ALFIL NEGRO

435
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

“En los últimos días se presentarán tiempos críticos, difíciles de manejar”. (2ª de Timoteo 3:1-5)

Calores Endemoniados
Oscar D. Ballinas Lezama

Entretenidos con los problemas generados por la política, la violencia y la pobreza, la gente no quiere ver ni escuchar los gritos de la naturaleza, advirtiendo que el tiempo se está terminando; los altos grados de contaminación de la tierra, el agua y el aire están provocando el calentamiento global del planeta azul.
Para nadie es secreto que año con año los cambios de la temperatura parecen haber enloquecido; lugares desérticos ahora son inundados por torrenciales lluvias, mientras en territorios en los cuales nunca dejaba de llover, están sufriendo sequías espantosas y el fuego consume sus bosques.
México se ha convertido en escenario mundial de acontecimientos catastróficos, huracanes y terremotos han destruido gran parte de sus ciudades, así como han causado miles de personas muertas, generado pobreza extrema y un desaliento social que no deja levantarse a su sociedad.
Si bien es cierto que en lugares como el Soconusco, de Chiapas, el clima se mantiene regularmente entre los 36 y 40 grados, en el 2017 la temperatura superó los 42 grados, sin embargo, en Diciembre del 2018, el calor ha sido sofocante a pesar de considerarse que son tiempos invernales.
A contrapelo de las altas temperaturas en la Costa chiapaneca, en el centro y norte del país las heladas provocadas por el frente frío están causando zozobra y las autoridades han declarado zonas de emergencia, principalmente en Sonora y Chihuahua en donde el mal tiempo ha cerrado carreteras debido a las nevadas y el agua nieve.
Este calentamiento global, según los científicos, es provocado por ‘la mano del hombre’, que en su ambición del poder y dinero no mide las consecuencias de sus acciones con las que está alterando la composición de la atmosfera y causando el derretimiento de los polos, originando la subida del nivel del agua del mar.
Científicos del mundo coinciden en que los bosques, desiertos y ecosistemas vitales de la Tierra están en peligro de transmutarse, como ya está sucediendo en los Estados Unidos, en donde los incendios forestales están acabando con los bosques, y afirman los investigadores que esta alteración del ecosistema sigue poniendo en peligro la vida vegetal y animal en toda el planeta.
A tal grado están llegando los efectos de las emisiones de gases de efecto invernadero, que los científicos le dan 30 años máximo para que inicie la catástrofe mundial, si los seres humanos siguen actuando en forma irresponsable y suicida, sin preocuparse por evitar seguir contaminando el mundo.
Chiapas sufre la explotación de sus recursos naturales, como el petróleo, el gas, los bosques, el agua, con lo que se provoca el aumento de la temperatura y aunque usted no lo crea, esta entidad y Mozambique son considerados entre los puntos más calientes del planeta, debido a sus incendios agropecuarios y la deforestación, por lo que esta entidad con todo y su selva Lacandona no puede jactarse de estar en un lecho de rosas.
La contaminación de sus mantos acuíferos es alarmante, no solamente por la basura arrojada en sus corrientes o lechos, sino también por los herbicidas y pesticidas utilizados para fumigar el campo, amén de que la mayoría de los conductores de aguas negras caen sobre los ríos que arrastran toneladas de agroquímicos y son conducidos al mar y los esteros, filtrándose también en los pozos artesianos.
Desde hace muchos años los chiapanecos han venido reclamando acceso al agua y que la CFE, que causa también seria contaminación, al menos no siga cobrando el exagerado pago por concepto del servicio de energía, sin embargo, hasta el sexenio pasado lo único que se logró fue que tanto el agua como la luz se privatizaran.
En Tapachula y otros municipios de Chiapas, la gente sufre constantemente la suspensión del servicio de agua entubada, debido a que la CFE controla el paso del vital líquido; hasta ahora los chiapanecos están a la espera de recibir algún beneficio por la operatividad de las oficinas centrales de la Comisión Federal de Electricidad en esta entidad, donde Manuel Bartlett Díaz aún no ha dicho esta boca es mía y los consumidores de luz, no solamente siguen pagando caro el servicio, sino que ya está la amenaza de aumentarles la tarifa, ¡que Dios nos agarre confesados!