ALFIL NEGRO

510
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

¡Hay Nanita!
Oscar D. Ballinas Lezama

La inseguridad sigue aumentando en el Soconusco, se ha convertido en un cáncer que está pudriendo con violencia gran parte de la sociedad; ante las autoridades que aún no saben cómo contender este flagelo que sigue aumentando la lista de los muertos, lesionados, secuestrados, violados y asaltados.
Ante la incapacidad de la policía para detener el avasallamiento de la delincuencia, como sucedió otra vez ayer en uno de los más concurridos centros de abasto en Tapachula, en donde un solitario asesino armado con una pistola mató al que supuestamente pretendía asaltar, hirió a un civil y a un policía, finalmente asesinó a otro agente policiaco de la Municipal, que sin táctica policial pretendieron detenerlo.
El problema grave es que la seguridad parece estar en manos de personas que desconocen las tácticas policiales, lo que no garantiza la protección que debería tener la población; ya en tres o cuatro ocasiones en donde han perdido la vida algunos agentes de la policía, se ha visto claro que no están preparados en estos menesteres y sus Comandantes, que al parecer están en las mismas condiciones, los envían como ‘reses al matadero’ al enfrentarlos contra la delincuencia organizada.
El Soconusco se ha convertido en una tierra sin ley.
Hasta ahora, los altos mandos de las diversas corporaciones policiacas parecen haber perdido la brújula al enfrentarse contra los hampones que poco a poco se han venido posesionando de los espacios en donde se dedican a cometer infinidad de fechorías, sobre todo ahora que las puertas de la frontera sur se abrieron de par en par para recibir a miles de migrantes indocumentados y sin investigar sus antecedentes, como consecuencia, se han infiltrado cientos de delincuentes peligrosos, bandas organizadas que ya operan a sus anchas en los municipios de Suchiate, Metapa, Frontera Hidalgo, Tapachula y Huixtla.
Los asaltos bancarios, robo a transeúntes, secuestros, violaciones a mujeres que caminan en pleno centro o por lugares muy transitados de la ciudad, robo de autos, a casa-habitación, tráfico de drogas, prostitución sin control y los asesinatos a sus víctimas o entre los mismos delincuentes que pelean el territorio para ejercer sus actividades ilícitas, es de todos los días.
Las policías preventivas e investigadoras parecen no actuar, al menos los municipales se arriesgan un poco más y en el pecado llevan la penitencia, porque ante su falta de preparación son fácilmente abatidos por los bandidos que no se tientan el alma.
Los soconusquenses se preguntan qué papel juegan en la seguridad las corporaciones policiacas federales, la gendarmería y la ‘investigadora estatal’, cuántas bandas o hampones han detenido en base a sus investigaciones; qué hacen realmente esos policías enmascarados que de repente se les ve sobre vehículos llevando armamento como si fueran a la guerra, sin embargo, poco o nada se sabe de sus actividades en contra de la delincuencia que se muestra a todas horas del día.
Qué más debe pasar para que las autoridades cambien los mandos que no han funcionado, al estar poniendo en riesgo la integridad física y los bienes materiales de los ciudadanos, que salen de su casa sin saber si van a regresar vivos o sin ningún peso en la bolsa, al ser víctimas de asaltos a cualquier hora del día.
¿Qué hacen los Regidores de los ayuntamientos; Diputados locales y federales soconusquenses, para levantar la voz y buscar soluciones al problema de la inseguridad en esta región?; el turismo, los inversionistas y la ciudadanía en general empiezan a asustarse, pensando ya en irse a otros lugares en donde la inseguridad no represente un peligro para sus vidas y sus intereses económicos.
Nadie duda que el Presidente de la República y el Gobernador de Chiapas están haciendo esfuerzos titánicos en su lucha contra la corrupción, la violencia y el crimen organizado, sin embargo, con la apertura humanitaria a la migración en esta frontera sur la delincuencia ha aumentado, haciendo necesario cambiar la estrategia en esta batalla contra el mal.
Por otro lado, el recién nombrado Fiscal General, en Chiapas, debe también exigir a sus policías que hagan su trabajo de investigación y apoyo a la seguridad en esta Región; los Alcaldes a su vez, deberían realizar los cambios de personal de mando en la Policía Municipal, ya que los actuales comandantes han dado muestras palpables al no ocuparse, cuando menos de la capacitación de los agentes bajo su mando.
Coinciden los ciudadanos de la costa de Chiapas, en que es hora de solicitar el apoyo al Ejército y la Marina; la milicia está mucho mejor preparada y armada que la policía civil. El combate a la delincuencia debe hacerse a sangre y fuego, en ese ambiente no hay lugar para “el amor y paz”.
“Al margen de la ley nada, y por encima de la ley, nadie”.
Entonces, ¿de qué corona gozan entonces los extranjeros indocumentados, para no respetar la ley migratoria y ninguna otra, cuando se organizan para delinquir?
Migración, en vez de andar viendo que renuncien sus agentes, debería contratar más personal y sacar del Soconusco a los indocumentados, quienes se han convertido en una amenaza para los ciudadanos de esta región fronteriza; Donald Trump tiene razón en querer construir un muro para proteger a sus conciudadanos, hay mucha gente mala que se infiltra en las caravanas de migrantes o pasa bajo el puente del Suchiate, y en la infinidad de caminos que existen en esta frontera porosa del sur de México.