dirigente nacional del Partido Revolucionario Institucional, parece no darse cuenta de lo que verdaderamente sucede en este país, o si se da cuenta le hace ‘al tío lolo’, sobre todo cuando afirmó que el PRI es responsable de haber edificado un sistema de seguridad social y de salud pública que se fortalece día con día para atender a millones de familias beneficiarias; que ese partido también es responsable de llevar energía eléctrica y combustible a prácticamente todos los rincones del país de manera cotidiana.
Lo que no dijo es que el sistema de salud en México brinda cada vez un servicio más pésimo, que en cientos de hospitales carecen de infraestructura suficiente, médicos y medicamentos; que hay miles de niños infestados de cáncer y otras enfermedades terminales que no reciben la atención ni el medicamento adecuado, por carecerse de ello.
Tampoco aclaró que la gasolina y luz eléctrica que asegura llega a casi en todos los rincones del país, el pueblo lo adquiere a precio de oro y que en esta nación existen más de 80 millones de pobres, que aunque no tengan carro pagan transporte público, se visten, y alimentan con productos que aumentaron sus precios porque al transportarlos de un lugar a otro, los proveedores utilizan gasolina o diesel.
Finalmente, en su soberbia y arrogancia, el dirigente nacional del PRI, aseguró que su partido es responsable de la dignidad diplomática, de la amplia red consular, y del respeto y solidaridad internacional, quizás se olvidó de lo que pasó con Donald Trump y los insultos que le hizo y sigue haciendo al pueblo y Gobierno mexicano.
En fin, será el pueblo quien finalmente dé su veredicto final en las urnas del 2018; con eso de ser un pueblo sin memoria es muy posible que la balanza electoral se vuelva a inclinar para quienes han sido sus verdugos sociales; amén de que hasta ahora pocos han sido los gobernantes que han sacado el buey de la barranca.
Al menos en Chiapas, el gobernador Manuel Velasco Coello, es de los pocos mandatarios que ha demostrado enorme voluntad para sacar avante a los pueblos de casi todos los municipios; su lucha ha sido una constante y los resultados están a la vista.
Si bien la seguridad ha resultado , al igual que en todo el país, un talón de Aquiles, nadie duda que el Gobierno tiene la potestad del uso de la fuerza pública en pro de la seguridad de la ciudadanía, en esta última labor, estamos consientes que debemos participar todos.
Nadie debe quedar excluido, porque la seguridad pública implica que los ciudadanos de una misma región pueden convivir en armonía, cada uno respetando los derechos individuales del otro.
Desde el principio de este Gobierno, quedó demostrado que el Ejecutivo chiapaneco, mostró un compromiso de evitar alteraciones del orden social, por lo que desde el primer día de su administración dio a conocer que se le daría a la seguridad un valor prioritario.