ALFIL NEGRO

359
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“Calma Coita que vamos ganando” (frase de un coiteco despistado)

Exediles al Patíbulo
Oscar D. Ballinas Lezama

La Auditoría Superior del Estado de Chiapas, inició denuncia a 25 Expresidentes Municipales que, al parecer, no comprobaron el destino de gran parte de los recursos públicos que administraron, ahora están con un pie en la cárcel; el tiempo para demostrar su inocencia ya terminó.
De la Costa chiapaneca están en el banquillo de los acusados los expresidentes de Acapetahua, Huehuetán, Villa Comaltitlán, Mapastepec y Escuintla, entre otros, que pasaron bajo la lupa de la ley de fiscalización y rendición de cuentas de esta entidad, siendo en su mayoría exalcaldes de la zona de los Altos los próximos a ser huéspedes del Amate.
Las investigaciones de la ASE siguen en curso, trascendiendo que la mayoría de los Exalcaldes del Soconusco serán pasados a la ‘guillotina financiera’ que está por caerles encima, sobre todo a quienes mal gobernaron e hicieron las ‘cuentas del gran capitán’ en los dos últimos trienios.
Tarde, pero al parecer la ley será aplicada contra quienes desviaron en su provecho los recursos del erario, se convirtieron en los nuevos millonarios de esta región y con ese dinero mal habido se presume adquirieron propiedades de toda índole, entre ellas: algunas mansiones, construyeron restaurantes, balnearios, hoteles y adquirieron residencias en las playas de la Costa chiapaneca.
Ojalá que las acciones de la ASE no vayan a quedar en ‘arranque de burro viejo’ y castiguen a todas las ‘ratas de cuello blanco’, de entrada la denuncia en contra de la mayor parte de los Ediles de la zona indígena da mucho que pensar, al menos que sea por el slogan de moda que deja en claro que ‘los pobres serán primero’.
En otras cosas, ayer iniciaron las clases a distancia, Chiapas volvió a semáforo sanitario color verde y principió el Programa Nacional de Vacunas contra el Covid, con el que se busca inmunizar a los ciudadanos con más de 60 años de edad; el Secretario de Salud en Chiapas dio el banderazo para que desde temprana hora los abuelitos chiapanecos empezaran a recibir su dosis de esperanza de vida.
Mientras tanto, el gobernador Rutilio Escandón Cadenas, no ha dejado de solicitarle a toda la sociedad chiapaneca que no se confíe y continúe poniéndose el cubrebocas, lavándose las manos, usando el gel y cuidando la sana distancia; las muertes y contagios por la peste no han cesado, las vacunas aún no son suficientes para inmunizar a toda la población y se corre el riesgo de nuevos contagios.
Aprovechando el río revuelto causado por el Coronavirus, infinidad de hambreadores aprovechan para enriquecerse en plena ‘guerra bacteriológica’, entre estas gentes se encuentran los propietarios de gasolinerías, cervecerías, farmacias y propietarios de tiendas de conveniencia, quienes ponen precios que regulan a su antojo y no pueden ser castigados porque la Profeco se fue hace varios meses con todo y chivas a Tuxtla Gutiérrez.
El precio de los productos y servicios se han ido por las nubes, principalmente porque al subir los costos de las gasolinas y el gas, que mueven la economía mexicana, la gente ha quedado entrampada nuevamente en las falsas promesas del inquilino del Palacio Nacional, quien juró y perjuró que al llegar al poder bajaría los precios de los hidrocarburos, ahora, luego de dos años de aceptar la banda presidencial, dice que nunca dijo lo que dicen que dijo sobre los precios de las gasolinas.
Los recibos por consumo de energía eléctrica son un verdadero atraco en despoblado; la CFE aumentó el precio de las tarifas, provocando que la precaria economía de la mayoría de los consumidores esté quebrando. Por si fuera poco, desde antenoche varias entidades del norte del país están sufriendo una dura helada, provocando los apagones por varias horas y causando el caos social.
El Presidente de la República pide tranquilidad, argumenta que los estragos causados por la naturaleza pronto van a pasar, añadiendo que lo mismo está sucediendo en los Estados Unidos. Como diría un chiapaneco que se durmió en un partido de basquetbol y no se dio cuenta que su equipo iba perdiendo: ’Calma Coita que vamos ganando’.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.