ALFIL NEGRO

840
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Priistas Avasalladores
Oscar D. Ballinas Lezama

Como ‘anillo al dedo’ le está cayendo a los priistas lo que está ocurriendo en el 2017; luego de la devastación provocada por los huracanes y temblores, que dejaron en el olvido el gasolinazo y los altos cobros por el servicio de energía eléctrica.
Ahora con circo, maroma y teatro, los partidos políticos pretenden crear una cortina de humo en el manejo de las millonarias donaciones, recibidas por el Gobierno mexicano para entregarlo a los damnificados de los terremotos.
Más allá de las perversidades del río revuelto, ganancia de políticos, surge también la maquiavélica ‘operación escarlata’ organizada por el grupo Atlacomulco, dueños y señores del Partido Revolucionario Institucional, así como de sus títeres incrustados en el PRD, PAN y el resto de partidos satélites que siempre han usado para dividir a los electores.
Los priistas saben bien que dividiendo pueden ‘triunfar’ más fácilmente en una elección, sobre todo porque saben y les consta que la mayoría de los mexicanos que emite su sufragio sufren hambre, olvido y parecen desconocer la dignidad como parte de una sociedad que pueda jactarse de democrática y justa.
Para nadie es secreto que desde Los Pinos movieron los hilos, para quitar los candados y abrirle las puertas de par en par al independiente José Antonio Meade Kuribreña, actual Secretario de Hacienda, impulsado y recomendado por su íntimo amigo el canciller Luis Videgaray, quien a su vez goza de la simpatía del ‘rey del norte’ Donald Trump.
Meade ya es tratado como el nuevo rey de los aztecas y así lo demostraron la mayoría de los legisladores priistas, panistas y perredistas, que hace poco lo recibieron con gritos y fanfarrias en el seno del Congreso, donde en un hecho insólito y vergonzoso los representantes del pueblo se le pusieron de alfombra y le quemaron incienso, sabedores que ‘el tamal ya está envuelto y listo para destaparse’; ¡Viva el rey!
Los priistas en su ambición de poder y dinero, quieren esta vez llevarse el carro completo, sin importar cómo o que tengan que hacer para lograrlo y como botón de muestra, está lo que hicieron en las pasadas elecciones del Estado de México, donde impusieron contra viento y marea a Alfredo del Mazo, primo del actual Presidente de México, confirmando que los rojos no van a soltar la ‘teta presupuestaria’, ni permitirán que ‘el Santón de Macuspana’ y los mexicanos soñadores se les suban a las barbas, si no, al tiempo.
El caso es que, los priistas, para lograr sus fines han logrado dividir a panistas y perredistas, incluso, se han infiltrado en las huestes de Morena en Estados como Chiapas, donde están bombardeando con misiles de mentiras y desprestigio a Rutilio Escandón Cadenas, sabedores los tricolores, que el ‘centinela de la casa de la justicia’ tiene grandes posibilidades de ganarles la batalla en las urnas del 2018.
Mientras en el PAN nacional, Ricardo Anaya Cortés, le hace el juego al grupo ‘Atlacomulco’ para darle paso a Meade Kuribreña rumbo a Los Pinos; en Chiapas, Oscar Gurría, dirigente estatal de Morena, está sirviendo a los intereses de los ‘demonios de la casona de Santo Domingo, para facilitarle las cosas a Roberto Albores Gleason, virtual candidato del PRI a la gubernatura chiapaneca; apuntalando esos actos de divisionismo de Gurria, parece estar también Zoé Robledo, que traicionó al PRD pensando que los ‘morenistas’ iban a elegirlo como su candidato.
Por otro lado, el tapachulteco José Antonio Aguilar Bodegas, impulsor del priismo chiapaneco, ha recibido fuertes portazos de antidemocracia en la cara; no podía esperar menos de quienes han hecho su gloria, destruyendo la justicia y la democracia.
Para detener las aspiraciones legítimas de Josean, el dirigente actual del PRI estatal sacó a relucir su espíritu belicoso y su falta de oficio político, advirtiéndole que el Partido en Chiapas, no puede ser rehén de nadie; lo más seguro es que Julián Nazar se mordió la lengua, porque si alguien ha mantenido de rehén a ese instituto político es el grupo Atlacomulco, quien deciden por ‘dedazo’ al ungido, demostrando que la democracia para ellos ha sido, es y será siempre un mal chiste.
Por otro lado, Eduardo Ramírez Aguilar, un joven político que ha venido de menos a más, así lo ha demostrado desde que fue alcalde de su tierra natal Comitán, la que hace diez años impulsó y pulió para darle un giro de crecimiento y progreso; el “Jaguar negro”, también se esmeró para hacer bien las cosas cuando presidió el Congreso del Estado, siendo gestor de beneficios para la mayoría de los 122 municipios, incluso, le puso la cereza al pastel con su iniciativa para que los recursos que se otorgan a los partidos políticos en Chiapas, sean destinados a la reconstrucción de las viviendas dañadas por los sismos.
Sin embargo, ahora los que tienen el sartén por el mango en Los Pinos, pretenden arrebatarle su candidatura ganada a pulso como líder del PVEM, para dársela en alianza al abanderado del PRI y con ello, otorgarle como consuelo una Senaduría, no obstante que Ramírez Aguilar, es actualmente uno de los mejores posicionados en el sentir de los chiapanecos y que sin duda alguna, estaría en los primeros lugares de cualquier contienda electoral del 2018.