ALFIL NEGRO

926
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Panzas Verdes
Oscar D. Ballinas Lezama

Ni duda cabe que a México le está lloviendo sobre mojado, por un lado la naturaleza se ha encaprichado en no cerrar las ‘llaves del cielo’ ni detener los brincos de la madre tierra, sobre todo en el pueblo donde la muerte bailó con la Sandunga, en medio de los gritos de ‘hay mamá por Dios’.
Cientos de damnificados de los terremotos del Septiembre negro en el 2017, continúan durmiendo en las calles soportando el frío, el hambre y las lluvias persistentes causadas por los huracanes que se niegan a irse del Pacífico; las autoridades federales, así como los Gobiernos de Oaxaca, Puebla, Morelos y la Ciudad de México, hasta ayer no iniciaban oficialmente las demoliciones y reconstrucción de las viviendas que los sismos dejaron inservibles.
Por si fuera poco, en un acto por demás deshumanizado y perverso, algunos funcionarios federales pretenden lucrar con el dolor y la necesidad de los afectados por los fenómenos naturales pasados, ofreciéndoles ‘darles créditos con bajos intereses’ en Infonavit, mientras a quienes perdieron sus herramientas de trabajo también les ofrecen “ayuda” económica, siempre y cuando se comprometan a pagar esos recursos, que se supone son tomados del Fondo de Desastres Naturales, así como de las donaciones de Gobiernos extranjeros y la sociedad civil.
Es necesario investigar qué está sucediendo con el manejo de ese dinero para saber hasta dónde algunos malos funcionarios y gobernantes están metidos ‘en el ajo’; si hay responsables deberán ser castigados con todo el rigor de la ley, ya que los actos de rapiña en estos casos son iguales a los que se realizan en tiempos de guerra, que se castigan con la ley marcial.
Por otro lado, los partidos políticos han hecho un circo del ofrecimiento de los dineros correspondientes a su campaña electoral del 2018, luego de que los mexicanos les exigieron que ese recursos se donaran a la reconstrucción de los inmuebles dañados por los sismos; fue el ‘Santón de Macuspana’ el primero en hacerle eco a sus conciudadanos, arrastrando al resto de los dirigentes de los partidos políticos que al principio manifestaron su desacuerdo pero cuando vieron la reacción de los contribuyentes, no tuvieron más remedio que aceptar la propuesta ciudadana.
Mal acostumbrados a prometer y no cumplir, pareciera que tratan de seguir montando un teatro en el que su actuación ante los reflectores de los medios de comunicación se quede en una oferta de ‘dientes para afuera’, pues no ha quedado muy claro lo que realmente van a ‘donar’ de ese dinero, que no es de ellos sino de los contribuyentes.
Por otro lado, la Federación no ha declarado cuánto dinero ha recibido realmente de los Gobiernos extranjeros, deportistas, artistas y miembros de la sociedad civil; la transparencia aún sigue sin verse en este caso, sobre todo en las entidades del centro y norte del país en donde el temblor causó daños más severos.
Mientras tanto en Chiapas, el gobernador Manuel Velasco Coello ya está cumpliendo con gran parte de la ayuda que ha recibido de la sociedad civil; entregándola de inmediato a los damnificados y desde hace varios días su administración está metiendo la maquinaria pesada para derrumbar las viviendas y edificios dañados, así como se ha organizado la verificación de los inmuebles educativos, por lo que ya se anunció a través de SEP sobre el regreso a clases el próximo lunes en las escuelas que ya han sido revisadas por expertos, mientras que las dañadas quedan a la espera de la llegada de los recursos que para ello entregará la Federación.
En otras cosas, los movimientos del ajedrez político chiapaneco siguen poniendo las fichas sobre el tablero, aunque aún no se acomodan todas; hasta ahora Rutilio Escandón Cadenas, parece ser el único que ya está firme como abanderado de Morena en esta entidad; José Antonio Aguilar Bodegas y Roberto Albores Gleason sostienen una feroz lucha dentro de un PRI bastante dividido.
Los ‘panzas verdes’, Luis Armando Melgar y Eduardo Ramírez Aguilar, son dos cartas que pueden convertirse en el ‘as bajo la manga’ del PRI-PVEM, sin embargo, no se puede descartar que cualquiera de ellos, pudiera rebelarse al sistema y buscar la candidatura del Frente Ciudadano por México, que conforman el PAN-PRD-MC y quienes podrían llevar el apoyo del ‘chiquititero’.
Por cierto, desde Jiquipilas nos llegan los rumores sobre que su candidato a la alcaldía podría ser el exmilitar Carlos Manuel Calvo Martínez, hombre de mucha disciplina que ha servido a las fuerzas policiacas en Chiapas durante varios años; quien se distingue por su espíritu de lealtad, incluso dentro de la política que ya es raro ver, pueden servirle como abanderado del partido que lo invite, señalan los jiquipilenses.
Sus seguidores afirman que su origen humilde y deseos de superación que ha demostrado, podría abrirle las puertas en el proceso electoral del 2018.
En ese mismo partido, parece que irá María Eugenia Pérez Hernández, que tiene deseos por ser la próxima Alcaldesa de la capital coneja.
Los del Soconusco siguen ciegos, mudos y paralíticos.