ALFIL NEGRO

172
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“No hay fecha que no se cumpla ni deuda que no se pague” (refrán popular)

Mueren Engañados
Oscar D. Ballinas Lezama

Este viernes a las doce de la noche, concluirá el plazo para registro de candidatos a cargos de elección popular en Chiapas; el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana iniciará la revisión de la documentación de todos los aspirantes y sus planillas, en el caso de los que buscan alcaldías.
Hasta ahora, los partidos Morena y RSP son los que más problemas tienen en su elección interna, ya que al permitir el registro de candidatos externos dejaron fuera a los verdaderos militantes, quienes desde un principio aceptaron esta condición ‘en nombre de la democracia’, llevando en el pecado la penitencia al ser desplazados en las candidaturas, por lo que ya no llorar es bueno.
Previendo las desbandas de los morenistas, sus dirigentes nacionales ampliaron el plazo de registro hasta el último día, para evitar conflictos internos con las protestas de los inconformes; la jugada en el ajedrez político de Morena, puso en jaque a un gran número de sus militantes que apenas se dieron cuenta que van a morir engañados.
Como ya no podrán registrarse como candidatos de otros partidos, ahora los ‘morenos’ solo tienen dos opciones, ’aguantar vara’ y sumarse a la decisión cupular, o vengarse haciéndole el caldo a los aspirantes de otros partidos, donde seguramente los van a recibir ‘capeaditos’.
En los avatares de la política mexicana no es sorpresa que sucedan estas cosas; la mayoría de los políticos son como las ‘gallinas que comen huevo, lo siguen haciendo, aunque les quemen el pico’.
Ahora, inicia la hora cero y el conteo para que los candidatos y candidatas caminen en forma oficial buscando el voto de sus conciudadanos, aunque los partidos opositores al que gobierna se quejan de que no hay piso parejo, como sucedía cuando el PRI, PAN y PRD, gobernaban en coaliciones o solitos; nada ha cambiado, si acaso algunas caras diferentes, pero casi todos con las mismas mañas de antes.
La ciudadanía está dejando de creer en los politiqueros, cada tres o seis años es lo mismo; las mismas mentiras, la misma camada, la misma demagogia; consecuencia de ello, la frontera del sur de México al igual que otras entidades de este país, están hundidas en la miseria por el olvido y la indiferencia de la Federación, antes eran el PRI y el PAN, ahora, la cuarta transformación. Ni a cuál irle.
Es increíble que una nación con tanta pobreza siga permitiendo que gran parte de los impuestos del pueblo se otorguen a los partidos políticos para hacer sus campañas o sostenerlos permanentemente en funciones, cuando ese dinero debería utilizarse en la creación de fuentes de trabajo, construcción y rehabilitación de carreteras y caminos, puentes, escuelas, hospitales, centros culturales, deportivos, medicamentos y tantas prioridades más que tiene el pueblo azteca.
A cuenta de qué esos miles de millones de Pesos se les entrega a los partidos políticos para que seleccionen e impongan a su antojo a la gente que, según ellos, debe gobernar o representar a la ciudadanía en cargos de elección popular, con el cuento de una ‘democracia’ que ni ellos mismos se la creen.
Por eso estamos como estamos en esta frontera sur, donde el Gobierno Federal sigue dándonos atole con el dedo, quitándonos cualquier intento de crear fuentes de trabajo, abandonando nuestras carreteras federales, permitiendo una migración sin control de ninguna clase, en la que miles de indocumentados se encuentran varados en esta región sin poder continuar su éxodo hacia el norte del país, agravando el problema económico y social de los municipios fronterizos.
Tapachula es considerada la ‘joya de la corona’, debido a su ubicación geográfica como puerta de entrada de Centroamérica, sin embargo, las obras federales no se ven por ningún lado, más allá del remedo de una ciclovía que sólo sirve de vergüenza o de burla para los habitantes de la otrora Perla del Soconusco, sin embargo, pocos son los ciudadanos que levantan su voz protestataria, ya no digamos los legisladores que tienen la obligación de defender los intereses de sus conciudadanos, no han servido ni para tiro de escopeta y algunos, tienen la desfachatez y cinismo de querer reelegirse.
En otras cosas, el tema de las vacunas sigue llamando la atención porque, la gente parece haberse olvidado que hace unos meses las autoridades de salud y el Gobierno Federal, aseguraban que no eran de fiar, que estaban en proceso de experimentación y si acaso una de ellas apenas medio llenaba el requisito, sin embargo, ahora un montón de laboratorios están vendiendo como pan caliente el antivirus del Covid-19, con la complacencia del Gobierno Federal.
Para nadie es secreto que si usted decide jugar la ruleta rusa y ponerse una de las tantas vacunas que ahora existen, es bajo su propio riesgo y por ello, antes de aplicársela le obligan a firmar un documento en el que la víctima (perdón, el paciente) tiene que aceptar que lo hace bajo su propio riesgo y que si algo le pasa, nadie podrá protestar o exigir indemnización alguna.
Por el enorme miedo que ya nos metieron con el Coronavirus, la gente se arriesga y firma lo que sea con tal de tener una ‘esperanza’ de vida; a nadie le importa lo que pueda existir detrás de estos experimentos ante la pandemia; vacunas que tampoco nadie sabe qué contienen, nadie quiere esperar ver resultados de sus aplicaciones y la gente acepta gustosa convertirse en conejillo de indias.
De paso, los políticos usan el programa de vacunación para llevar agua a su molino en las próximas elecciones. Qué poca ma…nera de buscar ‘cambios’ en nuestro país. Por cierto, aunque usted se vacune debe seguir cuidándose bajo los protocolos sanitarios que siguen los que no se han inoculado el antivirus. ¿Por qué será?
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva DE SU AUTOR y no del periódico que la publica.