OPINIÓN PÚBLICA

1036
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Por: Gonzalo Egremy
El Éxito del Marañón

*Expertos afirman que no solo la pulpa de la fruta sirve de alimento, por contener vitamina C, sino también las hojas del árbol para curar algunos males.
*Hubo una “marañonera”, adquirida en Brasil con recursos públicos del gobierno estatal, pero muchos productores afirmaron que fue un fraude.

El marañón, en sus tres colores y tamaños, se encuentra hasta en patios de casas en casi todos los municipios de esta región costera del Soconusco.
Según uno de muchos productores de esa fruta indica que en la zona hay unas 1,500 hectáreas sembradas de ese árbol, del que sólo le dan valor a la semilla para obtener lo que llaman “nuez de la india”.
Sin embargo, como bien indica la periodista cubana, Tania Quintero, en página web, “El marañón es muy apreciado por su semilla, tan rica, nutritiva y sabrosa como el maní, la almendra o la avellana.
Con ese nombre (marañón) también se le conocen en Perú, Colombia y Costa Rica. En Venezuela le llaman merey.
En España, anacardo; en México (a la semilla, subrayado de quien esto teclea) nuez de la India y en República Dominicana, cajuil.
En otros países lo identifican con nombres tan variados como jacote, alcayoiba, caracolí, casoy, nuez de caoba, panjí, oacajú, cayutero. Cashew le dicen en inglés, y anacardier en francés.
Brasil es uno de los mayores productores y su castanha de caju, goza de fama mundial.
El marañón es muy rico en vitamina C y de sus propiedades medicinales se dice que es afrodisíaco, estimulante de la memoria y antioxidante.
Su corteza y sus hojas son utilizadas en cólicos estomacales, inflamaciones, neuralgias, insomnio, diabetes, hemorroides y psoriasis. La resina sirve para curar y cicatrizar lesiones cutáneas.
Tanto su pulpa como su semilla se utilizan en la confección de las más variadas recetas, saladas o dulces.
Aunque ninguna como el turrón que hacían (y todavía deben hacen) en Trinidad (Cuba), patria chica del marañón criollo”, hasta aquí, parte de la narrativa de la periodista cubana.
En tanto que en la página: peruecológico.com indica que “los frutos color amarillo o rojo del marañón son conocidos como »la fruta de la memoria» porque fortalece el cerebro.
Contiene grandes cantidades de vitamina C y tiene múltiples usos medicinales. La cocción de su corteza y hojas son usadas para el tratamiento de cólicos estomacales, inflamaciones, insomnio, neuralgias, diabetes, paludismo y hemorroides.
La resina del marañón sirve para curar lesiones cutáneas y para el tratamiento del cáncer. Sus semillas tostadas son muy nutritivas y contienen propiedades afrodisíacas.
El marañón está extendido por todas las zonas tropicales y la competencia es grande. Tiene ventajas de adaptación a los suelos pobres; y es una especie de uso múltiple con productos de valor industrial y demanda en los mercados externos”, hasta aquí lo señalado desde Perú.
Como se puede apreciar, los productores de esta región, sólo le están apostando a la semilla para su comercialización cuando la corteza, las hojas y la pulpa de la fruta tienen variedad de usos.
Bueno, hasta han logrado obtener, del jugo, una bebida no alcohólica, llamada vino de marañón.
Recordamos que a principio de los años 90’s, el gobierno del estado de entonces, promovió el cultivo del marañón, porque decía que inversionistas europeos deseaban la obtención del jugo para elaborar pintura para naves marítimas y la comercialización también de la nuez.
Hasta con dinero público enviaron a funcionario a Brasil y éste dijo que compró allá en una millonada de dólares, una “planta” para “industrializar” el marañón; la misma fue ubicada a un costado del aeropuerto internacional, a un lado de la carretera hacia Puerto Madero.
Al poco tiempo, los productores de marañón denunciaron que no les pagaban el producto y que la famosa planta para industrializar la fruta, era todo un fraude; hubo trabajadoras que se quejaron de explotación laboral y de enfermarse y nadie les hizo caso; lamentable, ¿no cree usted?//Salud.