ALFIL NEGRO

775
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Las Barbas a Remojar
Oscar D. Ballinas Lezama

Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra;¿Qué, pues haréis cuando llegue el fin? (Jeremías 5:30-31)

“En Chiapas el volcán Tacaná no han dado hasta ahora muestras de actividad, por lo que la gente no debe preocuparse pensando que pudiera ocurrir en estos momentos, algo similar a lo sucedido en el volcán de fuego en Guatemala”, dijo la doctora Silvia Ramos Hernández, Directora del Instituto de Investigaciones en Gestión de Riesgos y Cambio Climático.
Aseguró que luego de los pasados terremotos han incrementado los monitoreos a los volcanes del Tacaná y el Chichón, haciéndolo en esta franja fronteriza a través de las estaciones sismológicas ubicadas en la finca La Patria, Chiquihuites y en el Planetario de bachilleres en Tapachula, coordinándose con el Servicio Sismológico Nacional.
Añadió que con lo recientemente ocurrido en el hermano país guatemalteco, no está por demás pensar en que ‘al ver las barbas de tu vecino recortar, poner las nuestras a remojar’ y han incrementado la vigilancia a través del monitoreo, checando entre otras cosas la temperatura de las lagunas y ríos del ejido Aguacaliente en Cacahoatán.
Manifestó que la población de esta zona del Estado se encuentra preocupada y hasta angustiada, por lo que ve en las noticias o muchas veces se desinforma en las redes sociales, en cuanto a que en Chiapas podría ocurrir lo mismo con los volcanes Tacaná y Chichonal, colosos que científicamente son mucho más peligrosos que los de Centro América, sin embargo, la población debe estar tranquila ya que no existe hasta ahora, ningún indicio de peligro en nuestros volcanes que tienen una historia especifica, afirmó la científica.
Agregó que los parámetros de los volcanes de Chiapas no revelan estar dentro de la normatividad del semáforo de alerta volcánica; explicando que los protocolos de alertamiento se están siguiendo al pie de letra e ignoraba qué había sucedido con los de Guatemala.
Mencionó que en caso de ocurrir algo similar en el Tacaná, donde viven al menos unas 70 mil personas sobre las faldas del cerro, estas podrían ser alertadas en tiempo y forma, sin embargo, cuestionada sobre la forma en que se evacuaría a esas personas, respondió que su responsabilidad es detectar el problema volcánico, mientras que a las autoridades como Protección Civil les tocó tener una planeación de gobernancia de riesgo en ese sentido.
Reconoció que en un caso de erupción del Tacaná, que sería igual al volcán de Fuego, arrojaría ceniza y material piroplástico no de lava, como equivocadamente mucha gente piensa, y eso los hace más peligrosos porque su actividad es muy rápida y mortal, añadiendo que ese material podría bajar por el caudal de los ríos hacia el mar, en el supuesto caso que se diera y que en estos momentos podía asegurar categóricamente no va a suceder.
Por otro lado, el doctor Miguel Alatorre Ibargüengoitia, investigador del mismo Instituto de Investigación en Gestión de Riesgos y Cambio Climático, explicó que las erupciones de volcanes son algo común en el planeta, ya que se dan hasta 60 veces al año en diversas partes de la Tierra y no es porque se vaya a acabar el mundo, como algunas personas lo profetizan.
Finalmente, la doctora Yanine Ramsey, del Instituto Nacional de Salud Pública, cuestionó que hasta el momento no se sabía que en el Soconusco hubiera una cultura de simulacros para prevención de una erupción del volcán Tacaná, ignorando por qué las autoridades han minimizado este problema, aún cuando están viendo todo lo que ocurre en el país vecino del sur y en otras partes del planeta.