EL QUINTO PODER DE MEXICO

694
EL QUINTO PODER DE MEXICO
EL QUINTO PODER DE MEXICO

Siete Meses de Atrasos y Tropiezos
Ernesto L. Quinteros

Van siete meses de atrasos y tropiezos de la actual administración municipal de Tapachula que aún encabeza el alcalde, Oscar Gurría Penagos.
Desde que inició su gestión no quiso transparentar el proceso de entrega recepción. No quiso informar al pueblo de Tapachula en qué condiciones le entregó el nefasto exalcalde priista, Neftalí Del Toro Guzmán las diferentes áreas del Gobierno Municipal.
Hasta hoy en día se desconocen los motivos del por qué no quiso hacerlo, sin embargo, militantes de morena denuncian que hubo acuerdos debajo de la mesa, que hubo “Primor”.
Eran los primeros días del Gobierno, Gurría no pudo concretar un equipo de trabajo que le permitiera dar resultados y empezaron las renuncias de algunos de sus principales colaboradores, la más reciente ruptura de su equipo se dio en el COAPATAP, en donde Luis Eduardo Guízar Cárdenas no se quiso prestarse a la corrupción existente en este organismo, y vino su relevo.
El error está a la vista de todos, pues el Comité de Agua padece una crisis administrativa, económica y de operativa, pero sobre todo, de corrupción, ya que los mismos empleados del organismo denuncian que hay aviadores, o sea, ‘personas que cobran sin trabajar’.
Son siete meses ya y en el Cabildo no han aprobado el Plan de Gobierno Municipal, cuando se supone que este documento es el eje rector de la administración local. Tampoco se ha integrado el Comité de Planeación Municipal (COPLADEM), en donde se supone que los Comités de colonias ya deberían de haber priorizado sus obras.
Y así se están yendo los días, las semanas y los meses; manifestaciones van y vienen, y los señalamientos de corrupción, nepotismo y abuso de autoridad están a la orden del día.
Gurría tuvo que hacer público el tema de la renta de camiones de basura después de una exhibida que le dieron en los medios de comunicación. En donde, por cierto, tampoco ha querido transparentar los procesos de licitación, para saber qué empresas participaron para ganar este contrato millonario de renta de camiones.
Tapachula se ha posicionado a nivel nacional con puros temas negativos. Hoy, lamentablemente nuestra ciudad sale frecuentemente en medios nacionales con temas de agresiones, asesinatos, manifestaciones, y por si esto fuera poco, desgraciadamente “somos la ciudad más insegura del país”, según sondeos oficiales a nivel federal.
No nos alcanzaría este espacio para mencionar todos los sucesos negativos ocurridos por la negligencia del Edil y compañía, como la intoxicación de policías por consumir alimentos descompuestos; cómo olvidar los elementos policiacos asesinados a manos de un delincuente en el San Juan, las viudas a las que no les entregaban los seguros de vida hasta que hicieron pública la denuncia.
La protesta de los policías municipales, cuando denunciaron corrupción de los mandos de esta corporación, y mucho más.
Otro tema con el que no han podido es el incremento del comercio informal, sigue la corrupción en este rubro, pues hay empleados municipales que cobran el derecho de piso a los ambulantes. Son siete meses de tropiezos, de errores, de atrasos.
No se puede ocultar en la ciudad el alarmante incremento de antros de vicio, de expendios de bebidas embriagantes a unos metros de escuelas. Así como en pleno centro de la ciudad.
La prostitución ha crecido de manera alarmante en la ciudad, incluso en pleno Centro; todo tolerado por el Gobierno Municipal en turno.
Da risa ver cómo algunos funcionarios locales quieren hacer cuentas alegres, aparentando que nada pasa, es por ello que siguen indiferentes a los diferentes problemas del municipio.
En el Tapachula real, todas las colonias siguen padeciendo de lo mismo. No hay seguridad, hace falta agua potable, no hay obras sociales de parte del Ayuntamiento.
Desde mi punto de vista creo que el Ayuntamiento de Tapachula enfrenta dos grandes problemas: uno, las omisiones y falta de experiencia de sus funcionarios en sus respectivos cargos públicos. Y dos, la falta de un eje rector que les dé dirección; en pocas palabras, el edil Oscar Gurría no tiene liderazgo en su propia administración.
Son contados, y me sobran dedos de la mano para enumerar a los pocos, muy pocos funcionarios que se ponen la playera para servirle a la población.
Los funcionarios locales tienen que recordar que el 1º de Julio del 2018 nació la esperanza de un Tapachula mejor, próspero, seguro, moderno con una mejor imagen urbana, con más empleos y desarrollo económico. Pero la realidad contrasta mucho con lo prometido en campaña del Edil, porque hoy tenemos una peor ciudad, en decadencia, insegura, estancada, con una pésima imagen urbana, con altos niveles de desempleo y un nulo crecimiento económico.
La población que salió a votar de manera masiva por el Movimiento de Regeneración Nacional (MORENA), en la pasada jornada electoral, lo hizo de inicio por el sentimiento de hartazgo, de inconformidad, y creyó fielmente en la atractiva oferta política de Andrés Manuel López Obrador. A nivel nacional se dio el llamado efecto López Obrador, que hizo ganar hasta los candidatos más desconocidos de este país, y Tapachula no fue la excepción.
Por ello, Gurría y su amplio equipo de asesores deben bajarse de los cuatro tabiques sobre los que caminan, pues de lo contrario la realidad no tardará en ponerlos en su lugar, ya que la 4T se ve muy distante, es más, muchos la ven como una utopía.
Por hoy ahí la dejamos, nos leemos mañana. ¡Ánimo!
Comentarios y denuncias: [email protected]
Visita: www.elorbe.com.mx