Se Incendia el Museo Nacional de Brasil

571
Se Incendia el Museo Nacional de Brasil
Se Incendia el Museo Nacional de Brasil

Rio de Janeiro.- El fuego destrozó casi por completo el principal museo de Brasil y una de las colecciones de historia natural más grandes de la región. El ministro de Cultura del país habló con la prensa local de dos posibles causas y dijo que un esfuerzo de reconstrucción se llevará a cabo.
A cualquier desastre o accidente le siguen las preguntas de si se pudo haber evitado y qué lo provocó.
El Museo Nacional de Brasil quedó en ruinas luego de que un incendio acabara casi por completo con una de las colecciones de antropología e historia natural más grandes de la región.
Y los primeros testimonios de quienes trabajaban en el museo -el más grande y antiguo del país- apuntan a que más de un empleado ya había expresado su preocupación por la falta de fondos y el ruinoso estado de las instalaciones.
Por su parte, el ministro de cultura brasileño, Sergio Sa Leitão, describe el desastre como «una tragedia inconmensurable» que «podía haberse evitado».
El incendio comenzó en la noche del domingo después de que el edificio (un antiguo palacio del siglo XIX) quedara cerrado a las visitas diarias del público.
Las autoridades brasileñas no demoraron en comenzar a investigar las posibles causas de una tragedia que arrasó con la mayor parte de unos 20 millones de artículos de valor histórico y cultural, incluidos los restos humanos más antiguos encontrados en América.
El ministro de Cultura habló de dos líneas de investigación: la caída de un pequeño globo aerostático y un corto circuito, según el diario brasileño Folha de Sao Paulo.
En Brasil, estos globos son llamados «baloes» y se utilizan especialmente durante las fiestas «juninas», una celebración tradicional que se realiza a mitad de año en algunas ciudades del país.
Respecto al posible cortocircuito, este se podría haber generado en el laboratorio audiovisual del museo.
El ministro asegura que cuando todo comenzó la brigada contra incendios ya no estaba en el museo, sino que sólo había cuatro vigilantes, quienes tardaron en percibir el fuego. Agencias