Flujos Migratorios Solo han Traído Inseguridad a Chiapas: Abogados

566
Flujos Migratorios Solo han Traído Inseguridad a Chiapas: Abogados
Flujos Migratorios Solo han Traído Inseguridad a Chiapas: Abogados

Tapachula, Chiapas; 23 de Mayo.- “Los flujos migratorios que se han registrado en los últimos ocho meses de Centroamérica a territorio mexicano, solo han traído inseguridad e inestabilidad social a Chiapas”, sostuvo el presidente del Colegio de Abogados del Soconusco, Manuel de Jesús Márquez González.
“Dese octubre pasado a la fecha esos miles de extranjeros que han ingresado ilegalmente al país han ido generando un clima de intranquilidad en a población y un daño económico que, vemos, será irreversible”, abundó.
En entrevista exclusiva para el rotativo, luego de sostener una reunión con empresarios de la región, dijo que en el balance que se ha hecho hasta ahora en ese tema, es todo negativo.
“No somos xenofóbicos, pero ya hay un impacto brutal en la economía, en inseguridad, y muy probablemente en la salud, y por ello la sociedad ya está harta y en cualquier momento podría desencadenar enfrentamientos contra los extranjeros, como ya está pasando en otras regiones”, abundó.
Ante ese panorama, indicó que la petición reiterada de los representantes de los sectores productivos es que las tres instancias de Gobierno deben atender ese flagelo aplicando lo que establece la ley.
“Hay una invasión a nuestro modo de vida que habíamos tenido durante muchos años. Estábamos en paz. Pedimos obras y nos vinieron a construir una cárcel federal, y ahora recorrieron la frontera a Oaxaca para que entren libremente los indocumentados y hagan del Soconusco lo que quieran hacer”, comentó.
Al hacer un análisis de las estadísticas oficiales en materia de seguridad en ese periodo de ocho meses desde que empezaron las caravanas, el Doctor en Derecho indicó que, en Tapachula y los municipios aledaños, se han incrementado considerablemente los robos a casa habitación, transeúntes, de vehículos y motocicletas.
Coincidentemente, dijo, en ese mismo periodo han aumentado las denuncias por asaltos y robos en empresas establecidas, ataques sexuales, narcomenudeo y homicidios.
Muchos de esos delitos se estén cometiendo en mercados y otros lugares de concentración masiva de personas, lamentó.
“La población le tiene pánico a los migrantes que deambulan por toda la ciudad y que ya están ocupando casas desocupadas en colonias y fraccionamientos. Temen que puedan estar infectados de alguna enfermedad erradicada en México o que los puedan atacar para asaltarlos”, indicó.
Y es que reconoció que, por un lado, se ha incrementado también la participación de extranjeros indocumentados en los delitos cometidos en la región y, por otro, varios de ellos han dado positivo a enfermedades como sarampión, varicela, sífilis, sida, entre otras.
Lamentó que los migrantes también estén utilizando los parques como dormitorios y sanitarios públicos, “en donde hacen sus tendederos, fuman drogas e ingieren bebidas embriagantes a plena luz del día. ¿Por qué ellos sí pueden estar por encima de la ley?
“Nuestras autoridades dicen que nadie puede estar por encima de la ley y por eso nosotros pedimos que no sea solamente un discurso político para amedrentar al pueblo, sino una disposición que realmente se aplique sin distingos”, abundó.
Incluso consideró que el Estado mexicano ha perdido el control de los flujos migratorios que ha ingresado de manera ilegal en el sur del país.
“Esa situación está llevando el miedo y el terror a las colonias populares. La población teme salir de sus casas porque ve en esos grupos de migrantes la posibilidad de que se traten de personas con antecedentes penales o sencillamente desempleadas que buscarán cualquier forma de sobrevivir”, indicó.
Por eso, la agrupación colegiada al que representa exigió al Gobierno Federal aplicar lo que establece la ley en torno a los extranjeros que no pueden acreditar su legal estancia en el país.
También dejó en claro que la detención y repatriación de los extranjeros que entraron ilegalmente a territorio nacional no es una violación a sus derechos humanos, sino que se trata de la aplicación de las normas que regulan la civilidad y la justicia en el país, tal y como ocurre en casi todo el mundo.
Puntualizó que, independientemente de que muchos de esos migrantes pudieran estar participando en delitos, las masas que se están quedando a radicar en la ciudad ya empezaron a pedir derechos que ni a los propios mexicanos radicados en la frontera sur se les ha podido garantizar, como los servicios de salud, empleo, vivienda, educación y programas asistenciales. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello