lunes, agosto 15, 2022
spot_img
InicioHoy EscribenMéxico-EU: el Viraje Ricardo Monreal Ávila Coordinador de Morena en el Senado

México-EU: el Viraje Ricardo Monreal Ávila Coordinador de Morena en el Senado

 

«Perros robots podrían patrullar la frontera entre Estados Unidos y México». Aunque este titular parece sacado de una película de ciencia ficción, por sorprendente que resulte, se trata de una noticia de la vida real. En febrero de 2022, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció que esta tecnología se encontraba en una etapa de prueba, para su implementación como parte del esfuerzo de vigilar la franja fronteriza y con ello mejorar el control de las fuerzas migratorias.
La frontera que compartimos con la Unión Americana es quizá la más vigilada y tecnificada del mundo. Por eso, la propuesta de los perros robots es sorprendente por el hecho de que frente a retos mayúsculos y amenazas latentes en contra de ambos países, la tecnología se destine a reprimir personas y no a generar oportunidades de desarrollo.
Hace unas semanas, la tragedia de las más de 50 personas migrantes que murieron asfixiadas al interior de la caja de un tráiler en San Antonio, Texas, conmovió al mundo. Hechos como este evidencian que el uso de la tecnología nunca será suficiente para poder contener y mucho menos solucionar el fenómeno de la migración. Se debe aceptar que existe una red de complicidad en ambos lados de la frontera, y cambiar la lógica de los perros robots y del castigo, por una de colaboración.
A pesar de las evidencias, hay quienes se rehúsan a dar este viraje. Greg Abbott, gobernador de Texas, autorizó a las fuerzas del orden a su cargo regresar a los puertos de entrada fronterizos con México a las personas migrantes que sean detenidas. Doug Ducey, gobernador de Arizona, anunció que se destinarán 564 millones de dólares a la seguridad fronteriza, incluyendo una inversión que permita contar con la mejor tecnología para vigilar el muro divisorio con nuestro país. Este presupuesto, equivalente a 11,280 millones de pesos, bien podría utilizarse en programas de desarrollo que atiendan las causas estructurales de la migración.
El 6 de julio pasado recibimos en el Senado un oficio con el aviso de que el presidente Andrés Manuel López Obrador hará un viaje a Estados Unidos del 11 al 13 de Julio, para reunirse con su homólogo en Washington. Las oficinas de ambos países comunicaron que durante la visita se repasarán los avances y retos en migración, comercio y seguridad, temas que han sido constantes en otros encuentros y llamadas, y que son fundamentales en la relación bilateral. Pero será también una buena oportunidad para ir más allá y proponer una nueva agenda que plantee los temas ya existentes y prevenga los futuros.
Más allá de la importancia del comercio, la complejidad del fenómeno migratorio y la necesaria colaboración en materia de seguridad, hay otros asuntos que deben ser discutidos, como el replanteamiento del uso y desarrollo de la tecnología. Los ciberataques son las armas del futuro, y la tecnología debe ser entonces entendida no como una herramienta para ataques mutuos, sino como un medio para lograr protección y desarrollo compartido y coordinado.
Es también necesario que ambos países prevean el cambio en el mercado laboral, lo cual impactará de manera drástica nuestra relación comercial. Por otro lado, también es momento de fortalecer la agenda verde. Combatir el cambio climático y consolidar las energías limpias requiere de nuestra inmediata atención.
Nuestra relación con Estados Unidos es vasta y compleja. El encuentro programado será una oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre los temas de la agenda binacional y extender la cooperación existente, para concretar un viraje permanente.
Hacia el futuro, nuestra relación deberá mantener un enfoque basado en la responsabilidad compartida y el respeto mutuo, para enfrentar los retos comunes y dar respuesta a los problemas globales. Seguiremos muy de cerca los resultados de la reunión. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

México-EU: el Viraje Ricardo Monreal Ávila Coordinador de Morena en el Senado

 

«Perros robots podrían patrullar la frontera entre Estados Unidos y México». Aunque este titular parece sacado de una película de ciencia ficción, por sorprendente que resulte, se trata de una noticia de la vida real. En febrero de 2022, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció que esta tecnología se encontraba en una etapa de prueba, para su implementación como parte del esfuerzo de vigilar la franja fronteriza y con ello mejorar el control de las fuerzas migratorias.
La frontera que compartimos con la Unión Americana es quizá la más vigilada y tecnificada del mundo. Por eso, la propuesta de los perros robots es sorprendente por el hecho de que frente a retos mayúsculos y amenazas latentes en contra de ambos países, la tecnología se destine a reprimir personas y no a generar oportunidades de desarrollo.
Hace unas semanas, la tragedia de las más de 50 personas migrantes que murieron asfixiadas al interior de la caja de un tráiler en San Antonio, Texas, conmovió al mundo. Hechos como este evidencian que el uso de la tecnología nunca será suficiente para poder contener y mucho menos solucionar el fenómeno de la migración. Se debe aceptar que existe una red de complicidad en ambos lados de la frontera, y cambiar la lógica de los perros robots y del castigo, por una de colaboración.
A pesar de las evidencias, hay quienes se rehúsan a dar este viraje. Greg Abbott, gobernador de Texas, autorizó a las fuerzas del orden a su cargo regresar a los puertos de entrada fronterizos con México a las personas migrantes que sean detenidas. Doug Ducey, gobernador de Arizona, anunció que se destinarán 564 millones de dólares a la seguridad fronteriza, incluyendo una inversión que permita contar con la mejor tecnología para vigilar el muro divisorio con nuestro país. Este presupuesto, equivalente a 11,280 millones de pesos, bien podría utilizarse en programas de desarrollo que atiendan las causas estructurales de la migración.
El 6 de julio pasado recibimos en el Senado un oficio con el aviso de que el presidente Andrés Manuel López Obrador hará un viaje a Estados Unidos del 11 al 13 de Julio, para reunirse con su homólogo en Washington. Las oficinas de ambos países comunicaron que durante la visita se repasarán los avances y retos en migración, comercio y seguridad, temas que han sido constantes en otros encuentros y llamadas, y que son fundamentales en la relación bilateral. Pero será también una buena oportunidad para ir más allá y proponer una nueva agenda que plantee los temas ya existentes y prevenga los futuros.
Más allá de la importancia del comercio, la complejidad del fenómeno migratorio y la necesaria colaboración en materia de seguridad, hay otros asuntos que deben ser discutidos, como el replanteamiento del uso y desarrollo de la tecnología. Los ciberataques son las armas del futuro, y la tecnología debe ser entonces entendida no como una herramienta para ataques mutuos, sino como un medio para lograr protección y desarrollo compartido y coordinado.
Es también necesario que ambos países prevean el cambio en el mercado laboral, lo cual impactará de manera drástica nuestra relación comercial. Por otro lado, también es momento de fortalecer la agenda verde. Combatir el cambio climático y consolidar las energías limpias requiere de nuestra inmediata atención.
Nuestra relación con Estados Unidos es vasta y compleja. El encuentro programado será una oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre los temas de la agenda binacional y extender la cooperación existente, para concretar un viraje permanente.
Hacia el futuro, nuestra relación deberá mantener un enfoque basado en la responsabilidad compartida y el respeto mutuo, para enfrentar los retos comunes y dar respuesta a los problemas globales. Seguiremos muy de cerca los resultados de la reunión. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

México-EU: el Viraje Ricardo Monreal Ávila Coordinador de Morena en el Senado

 

«Perros robots podrían patrullar la frontera entre Estados Unidos y México». Aunque este titular parece sacado de una película de ciencia ficción, por sorprendente que resulte, se trata de una noticia de la vida real. En febrero de 2022, el Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos anunció que esta tecnología se encontraba en una etapa de prueba, para su implementación como parte del esfuerzo de vigilar la franja fronteriza y con ello mejorar el control de las fuerzas migratorias.
La frontera que compartimos con la Unión Americana es quizá la más vigilada y tecnificada del mundo. Por eso, la propuesta de los perros robots es sorprendente por el hecho de que frente a retos mayúsculos y amenazas latentes en contra de ambos países, la tecnología se destine a reprimir personas y no a generar oportunidades de desarrollo.
Hace unas semanas, la tragedia de las más de 50 personas migrantes que murieron asfixiadas al interior de la caja de un tráiler en San Antonio, Texas, conmovió al mundo. Hechos como este evidencian que el uso de la tecnología nunca será suficiente para poder contener y mucho menos solucionar el fenómeno de la migración. Se debe aceptar que existe una red de complicidad en ambos lados de la frontera, y cambiar la lógica de los perros robots y del castigo, por una de colaboración.
A pesar de las evidencias, hay quienes se rehúsan a dar este viraje. Greg Abbott, gobernador de Texas, autorizó a las fuerzas del orden a su cargo regresar a los puertos de entrada fronterizos con México a las personas migrantes que sean detenidas. Doug Ducey, gobernador de Arizona, anunció que se destinarán 564 millones de dólares a la seguridad fronteriza, incluyendo una inversión que permita contar con la mejor tecnología para vigilar el muro divisorio con nuestro país. Este presupuesto, equivalente a 11,280 millones de pesos, bien podría utilizarse en programas de desarrollo que atiendan las causas estructurales de la migración.
El 6 de julio pasado recibimos en el Senado un oficio con el aviso de que el presidente Andrés Manuel López Obrador hará un viaje a Estados Unidos del 11 al 13 de Julio, para reunirse con su homólogo en Washington. Las oficinas de ambos países comunicaron que durante la visita se repasarán los avances y retos en migración, comercio y seguridad, temas que han sido constantes en otros encuentros y llamadas, y que son fundamentales en la relación bilateral. Pero será también una buena oportunidad para ir más allá y proponer una nueva agenda que plantee los temas ya existentes y prevenga los futuros.
Más allá de la importancia del comercio, la complejidad del fenómeno migratorio y la necesaria colaboración en materia de seguridad, hay otros asuntos que deben ser discutidos, como el replanteamiento del uso y desarrollo de la tecnología. Los ciberataques son las armas del futuro, y la tecnología debe ser entonces entendida no como una herramienta para ataques mutuos, sino como un medio para lograr protección y desarrollo compartido y coordinado.
Es también necesario que ambos países prevean el cambio en el mercado laboral, lo cual impactará de manera drástica nuestra relación comercial. Por otro lado, también es momento de fortalecer la agenda verde. Combatir el cambio climático y consolidar las energías limpias requiere de nuestra inmediata atención.
Nuestra relación con Estados Unidos es vasta y compleja. El encuentro programado será una oportunidad para intercambiar puntos de vista sobre los temas de la agenda binacional y extender la cooperación existente, para concretar un viraje permanente.
Hacia el futuro, nuestra relación deberá mantener un enfoque basado en la responsabilidad compartida y el respeto mutuo, para enfrentar los retos comunes y dar respuesta a los problemas globales. Seguiremos muy de cerca los resultados de la reunión. Sun

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular