Desde mi Trinchera

297

La Legión Antiverde
Diego Victorio

Si no existiera en el escritorio -del que gobierna el país- una prospectiva redituable ¿por qué iba aceptar coaligarse con el Partido Verde Ecologista de México (PVEM)?
Traigo a relieve esa interrogante por el virulento descrédito al Ecologista de México, originado por la inminente alianza que signarían a finales del presente año.
No hallo esa lógica política, en la teoría antiverde que, por un lado lo motejan de rémora, satélite, lastre y un prolongado repertorio de improperios.
Y por el otro, implícitamente, dan por consumada la coalición de Morena con el partido del tucán, en quien la resistente logia defeca cien vituperios por minuto.
Caen en contradicción, pues si el PVEM fuera ese desahuciado, estorbo, succiona almas, que describen sus adversarios, ¿para qué lo necesitaría Morena?
Una hipótesis ilógica que no es más que una emoción subjetiva intestina, salida de las entrañas de esa estirpe canibal morenista.
La proyección electoral de 2021, dibujada desde Palacio Nacional, es propia de un pragmático, que sabe que el Partido Verde es imprescindible en la ecuación.
De otro modo no habría razón de mover la pieza del tucán al tablero guinda, en el entendido de que lo único que ganaría sería una crítica rabiosa no solo de la oposición, sino también de los suyos.
Vamos, el PVEM será un instrumento que se empoderará en el juego electoral, porque así lo ha decidido el Presidente.
No sólo por el peso específico que ha adquirido el Verde en la Cámara de Diputados, con jugadas maestras que aquí he señalado, como la cesión de legisladores de su fracción a Morena, para controlar la Junta de Coordinación Política de la cámara baja y el voto de sus siete Senadores para mayoritear algunas iniciativas.
Sino también por esa oferta electoral que -sedimenta en porciones – en algunas entidades que, serían el fiel de la balanza en el proceso de 2021.
Andrés Manuel es un hombre que, desde 2018, antepuso las encuestas y números, por encima de la filosofía y dogmas.
Allí está en el pizarrón las alianzas con Elba Esther Gordillo, Napoleón Gómez Urrutia, Manuel Bartlett, Pedro Haces, Germán Martínez y otros nombres de expriistas y expanistas.
Sobre esa premisa construye la estrategia con la que encarará la jornada comicial de verano del próximo año.
Los puntos verdes que, aparecen en el mapeo electoral son Colima, Quinta Roo, Puebla, Estado de México, Veracruz, Tlaxcala, en casos hasta con cinco por ciento de intención de voto para el tucán.
Y, claro, Chiapas, como joya de la corona.
Panorama que no solo confirma la coalición Morena-Verde que aquí anticipé, sino que fortalece la perspectiva de que Chiapas será el paraíso comicial del PVEM para alcanzar su registro nacional.
Los últimos trabajos demoscópicos que pintan una curva descendente para Morena, es el indicativo de que el partido vino tinto no está para regateos, menos si la instrucción viene del Presidente.
Quienes se asumen escépticos de esa fuerza binaria prepárense porque seguramente, en la capacitación electoral, les instruyan votar por el Ecologista de México. Al Tiempo.
Comentarios Atrincherados.
*¿De qué aceitito usará el secretario de Salud, José Manuel Castellanos, que siempre luce con sonrisa de oreja a oreja, pese a la incesante opinión pública que disiente de sus cifras de contagios por Coronavirus?
No sé si se haya albureado solo o son los estragos del agotamiento por tanto desvelo, pero ayer Cruz Castellanos habló de un aceitito mágico que no sólo lo hace inmune a las críticas, sino también lo proyecta feliz ante las cámaras.
Que ocurrente, doc.
*Interesante el llamado enérgico de Eduardo Ramírez Aguilar, a la Procuraduría Federal del Consumidor (PROFECO), respecto a implementar una campaña de vigilancia y sanciones contra quienes abusan en los precios de insumos relacionados a la contingencia por Covid-19.
La siempre dócil y benévola PROFECO ha estado ausente a las denuncias de exceso de precios en tanques de oxígeno y medicamentos para tratar el virus, específicamente.
Plausible el jalón de orejas de Ramírez a la Procuraduría del Consumidor. Hasta pronto.