Polígrafo Político

209
Polígrafo Político
Polígrafo Político

/ Darinel Zacarías
Si ves las barbas de tu vecino cortar…
¡Siempre tuvo la frente muy alta y la lengua muy larga!
Joaquín Sabina

Gobernar un pueblo no debe ni debería ser un capricho, la simulación e improvisación ya no debe tener cabida.
Las consecuencias de cumplir voluntades, de aliarse a falsos redentores y de ocupar espacios de servicio sin el menor conocimiento, a la larga cobra facturas.
La Cuarta Transformación es una retórica en Unión Juárez. La ideología obradorista en este gélido municipio es letra muerta.
El anuncio del que las estructuras guindas llamaba Mesías, no cuajó en la bella Suiza Chiapaneca.
Doni Alan Verdugo Aguilar es el alcalde de Unión Juárez, en campaña vendió y mercadeó una imagen basada en la conmiseración.
Ganó, fue uno de los benefactores del efecto Bandwagon que ocasionó Andrés Manuel López Obrador.
Este edil de extracción morenista tiene hundido en la marginación a este municipio privilegiado por la naturaleza y que representa un lugar turístico en la Frontera Sur.
Promotor de un gobierno pánfilo y flemático. Grisáceo y dislocado social y políticamente hablando.
Obras insignificantes, carencias y necesidades por doquier. Pero lo más triste y lamentable es su encono y cerrazón para gobernar.
Una apatía y desinterés se apoderan de su administración. Doni Alan, promueve un gobierno inoperante, desde donde se fragua ingobernabilidad, animadversión entre comunidades.
Desde el interior de su gobierno hay personeros y fuego amigo. Su misma gente lo exhibe y lo pone como chivo de cristalería.
El hecho ocurrido hace un par de días, donde la naturaleza golpeo severamente a cerca de un centenar de familias y donde perdiera la vida un bebé, fue la prueba perfecta de que su gobierno es de oropel y de ficción.
Las fuertes lluvias ocasionaron estragos en la cabecera municipal y en distintas colonias y comunidades.
En su administración ha cambiado cerca de cinco directivos de Protección Civil, todos los que han desfilado en esa área sin el más mínimo conocimiento en la materia.
No hay una agenda de trabajo gubernamental, no existe, ni siquiera sabe que es un plan emergente ante cualquier contingencia, no activó ningún protocolo preventivo, ni siquiera sabe que Unión Juárez es un municipio altamente vulnerable.
Este presidente municipal se escuda en que es una comarca pequeña y que no hay recursos (cerca de 60 millones de pesos).
Si usted, amable lector hace un sondeo en Unión Juárez, podrá constatar que a este munícipe le cuentan las horas para que deje el cargo y pase a la historia con la etiqueta de ¡Peor alcalde!
Tras el accidente ocasionado por las lluvias, actuó de inmediato. Sintió vergüenza y en medio de su cinismo trató de figurar y de fingir, montó un circo y trató de salvar su pellejo.
Sin embargo desde el incidente hasta hoy, las redes sociales y los medios de comunicación serios y objetivos lo han dejado como lazo de cochino.
De manera irresponsable y para apagar un poco el fuego, trató de salirse por la tangente y anunció un primer caso de Covid-19, brincando todo el proceso y protocolo que marca el Consejo Estatal de Salud.
Y este jueves, el titular de Salud Estatal y vocero del Consejo lo dejó como argüendero y mentiroso. Pues Unión Juárez de manera oficial no tiene ningún caso por coronavirus.
Si le agregamos más limón a la herida, este municipio figura ante el Congreso de Chiapas como desobligado. Figura en el estriado de municipios que adeudan la Cuenta Pública anual.
Por si fuera poco, Secretarios de Estado han insistido en que es un municipio que seguirá teniendo carencias porque no hay trabajo colaborativo ni de gestión.
Ambulancias descompuestas, patrullas colisionadas, cuerpo de seguridad sin herramientas ni aditamentos, destacamento de policía estatal desaparece por falta de acuerdos.
En salud estamos desamparados. En infraestructura no hay ni existe, no pueden ni desazolvar las alcantarillas de la avenida Central en la cabecera municipal.
Un tesorero fuereño que no sólo dejó obras inconclusas si no que lo colocaron en el manejo y distribución del dinero, algo así como ¡Atar un perro con longaniza!
Pero en fin, que ni piense en la reelección y que se aliste para su retiro que de la justicia elemental lo va alcanzar y que su confinamiento será el repudio y el desprecio de quienes confiaron en su proyecto.
Son tiempos álgidos, una pandemia que no da tregua y una temporada de lluvias y ciclones nos acecha, así que el capítulo y desenlace del hecho de Unión Juárez, debe ser un llamado de alerta y previsión para los demás alcaldes de la Frontera Sur.
¡Si ves las barbas de tu vecino cortar, pon las tuyas a remojar!
¿Quién dijo que tengo sed?