Abandonado por la Actual Administración Municipal el Parque Deportivo “Los Cerritos”

822
En total abandono se encuentran las instalaciones de “Los Cerritos”. La pista de tartán que fue el orgullo de este deportivo, se encuentra totalmente destrozada, la fuente es un criadero de mosquitos, así como el pasto, que ya son matorrales. No le importa a la gente de Gurría el bienestar y el deporte del municipio. Ah, ya lo volvieron tiradero de basura.

* MANUEL VELASCO ENTREGÓ MODERNIZADAS LAS INSTALACIONES AL AYUNTAMIENTO DE TAPACHULA, PERO OSCAR GURRÍA SE HA OLVIDADO DE DARLE MANTENIMIENTO.
* FALTA DE SEGURIDAD Y ALUMBRADO OCASIONA QUE DEPORTISTAS SEAN VÍCTIMAS DE LA DELINCUENCIA.

Tapachula, Chiapas; 26 de Enero.- A menos de dos años de que fue inaugurado el Centro Recreativo y Multideportivo “Los Cerritos”, al sur de la ciudad, y entregado para su cuidado y mantenimiento al Ayuntamiento local en turno, gran parte ya se encuentra en pedazos o ya está inservible.
Ese parque deportivo permaneció abandonado durante muchos años, hasta que la administración estatal pasada que encabezó Manuel Velasco Coello, decidió invertir ahí alrededor de 150 millones de Pesos, en una obra que fue abierta al público en Mayo del 2017 y a la que se calcula que, hasta Septiembre del año pasado, habían acudido en ese periodo poco más de 2.5 millones de personas.
Sin embargo, a partir de Octubre, cuando entraron las actuales autoridades municipales que preside Oscar Gurría Penagos, se empezó a percibir el desinterés por impulsar las grandes obras que se construyeron para los tapachultecos y sus visitantes.
Por ejemplo, las tres fuentes lúdicas instaladas en ese parque están inservibles y se teme que los controles, tabletas electrónicas y bombas, han desaparecido.

Dos de esas fuentes están ubicadas en ambas entradas y una más en el interior. Fueron encendidas el día de la inauguración, es decir, el 17 de Mayo del 2017, y durante algún tiempo fueron un gran atractivo para Tapachula,
Las tres tenían luces que las iluminaban con varias tonalidades que rítmicamente se conjugaban con chorros de agua de diversas intensidades y las hacían ver muy atractivas, pero ya no sirven.
En estos meses, la población ha señalado otros problemas, como aparatos de gimnasio con fallas, superficies plásticas que se inflaron con las lluvias, roturas en la pista de tartán, demasiada basura, juegos infantiles por pedazos, montarrales, baños saqueados, entre otros.
La falta de seguridad y la oscuridad ha ocasionado que el parque también se utilice para actos sexuales y delincuencia. Por eso se han robado carros en ese lugar y cristaleado a otras unidades.
Esa obra cumple con las dimensiones profesionales y con las más estrictas normas de calidad, independientemente de que se respetó a los árboles y se protegieron las áreas verdes.
Se le construyó esa moderna pista de tartán, que con sus poco más de mil 200 metros, es la más larga en el sur-sureste mexicano, pero ahora, la más olvidada también.
Las instalaciones cuentan con un campo de futbol profesional, con medidas reglamentarias, con tribunas techadas, pasto sintético, vestidores, regaderas y drenes pluviales que literalmente mantienen seco el área de juego, aún con torrenciales lluvias.
Hay otro campo paralelo, el de futbol 7 (diseñado para menores de edad), que cuenta también con sus tribunas techadas y pasto sintético, y el que también es utilizado para la práctica de futbol americano banderola, con la participación de mujeres. Ambos campos ya muestran también la falta de mantenimiento.
Hay, además, cuatro canchas de usos múltiples, en las que se pueden desarrollar diversos deportes, como el basquetbol para todas las edades, ya que sus tableros son movibles en alturas diferentes.
Una cancha de futbol rápido, que al igual que las otras, cuenta con pasto sintético y alumbrado de alta luminosidad, con lo que se puede jugar por la noche en cualquiera de ellas.
Junto a la pista de tartán, que recorre todo el periférico interno de las instalaciones, se incluyó también otra para trotar con superficie rígida, y una más para bicicletas
El parque fue entregado además con mobiliario, señalética vial y de información, jardinería, quiosco, administración, área de juegos infantiles, casi 7 mil metros cuadrados de pavimento ecológico, varios baños y la barda perimetral.
De igual forma, andadores decorados con piedra laja, dos accesos con estacionamientos, nuevas redes eléctricas, de agua potable, alcantarillados y drenes; canal de riego, gimnasio, zona de comedores, entre otros.
La basura regada por todas partes también es un claro reflejo de que no hay capacidad para atender ese lugar, y tampoco se nombró un patronato que lo administrara, como establecía el proyecto inicial.
Los Cerritos fue escenario de los Juegos Deportivos Magisteriales del Bloque Democrático, con la participación de miles de maestros; las actividades recreativas de la Supervisión de Educación Física del Sector IV; el centro de capacitación o recreación de infinidad de empresas como el Grupo Industrial Femsa (Coca Cola y Oxxo); Dómino´s Pizza, Agromod, Oficce Depot, Ceramat, entre muchas otras.
Esos espacios fueron utilizados por más de 500 instituciones educativas (tanto públicas y privadas) de Tapachula y de los municipios aledaños, además del magisterio.
Fue escenario de los torneos universitarios de la Costa, Sierra y Soconusco, en las ramas de futbol soccer, siete y rápido, así como en basquetbol y volibol.
Desde su inauguración, se puso en marcha varias academias dirigidas a todo el público, como las clases de fitness (actividad física realizada de forma repetida), tai chi chuan (arte marcial desarrollado en China), cachibol, basquetbol, atletismo, entre otros deportes.
Se hicieron torneos de padel (una especie de tenis); y se convirtió en la sede de la Liga Municipal de Futbol, en la que participaron alrededor de mil deportistas de al menos 25 equipos, en diferentes categorías.
En el campo reglamentario de soccer, que durante varios meses fue el lugar de entrenamiento de los Cafetaleros de Tapachula, mientras se modernizaba el Estadio Olímpico “Manuel Velasco Coello”, fue la cancha oficial de 14 equipos de primera fuerza; además, una liga de basquetbol, integrada por 160 equipos de todas las categorías.
Cada fin de semana viajaban a Tapachula miles de deportistas de todas las edades y sus familiares de la región Soconusco, para participar en los juegos, ya que en sus municipios no hay ligas.
Fuera de los deportistas, también asistían miles de familias para aprovechar los juegos infantiles, los senderos, los gimnasios al aire libre, el área de comedores y otros atractivos del parque.
Por todo ello, “Los Cerritos” se había convertido en uno de los puntos deportivos más importantes del sureste mexicano y, en tan solo cuatro meses, ahora es sinónimo de olvido. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello