Polígrafo Político

319
Polígrafo Político
Polígrafo Político

Darinel Zacarías
¡La Otra Amenaza!

“Los morenos culpan a los morados, los verdes a los amarillos. Los rojos gritan: «¡me defiendo!» los verdes dicen: «yo no he sido». Y mientras tanto tú, cambiando de champú (…) Mientras los políticos estrechan sus manos y brindan con champan”
Joaquín Sabina

Señalé una teoría en mis opiniones anteriores. Dije que el virus del Covid-19 era devastador y que sus efectos colaterales iban a causar diversos estragos en la vida humana.
Las catástrofes hacen aflorar las desigualdades. Aunque un cataclismo sanitario, como el causado por el Covid-19, ataca a todos los estratos sociales, dispongan de más o menos dinero, ante una crisis de esta envergadura la desigualdad social se hace aún más visible.
Aseveré que no sólo era desempleo, hambre, indigencia, y muertes. También agregué crisis política y por supuesto financiera.
Sin embargo parece que el panorama es cada vez más gris. Los tiempos álgidos y las devastaciones más certeras.
Alarmante podrá ser para muchos. Exageración dirán los incrédulos. Pero parece indicar que los presagios y aquello que dicen algunos creyentes, e incluso para quienes no profesan ninguna fe, últimamente puede parecer que el fin del mundo está cerca.
Lo apocalíptico es una narrativa común que surge en momentos de crisis sociales y políticas, cuando la gente intenta procesar eventos impactantes.
Pestes, plagas, violencia, inseguridad, crisis económica, desempleo, fenómenos meteorológicos como lluvias, sismos, huracanes y demás.
A esto le agreguemos la amenaza de una nueva caravana migrante que se congregará el 30 de junio en Honduras, en la que se pretenden adherir salvadoreños, guatemaltecos, nicaragüenses, africanos y cubanos.
El anuncio de este nuevo éxodo masivo es muestra que ni la misma pandemia va detener la movilidad de las personas que huyen de los conflictos, la violencia o los abusos a los derechos humanos en sus naciones.
Además, es probable que las consecuencias económicas provoquen un aumento del contrabando de migrantes y de la trata de personas de los países más afectados a destinos más prósperos, ha señalado la misma ONU.
Y es que el impacto de la pandemia tiende en la práctica a ser muy asimétrico, pues los medios de los que disponen los distintos países e individuos para afrontarla no son los mismos. El supuesto carácter “democrático” de la enfermedad es tan sólo aparente.
Si los migrantes y refugiados no están adecuadamente protegidos no será posible controlar la pandemia y su arribo será una amenaza de salud nacional e internacional.
Si no se pone remedio a las condiciones de hacinamiento e insalubridad en las que se desenvuelven las vidas de los que vienen y de los que están varados en la Frontera Sur, la pandemia no se detendrá y repito será devastadora.
Pero mientras tanto, para este 30 de junio se prevé la salida de la otra caravana migrante y la operatividad de los líderes de estos movimientos es a través de desplegados en redes sociales y por la vía de cadenas en WhatsApp.
El objetivo sigue siendo el mismo, huir de la pobreza, la marginación, el desempleo, las pandillas, la violencia y demás factores sociales que aquejan en sus países.
La ruta trazada es la misma, el propósito sigue siendo llegar a los Estados Unidos para tener una vida mejor y más próspera.
Se espera que en los próximos días el gobierno tanto de Guatemala y México implemente un plan estratégico de seguridad para impedir el arribo de centenares de migrantes.
Y es que la crisis y la violencia están forzando a familias enteras a migrar, además de los estragos devastadores de la pandemia que trajo desempleo y mayores carencias.
El supuesto activista en México Luis García Villagrán, director del Centro de Dignificación Humana en Tapachula en días pasados anunció este éxodo masivo.
Nuevamente la Frontera Sur volverá a estar militarizada y custodiada por diversas corporaciones que activarán anillos de seguridad.
La pandemia trae consigo la oportunidad para apreciar la vida familiar y las amistades, muchas cosas que tomamos por dado.
En estas situaciones llegamos a sentir aprecio, gratitud por cosas que no apreciamos como la salud.
Hay una reflexión sobre la vida agitada y loca que vivimos. La solución es una actitud de una ayuda mutua.
¡No hay mal, que por bien no venga!
PD: En algunos municipios urge que alcaldes diseñen un plan emergente contra el Dengue, Zika y Chikungunya. Los brotes de la enfermedad ocasionada por este mosco transmisor, está elevando el índice de enfermos y los hospitales están a tope por Covid. Urge trabajos preventivos.
¿Quién dijo que tengo sed?