ALFIL NEGRO

460
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por sus frutos los conoceréis (Mateo 7-16)

Más Enroques Políticos
Oscar D. Ballinas Lezama

En política, como en el amor, nada está escrito y ‘todo acaba, hasta que se acaba’; es difícil adelantarse a los acontecimientos o tocar las campanas antes de tiempo, porque la mayoría de las veces la liebre salta por donde menos se espera.
Para nadie es secreto que en Chiapas las piezas del ajedrez político continúan acomodándose; las estrategias de los dirigentes en los diversos partidos no dejan de armar sus entramados, porque saben que a las urnas del 1º de Julio próximo, deben llegar con sus candidatos más idóneos, porque ‘el horno no está para bollos’ en un pueblo harto de mentiras y corruptos.
La ciudadanía en este país de las maravillas, busca pasar de ser un simple espectador al que se acostumbraba a jugarle el dedo en la boca, para tener una participación más directa en la conformación del destino de su país; lo que podría lograrse virando el timón político con la presión razonada y justa de los electores.
No se trata de que se inicie una guerra de todos contra todos, que lógicamente no conduciría a nada bueno para nadie, sino de hacer conciencia y razonar nuestra elección en las personas que aspiran a gobernarnos o representarnos en las cámaras de Diputados y Senadores, sean del partido que sean, incluyendo a los independientes.
Los partidos políticos no son más que instituciones representadas por ciudadanos, de ahí que no se puede culpar las siglas de los institutos, sino a quienes lo representan y se aprovechan de la oportunidad de servicio a sus conciudadanos, para servirse del cargo y se convierten en depredadores del erario, robando y abusando del poder que les otorga el pueblo.
Nos queda claro que no todos los gobernantes o representantes populares, conforman la bola de sinvergüenzas que tiene a México al filo del despeñadero, con sus raras excepciones pero existen mujeres y hombres en la política que han hecho bien su chamba, poniendo su mejor esfuerzo y trabajando con honestidad.
Al pueblo le debería importar por qué aspirante a gobernar el país, una entidad o municipio, emitirá su sufragio; de igual manera debe analizar a quienes pretenden representarlo en cualquier cámara legislativa; confirmar que los aspirantes a esos cargos sean congruentes entre lo que dicen y lo que hacen, que no tengan un pasado borrascoso que los ponga en tela de duda ante la sociedad que desean representar.
Por el fruto se le conoce al árbol; si bien la gente no quiere santos, al menos espera que los que van a gobernar o representarlos como Diputados o Senadores no tengan antecedentes de ser corruptos y cuenten con la capacidad para llevar con buen rumbo las naves de la Presidencia de la República, de los Estados y los Ayuntamientos; que sean valientes y respetuosos de la voluntad ciudadana.
En Chiapas las calabazas siguen acomodándose con el movimiento de la carreta, las redes y declaraciones de los dirigentes de partidos políticos, mantenían en confusión a los habitantes de esta entidad fronteriza en el sureste mexicano; al menos se esperaba hasta ayer a las doce de la noche, una alianza entre PRI-PVEM con una solución salomónica emanada de las altas esferas, en las que se rumoraba la elección de un tercero para apaciguar los ánimos levantados entre verdes y rojos.
Ayer circuló en redes sociales, un documento presuntamente elaborado y firmado por Eduardo Ramírez Aguilar, en el que manifiesta su determinación de renunciar a su cargo de Diputado local para seguir luchando a favor de los chiapanecos desde otra trinchera, sin embargo, no expresa su renuncia al partido Verde.
Ante este panorama, vuelven a moverse las piezas del ajedrez político chiapaneco y es aquí donde podría darse el enroque para que el candidato del PRI-PVEM, sea el tapachulteco Luis Armando Melgar; no obstante, habrá que esperar al día de hoy para saber cómo va a mascar la iguana en las filas entre las huestes priistas y la de los tucanes.