viernes, febrero 3, 2023
spot_img
InicioPortadaFamiliares y Amigos dan el Último Adiós a la Niña Jarid Exigen...

Familiares y Amigos dan el Último Adiós a la Niña Jarid Exigen que Autoridades Cumplan con Seguridad y Vigilancia

* CIENTOS DE PERSONAS VESTIDAS DE BLANCO ACUDIERON AL SEPELIO DE LA MENOR, QUIEN APENAS CURSABA EL PRIMER AÑO DE PRIMARIA.
* CELEBRARON UNA MISA DE CUERPO PRESENTE EN LA ESCUELA DONDE ESTUDIABA, PARA LUEGO IR A SEPULTAR EL CUERPO AL PANTEÓN DE FAJA DE ORO.

Tapachula, Chiapas; 11 de Enero.- El artero asesinato de la niña Jarid, de seis años de edad, ocurrido este viernes en el municipio fronterizo de Cacahoatán, causó consternación en toda la Frontera Sur de Chiapas.
Este sábado, cientos de personas vestidas de blanco, con el que exigieron en silencio paz y seguridad, la acompañaron hasta su última morada.
La historia revelada en la víspera a través del rotativo EL ORBE en torno a los hechos, fue confirmada. Jarid salió de su casa, ubicada en el ejido Faja de Oro, de ese municipio, en la tarde del jueves.
Había ido a buscar a su mamá, pero ya no llegó a su destino y tampoco regresó a su casa, por lo que vecinos y familiares se unieron en su búsqueda.
Hasta la mañana del viernes fue localizada sin vida, en el camino que une a esa comunidad con la de El Carmen.
Un grupo de pobladores detuvo ese mismo día a un exconvicto, Alfredo «N», de 37 años de edad, a quien acusaron de ser el responsable del feminicidio.
No permitieron que los policías se lo llevaran detenido. En lugar de eso, lo amarraron, lo golpearon, le rociaron gasolina y lo quemaron, delante de la comunidad.
Este sábado hubo escenarios contrastantes en Faja de Oro, una región rural cafetalera en los límites con Guatemala. Temprano, un grupo reducido de personas fue a enterrar al presunto asesino, quien murió linchado por la población.
Al mediodía, la comunidad se congregó en el templo erigido a San Caralampio, en el centro de ese ejido, en donde se llevó a cabo una misa de cuerpo presente y hubo la oportunidad de darle el último adiós a la menor.
Luego, partió el cortejo fúnebre hacia el panteón municipal de ese ejido. No se podía ocultar el dolor y la indignación de la sociedad por esos lamentables hechos que empañaron a la región.
En el trayecto pasaron a la escuela primaria “Belisario Domínguez”, donde la pequeña Jarid apenas cursaba el primer grado, grupo «C». Ahí, le rindieron un homenaje, en el que participaron también docentes, padres de familia y alumnos.
«Expresamos nuestra más sentida voz de condolencia por el lamentable fallecimiento de Jarid (…) quien vivirá por siempre en los corazones de sus compañeros, docentes, amigos y familiares», dijo Carolina Recinos Martínez, maestra de la fallecida.
Por su parte, el profesor Juan Hidalgo González, hizo un llamado a las autoridades de los tres niveles de Gobierno para que redoblen los esfuerzos en materia de seguridad y se enfoquen a la vigilancia.
Por su lado, el expresidente municipal de Cacahoatán, Sabino Mirón González, lamentó los hechos y consideró que se han incrementado los niveles de inseguridad.
Posteriormente, emprendieron de nuevo la marcha hacia el camposanto, esta vez con la compañía de los maestros y alumnos, hasta llegar a donde fue sepultada.
Mientras, familiares de Alfredo, asesinado por la turba enardecida, pidieron a la Fiscalía General de Justicia que se profundicen las investigaciones, ya que aseguran que el inculpado era inocente.
De ser así, dijeron, el verdadero culpable podría estar libre y escondido entre la misma población de esa comunidad que mató a ese señor, sin tener pruebas.
Alfredo pasó cuatro años en prisión en el penal de Tapachula, acusado de violación. Fue absuelto luego de que la víctima ya no siguió el proceso jurídico.
Mientras eso ocurría este sábado, en ese mismo municipio fue reportado que una persona fue acuchillada gravemente en pleno centro de la ciudad.
El problema de inseguridad en Cacahoatán es uno de los reclamos más constantes de la sociedad, ante una administración que aún encabeza Julio Calderón Sen, a quien ya se le considera como uno de los peores alcaldes que ha tenido ese municipio. EL ORBE/ Ildefonso Ochoa Argüello

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Familiares y Amigos dan el Último Adiós a la Niña Jarid Exigen que Autoridades Cumplan con Seguridad y Vigilancia

* CIENTOS DE PERSONAS VESTIDAS DE BLANCO ACUDIERON AL SEPELIO DE LA MENOR, QUIEN APENAS CURSABA EL PRIMER AÑO DE PRIMARIA.
* CELEBRARON UNA MISA DE CUERPO PRESENTE EN LA ESCUELA DONDE ESTUDIABA, PARA LUEGO IR A SEPULTAR EL CUERPO AL PANTEÓN DE FAJA DE ORO.

Tapachula, Chiapas; 11 de Enero.- El artero asesinato de la niña Jarid, de seis años de edad, ocurrido este viernes en el municipio fronterizo de Cacahoatán, causó consternación en toda la Frontera Sur de Chiapas.
Este sábado, cientos de personas vestidas de blanco, con el que exigieron en silencio paz y seguridad, la acompañaron hasta su última morada.
La historia revelada en la víspera a través del rotativo EL ORBE en torno a los hechos, fue confirmada. Jarid salió de su casa, ubicada en el ejido Faja de Oro, de ese municipio, en la tarde del jueves.
Había ido a buscar a su mamá, pero ya no llegó a su destino y tampoco regresó a su casa, por lo que vecinos y familiares se unieron en su búsqueda.
Hasta la mañana del viernes fue localizada sin vida, en el camino que une a esa comunidad con la de El Carmen.
Un grupo de pobladores detuvo ese mismo día a un exconvicto, Alfredo «N», de 37 años de edad, a quien acusaron de ser el responsable del feminicidio.
No permitieron que los policías se lo llevaran detenido. En lugar de eso, lo amarraron, lo golpearon, le rociaron gasolina y lo quemaron, delante de la comunidad.
Este sábado hubo escenarios contrastantes en Faja de Oro, una región rural cafetalera en los límites con Guatemala. Temprano, un grupo reducido de personas fue a enterrar al presunto asesino, quien murió linchado por la población.
Al mediodía, la comunidad se congregó en el templo erigido a San Caralampio, en el centro de ese ejido, en donde se llevó a cabo una misa de cuerpo presente y hubo la oportunidad de darle el último adiós a la menor.
Luego, partió el cortejo fúnebre hacia el panteón municipal de ese ejido. No se podía ocultar el dolor y la indignación de la sociedad por esos lamentables hechos que empañaron a la región.
En el trayecto pasaron a la escuela primaria “Belisario Domínguez”, donde la pequeña Jarid apenas cursaba el primer grado, grupo «C». Ahí, le rindieron un homenaje, en el que participaron también docentes, padres de familia y alumnos.
«Expresamos nuestra más sentida voz de condolencia por el lamentable fallecimiento de Jarid (…) quien vivirá por siempre en los corazones de sus compañeros, docentes, amigos y familiares», dijo Carolina Recinos Martínez, maestra de la fallecida.
Por su parte, el profesor Juan Hidalgo González, hizo un llamado a las autoridades de los tres niveles de Gobierno para que redoblen los esfuerzos en materia de seguridad y se enfoquen a la vigilancia.
Por su lado, el expresidente municipal de Cacahoatán, Sabino Mirón González, lamentó los hechos y consideró que se han incrementado los niveles de inseguridad.
Posteriormente, emprendieron de nuevo la marcha hacia el camposanto, esta vez con la compañía de los maestros y alumnos, hasta llegar a donde fue sepultada.
Mientras, familiares de Alfredo, asesinado por la turba enardecida, pidieron a la Fiscalía General de Justicia que se profundicen las investigaciones, ya que aseguran que el inculpado era inocente.
De ser así, dijeron, el verdadero culpable podría estar libre y escondido entre la misma población de esa comunidad que mató a ese señor, sin tener pruebas.
Alfredo pasó cuatro años en prisión en el penal de Tapachula, acusado de violación. Fue absuelto luego de que la víctima ya no siguió el proceso jurídico.
Mientras eso ocurría este sábado, en ese mismo municipio fue reportado que una persona fue acuchillada gravemente en pleno centro de la ciudad.
El problema de inseguridad en Cacahoatán es uno de los reclamos más constantes de la sociedad, ante una administración que aún encabeza Julio Calderón Sen, a quien ya se le considera como uno de los peores alcaldes que ha tenido ese municipio. EL ORBE/ Ildefonso Ochoa Argüello

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

Familiares y Amigos dan el Último Adiós a la Niña Jarid Exigen que Autoridades Cumplan con Seguridad y Vigilancia

* CIENTOS DE PERSONAS VESTIDAS DE BLANCO ACUDIERON AL SEPELIO DE LA MENOR, QUIEN APENAS CURSABA EL PRIMER AÑO DE PRIMARIA.
* CELEBRARON UNA MISA DE CUERPO PRESENTE EN LA ESCUELA DONDE ESTUDIABA, PARA LUEGO IR A SEPULTAR EL CUERPO AL PANTEÓN DE FAJA DE ORO.

Tapachula, Chiapas; 11 de Enero.- El artero asesinato de la niña Jarid, de seis años de edad, ocurrido este viernes en el municipio fronterizo de Cacahoatán, causó consternación en toda la Frontera Sur de Chiapas.
Este sábado, cientos de personas vestidas de blanco, con el que exigieron en silencio paz y seguridad, la acompañaron hasta su última morada.
La historia revelada en la víspera a través del rotativo EL ORBE en torno a los hechos, fue confirmada. Jarid salió de su casa, ubicada en el ejido Faja de Oro, de ese municipio, en la tarde del jueves.
Había ido a buscar a su mamá, pero ya no llegó a su destino y tampoco regresó a su casa, por lo que vecinos y familiares se unieron en su búsqueda.
Hasta la mañana del viernes fue localizada sin vida, en el camino que une a esa comunidad con la de El Carmen.
Un grupo de pobladores detuvo ese mismo día a un exconvicto, Alfredo «N», de 37 años de edad, a quien acusaron de ser el responsable del feminicidio.
No permitieron que los policías se lo llevaran detenido. En lugar de eso, lo amarraron, lo golpearon, le rociaron gasolina y lo quemaron, delante de la comunidad.
Este sábado hubo escenarios contrastantes en Faja de Oro, una región rural cafetalera en los límites con Guatemala. Temprano, un grupo reducido de personas fue a enterrar al presunto asesino, quien murió linchado por la población.
Al mediodía, la comunidad se congregó en el templo erigido a San Caralampio, en el centro de ese ejido, en donde se llevó a cabo una misa de cuerpo presente y hubo la oportunidad de darle el último adiós a la menor.
Luego, partió el cortejo fúnebre hacia el panteón municipal de ese ejido. No se podía ocultar el dolor y la indignación de la sociedad por esos lamentables hechos que empañaron a la región.
En el trayecto pasaron a la escuela primaria “Belisario Domínguez”, donde la pequeña Jarid apenas cursaba el primer grado, grupo «C». Ahí, le rindieron un homenaje, en el que participaron también docentes, padres de familia y alumnos.
«Expresamos nuestra más sentida voz de condolencia por el lamentable fallecimiento de Jarid (…) quien vivirá por siempre en los corazones de sus compañeros, docentes, amigos y familiares», dijo Carolina Recinos Martínez, maestra de la fallecida.
Por su parte, el profesor Juan Hidalgo González, hizo un llamado a las autoridades de los tres niveles de Gobierno para que redoblen los esfuerzos en materia de seguridad y se enfoquen a la vigilancia.
Por su lado, el expresidente municipal de Cacahoatán, Sabino Mirón González, lamentó los hechos y consideró que se han incrementado los niveles de inseguridad.
Posteriormente, emprendieron de nuevo la marcha hacia el camposanto, esta vez con la compañía de los maestros y alumnos, hasta llegar a donde fue sepultada.
Mientras, familiares de Alfredo, asesinado por la turba enardecida, pidieron a la Fiscalía General de Justicia que se profundicen las investigaciones, ya que aseguran que el inculpado era inocente.
De ser así, dijeron, el verdadero culpable podría estar libre y escondido entre la misma población de esa comunidad que mató a ese señor, sin tener pruebas.
Alfredo pasó cuatro años en prisión en el penal de Tapachula, acusado de violación. Fue absuelto luego de que la víctima ya no siguió el proceso jurídico.
Mientras eso ocurría este sábado, en ese mismo municipio fue reportado que una persona fue acuchillada gravemente en pleno centro de la ciudad.
El problema de inseguridad en Cacahoatán es uno de los reclamos más constantes de la sociedad, ante una administración que aún encabeza Julio Calderón Sen, a quien ya se le considera como uno de los peores alcaldes que ha tenido ese municipio. EL ORBE/ Ildefonso Ochoa Argüello

RELATED ARTICLES
- Advertisment -

Most Popular

WP Twitter Auto Publish Powered By : XYZScripts.com