La Selección Pierde la Forma

150

No sólo preocupa la derrota ante Gales. Lo que en inquieta es que el equipo mexicano perdió las formas, todo lo ganado en los duelos anteriores y sobre todo en los más recientes juegos por Europa, se desvaneció, se dieron pasos hacia atrás.
México cayó 1-0 ante Gales, una selección de segundo o tercer nivel en Europa, que no clasifica a un Mundial desde 1958 y apenas ha jugado una Eurocopa en su historia. Ante ese equipo sucumbió el Tricolor, y lo peor es que se vio mal.
El gol de Kieffer Moore, apenas a los 11 minutos de juego, echó por la borda el plan de Gerardo Martino, quien obligado por las circunstancias tuvo que jugar sin un «9» natural, dejándole la misión de ariete a Hirving Lozano, quien a pesar de que tuvo oportunidades, desmereció jugando fuera de su hábitat natural, que es la banda.
Lo más preocupante fue que un equipo tan limitado como es el de los británicos, haya maniatado al conjunto mexicano y evidenciado a jugadores como Carlos Salcedo en la defensa central, principal responsable del gol; a Héctor Herrera y Andrés Guardado en el medio campo y gente de relevo como Rodolfo Pizarro, quien desperdició una nueva oportunidad de volverse un hombre importante en el equipo del «Tata».
Poco que rescatar: la enjundia del Chucky, la magia andante de Jesús Manuel Corona y los intentos de Orbelín Pineda por alimentar a los delanteros. Raúl Jiménez jugó su mejor partido desde la banca, su ausencia afecta y mucho a México, pero eso no era pretexto para perder así las formas. Sun