Urge Instalar Cerco Epidemiológico en la Frontera Sur

326
Urge Instalar Cerco Epidemiológico en la Frontera Sur

Edy Francisco López Díaz, representante de la CIDH.
* Ante la Entrada Masiva de Migrantes.

Tapachula, Chiapas; 25 de Enero.- El representante de la Comisión Internacional de los Derechos Humanos en Chiapas (CIDH), señaló este sábado que es completamente falso que se haya instalado una barrera epidemiológica en los límites entre Chiapas y Guatemala, y con ello millones de chiapanecos están en riesgo de contraer enfermedades mortales que pudieran llegar con los flujos migratorios.
En entrevista exclusiva para rotativo EL ORBE, dijo que “todos los días están arribando de manera legal o irregular, miles de extranjeros que pudieran estar contagiados de enfermedades virales, incluso de las que ya han sido erradicadas en el país”
Además, que “la omisión de los funcionarios en materia de salud está poniendo en riesgo no solo a Chiapas, sino a todo México, y eso es mucho más grave”.
Basado en datos oficiales, comentó que, en el éxodo de los últimos doce meses, se ha detectado a migrantes enfermos con varicela, sarampión, sida, influenza, micosis, gastroenteritis y otras que requerían de atención médica de inmediato, cuarentena, seguimiento y de los protocolos que marca la ley, pero no se hizo.
Para ejemplo, comentó que algunos migrantes reportaron que entre ellos viajaban enfermos de sida y otros padecimientos contagiosos y que, al sentirse mal, acudieron a los módulos de la Secretaría de Salud (cuando había) y que sólo les entregaron medicamentos para poder continuar su viaje.
Asimismo, que hay un insistente reclamo porque en el Sector Salud presuntamente existe un desabasto de medicamentos, de recursos materiales y humanos, de tal manera que no se puede atender ni siquiera las necesidades de los mexicanos.
Recalcó que se ha triplicado el número de mujeres extranjeras que están ofreciendo sus servicios de prostitución en bares y en las calles de Tapachula y de los municipios fronterizos, sin control sanitario alguno.
“Eso es muy peligroso porque se podría estar poniendo en peligro la salud y la vida de la población y, aun cuando ha sido un reclamo constante, no ha sido atendido por las instancias de Gobierno”, indicó.
Díaz destacó que, para comprobarlo, basta ver que ya una tercera parte de la atención médica que se realiza en el Hospital Regional de Tapachula, es para migrantes, “que acuden en busca de ayuda porque están enfermos, no por gusto”.
Aclaró que no se trata de xenofobia sino más bien proteger a toda la población, que ahora es un sector vulnerable ante la posible llegada de males endémicos del extranjero, “tal y como llegó en su momento el Dengue, Zika, Chikungunya, incluso el Sarampión”.
Dijo que es irónico que se emita una alerta sanitaria en el centro del país por la confirmación del coronavirus en territorio nacional, pero que no se aplique ninguna medida en la frontera sur, “donde miles de personas de otras naciones entran ilegalmente cada semana, sin que se sepa algo sobre su condición de salud”.
Por eso, señaló que están solicitando que se pongan en marcha las estrategias necesarias para la aplicación de un verdadero cerco sanitario en la Frontera Sur que permita, por un lado, atender oportunamente a los migrantes y darle seguimiento en sus enfermedades.
Por otro, garantizar el derecho a la salud de los mexicanos mediante acciones efectivas, “porque con discursos, con buenas voluntades o reuniones en el centro del país, no se soluciona nada.
“Los migrantes están defecando en las calles del centro de la ciudad y hasta ahora ninguna autoridad de salud ha hecho estudios de laboratorio de las heces para determinar qué enfermedades pudiera haber, porque todo eso está respirando la población”, abundó.
La falta de un control sanitario en la frontera entre México y Guatemala, según anunció, están siendo documentadas para presentarlas ante la Organización de la Naciones Unidas (ONU), para que se corroboren y se finque responsabilidades. EL ORBE/Ildefonso Ochoa Argüello