Más de 2 mil Salvadoreños Rechazan Presentar su Identidad y Cruzan Ilegalmente a México

652
Ante la oleada de migrantes que sigue arribando a nuestra frontera, empresarios de la región alzaron la voz por este fenómeno migratorio que ha provoca el desplome en las ventas y el turismo, debido a que los consumidores temen ser víctimas de la delincuencia, ya que muchos de los extranjeros que ingresan a nuestra nación tienen antecedentes penales en sus países de origen y prefieren deambular de manera ilegal para no ser detectados por las autoridades.
Ante la oleada de migrantes que sigue arribando a nuestra frontera, empresarios de la región alzaron la voz por este fenómeno migratorio que ha provoca el desplome en las ventas y el turismo, debido a que los consumidores temen ser víctimas de la delincuencia, ya que muchos de los extranjeros que ingresan a nuestra nación tienen antecedentes penales en sus países de origen y prefieren deambular de manera ilegal para no ser detectados por las autoridades.

* HAY SICOSIS EN CHIAPAS POR LA LLEGADA DE CARAVANAS DE MIGRANTES: ACEPITAP
* CENTROAMERICANOS SE QUEDAN A VIVIR EN LA REGIÓN AL NO ENCONTRAR MEDIOS PARA TRANSPORTARSE AL NORTE DEL PAÍS. ¿DE QUÉ VAN A VIVIR?
* UN GOBIERNO SE VA Y EL OTRO ENTRA, ¿DE QUIÉN ES LA RESPONSABILIDAD?

Tapachula, Chiapas; 2 de Noviembre.- La llegada de caravanas con miles de migrantes a territorio chiapaneco en las últimas dos semanas, ha generado una sicosis y miedo entre la sociedad y los visitantes, reconoció el Presidente de la Asociación de Comerciantes y Propietarios de Inmuebles de Tapachula (ACEPITAP), José Elmer Aquiáhuatl Herrera.
En entrevista para rotativo EL ORBE, el empresario dijo que el arribo de los migrantes ocasionó, además, incertidumbre y alejó del centro de la ciudad a los compradores.
Lo peor de todo, según dijo, es que vienen en camino otras caravanas y que muchos se están quedando a vivir en Tapachula y en los municipios aledaños, legal o ilegalmente.
“Vemos que en el centro de la ciudad y calles aledañas hay grupos deambulando, que tienen sus tendales de ropa en el Parque Central y en las áreas públicas de ese sector”.
Lamentó que todo eso ha provocado que el turismo, sobre todo el que viaja con Tarjeta de Visitante Regional (TVR) que mantienen económicamente desde hace cuatro años al Soconusco, se haya desplomado en estos 15 días, lo que ocasiona pérdidas diarias en millones de Pesos.
Reveló que en las redes de enlace que tienen los comerciantes de la frontera sur de Chiapas con los turistas guatemaltecos, les han informado que hay temor y prefieren no viajar a Tapachula y a los municipios aledaños, precisamente por la presencia de los migrantes.
De acuerdo al dirigente de la Acepitap, los compradores al mayoreo que llegan a la región en autobuses amarillos para realizar compras muy grandes, decidieron también suspender sus actividades en tanto los éxodos continúen.
Hay esperanzas de que los turistas les atraigan las ofertas del programa “El Buen Fin”, dijo, que se llevará a cabo a mediados de este mes y que en años anteriores ha dejado más de 50 millones de Pesos en derrama en la región y unos 50 mil visitantes.
“El gasto que realicen esos turistas se transforman en recursos revolventes que se mueven en la misma frontera sur y eso representa la sobrevivencia económica de miles de familias”, insistió.
El empresario afirmó que, junto con otras organizaciones sociales y sectores productivos, remitieron una misiva al Gobierno Federal en la que, entre otras cosas, piden que se quede la Gendarmería definitivamente en Tapachula, luego de que se ha comprobado en estos días lo vulnerable de la Frontera Sur.
De igual forma, que las acciones de la Base Operativa Mixta (BOM) y del Grupo Interinstitucional Antipandillas, sean permanentes, porque en las actividades realizadas en los últimos días hay muchos detenidos, incluyendo a gente con órdenes de aprehensión o miembros de bandas delictivas que, al ser asegurados, llevaban armas hechizas y cartuchos.
“Nadie de esta región quiere que regresen aquellos tiempos cuando los maras se establecieron en Chiapas y provocaron terror entre la sociedad”, recordó.
Aunque también dejó en claro que, en lo delitos que se cometen en el Soconusco, cada vez hay más participación de centroamericanos que ingresaron al país de manera ilegal, incluso asesinatos y enfrentamientos.
En el llamado que están haciendo al Gobierno Federal, según dijo, también han pedido que se restablezca el estado de derecho en Chiapas, “porque no es posible que personas que ocultan su identidad, ingresan al país de manera indocumentada, enfrenten a los policías y hasta pongan condiciones a las autoridades mexicanas”.
También lamentó que en los beneficios que se les está proponiendo a los migrantes, se les pida a cambio que se queden a vivir en Chiapas o en Oaxaca.
“Es triste, pero les están dando a toda esa gente grandes beneficios que ni siquiera los propios chiapanecos puede aspirar”, puntualizó.
Hasta el momento no hay un balance real de las pérdidas económicas que han ocasionado las caravanas a su paso por la Costa de Chiapas, porque todavía aún no han terminado.
Salvadoreños Tampoco se Quisieron Identificar.
Solamente unos 400 de los casi tres mil salvadoreños que arribaron este viernes a la frontera entre Guatemala y México, aceptaron presentar sus identificaciones y ser sometidos a diversas investigaciones para descartar la posibilidad de que tuvieran antecedentes penales
Los salvadoreños partieron en tres caravanas desde su país esta semana y fueron llegando en grupos hasta el parque central de la comunidad fronteriza de Tecún Umán, en el Departamento de San Marcos, Guatemala, más o menos a un kilómetro de la franja limítrofe.
Este viernes por la mañana decidieron partir hacia el Puente Internacional ‘Rodolfo Robles’. Al guardar el orden y viajar documentados, las autoridades guatemaltecas no se opusieron a que ingresaran al cruce.
Ahí, alrededor de las 09:00 horas, fueron recibidos por agentes del Instituto Nacional de Migración (INM), y por elementos de la Policía Federal. Formaron una larga fila y empezaron a pasar en grupos de 50 personas para que obtuvieran su registro legal.
Luego de llenar los formularios, presentar sus documentos y cumplir con otros protocolos de seguridad que permiten precisar si las identificaciones no son falsas o si los extranjeros no están siendo buscados por las autoridades de su país o de otras naciones, empezaron a ser trasladados hacia Tapachula.
Estos se sumarían a los alrededor de 3 mil migrantes que esperan en las instalaciones de la Feria Mesoamericana, la cual fue habilitada como albergue temporal.
Las cosas marchaban con calma y se estaba cumpliendo con lo que establece la ley. De repente, los que estaban saliendo de las instalaciones migratorias hacia Tapachula, informaron a sus connacionales sobre el proceso de identificación al que estaban siendo sometidos.
Muchos de los que ya estaban formados se retiraron de inmediato y hubo hasta quienes se brincaron las mallas para retornar a Guatemala. Se cree que al saber que serían identificados o revisar que sus documentos fueran falsos, los motivó a retroceder.
Algunos de esa caravana, que hasta ese momento venían muy tranquilos, empezaron a patear el portón de acceso a México y pretendían hacer destrozos.
Sin embargo, fueron convencidos por el resto de sus compañeros y optaron por regresar a Tecún Umán, ante el azoro de los policías de esa nación.
Para ello, los uniformados mexicanos fueron desplegados desde el paso “El Cascajo”, hasta el conocido como “El Coyote”, en un tramo de alrededor de kilómetro y medio a partir del Puente Internacional, que es donde regularmente pasan la mercancía desde Guatemala a México y viceversa, y también es utilizado para la entrada ilegal de personas por medio de balsas.
Pasaron un par de horas y no se vislumbraba esos 2 mil 500 salvadoreños que habían desistido en su intento de ingresar legalmente a territorio chiapaneco y ser aspirantes a obtener su condición de refugiados o alcanzar el asilo.
Alguien alertó a los policías que los migrantes habían aprovechado que el río bajó considerablemente sus niveles, caminaron unos cinco kilómetros por el margen y, a la altura de otro cruce, pasaron a Chiapas de manera ilegal.
Así, cuando las autoridades mexicanas se enteraron del asunto, la caravana ya había emprendido su caminata hacia Tapachula.
El grupo decidió caminar compactado para que no fueran asegurados por los agentes. De esa manera llegaron hasta el ejido “Zaragoza”, hicieron una pausa y retomaron su viaje hacia el municipio de Metapa de Domínguez, donde hasta la noche de este viernes permanecían con el objetivo de pernoctar.
En el intermedio hubo al menos tres ofrecimientos de parte de los funcionarios mexicanos en torno a entregarse para que fueran llevados a los albergues y recibieran ayuda humanitaria, pero a cambio de ser identificados.
Los extranjeros han rechazado hasta ahora esos ofrecimientos, y por lo mismo, en la madrugada de este sábado tienen programado continuar su viaje hacia Tapachula y en la próxima semana recorrer la Costa de la Entidad.
Para ello, todos los municipios en los que pasen tendrán que sumar esfuerzos con los Gobiernos Federal y Estatal para brindarles a todos ellos, alimentación, agua, atención médica, entre otros.
Mientras que los 400 que ingresaron al país de manera legal, fueron trasladados a la Feria Mesoamericana, salvo dos casos especiales.
El primero de ellos se trata de un niño de seis años de edad, Said Villanueva Paz, originario de Honduras, quien presenta problemas avanzados de cáncer y busca ser beneficiado con una visa humanitaria y el asilo.
El otro es Juan Ernesto Enríquez, de 46 años y de nacionalidad salvadoreña, quien viaja con diálisis, y requiere de atención médica especializada.
Se cree que los salvadoreños pasarán dos días en Tapachula para que el lunes retomen su camino hacia el municipio de Huixtla.
Los Otros Flujos de Migrantes.
Mientras, la caravana de hondureños que les antecede, salió este viernes precisamente de Huixtla y llegó al de Mapastepec, donde durmieron antes de seguir hacia el de Pijijiapan.
Por su parte la primera caravana de hondureños llegó a los límites entre Oaxaca y Veracruz. El pasado 19 de Octubre ingresaron violentamente a México con más o menos 10 mil participantes. A la fecha ya son menos de 4 mil.
No hay un informe preciso en el que se pueda señalar el destino de los otros seis mil, el lugar en donde se quedaron y cuáles son sus intenciones.
Organizaciones civiles de Guatemala advierten sobre la posibilidad de que unos 7 mil extranjeros de diversas nacionalidades en alguna parte de ese país, están en espera una oportunidad para cruzar a México.
Por su parte, la Caravana de Madres de Migrantes Desaparecidos, que también ingresó por Chiapas hace algunos días, llegó a la Ciudad de México y este viernes anunció que una de sus integrantes, Sara Meléndez, encontró a su hijo Fredy Rodríguez, con quien había perdido comunicación desde hace trece años.
Su hijo, como muchos otros hondureños, salió de su país en búsqueda de una mejor vida y mejores situaciones económicas, pero perdió los números telefónicos de sus familiares.
Este fin de semana, elementos de Migración y de la Policía Federal endurecieron los operativos para asegurar y retornar a sus países a los integrantes de las caravanas migrantes que transitan por México.
Por ejemplo, este viernes fueron asegurados unos 160 centroamericanos que caminaban de Tapachula a Huixtla, quienes no pudieron acreditar su legal estancia en el país. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello