POLÍGRAFO POLÍTICO

466
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías

¡Veladoras Para Alcaldías Morosas!

“Aprende a reírse torvamente, a mirar de reojo en los bautizos, a negar el asiento a las señoras, a orinar dibujando circulitos. Aprende a fruncir el entrecejo, a enfadar a las monjas y a los niños”
Joaquín Sabina

Uno de los mayores dolores de cabeza que enfrentan los Ediles es el acoso de la Comisión Federal de Electricidad, aunque aquí, no hay ni a quién irle, unos por “galgos” y los otros por “irresponsables”.
Y es que corrió como reguero de pólvora que al menos, en la región, son siete alcaldías las morosas. Pese a que con bombo y platillo, anunciaban la firma del famoso “Peso x Peso”.
En el pasado mes de Diciembre, la paraestatal fijó que los Ediles que no cumplan con los pagos correspondientes y por extensión que descerrajan los pactos firmados, iban hacer los primeros en resistir la afrenta. Corte de suministro.
Por ello, los primeros días de este 2018, siete Presidencias Municipales iniciaban el año en penumbras. Y es que muchos Ediles se han hecho “patos” con los pagos o abonos a la CFE y no han pagado a tiempo.
Lo más canijo es que quienes van a pagar los platos rotos son los ciudadanos, que ni vela tenemos en el entierro.
Huixtla y Tuxtla Chico eran las dos alcaldías que exhibía la CFE como morosas. Le seguían: Arriaga, Escuintla, Mazapa de Madero, Siltepec, Amatenango de la Frontera.
Juan Carlos Orellana y Régulo Palomeque al banquillo de los acusados. Señalados y exhibidos.
La ciudadanía es la menos culpable de la irresponsabilidad de los Alcaldes, por la ineptitud de esos los troncos de autoridades locales que a más de dos años de gobierno sólo han dado muestras de complicaciones, dolencias y atentados contra el pueblo.
Así que quién no pague o se ponga al corriente, tendrá que empezar a comprar sus veladoras, para no trabajar a oscuras, porque los cortes de energía se realizarán a oficinas municipales, alumbrado público y esperemos se respete a la ciudadanía que sí cumple con sus obligaciones.
Pero no sólo se trata de dejar a oscuras a los municipios, sino prácticamente sin agua y sin otros servicios que dependen o tienen que ver con el suministro de energía eléctrica. Como las bombas que quemaron en Huixtla al querer reconectar el Ayuntamiento el servicio de energía eléctrica.
A estas alturas, no han podido cumplir con los acuerdos y mecanismos de pago, siguen esperando un milagro para salir del hoyo, pese a que la sonada austeridad nunca se supo cuando terminó y cuando comenzó.
En vez de andarse promocionando como héroes canallas, despilfarrando el recurso en cuidados de imagen o cacaraqueando actos que en nada benefician a la sociedad, como visitas de extranjeros, entrega de bañeras o que se la viven anunciando proyectos de pichones.
Pero eso sí, para histriones o bufones nadie les gana. Y de llorones, ya ni hablar. Si le pregunta usted a estos siete alcaldes sobre su situación, la respuesta es la misma: ¡no hay circulante!, y empiezan a rezar el mismo misterio, todos. Es un cuento de nunca acabar. Aunque el gasto o techo financiero les llega mensualmente.
¿Quién dijo que tengo sed?