Ante Tantos Desmanes Exigen la Aplicación de un Cerco Migratorio y Reubicación de la COMAR

125
La población solicita a los tres niveles de gobierno detenga el ingreso de las caravanas, que tanto daño vienen haciéndole a Tapachula.

*LA CIUDADANIA NO LOS SOPORTA. *PROVOCAN ZOZOBRA E INSEGURIDAD EN EL CENTRO Y COLONIAS POPULARES.* EXIGEN CERRARLES EL PASO, DETENERLOS Y REPATRIARLOS.

Tapachula, Chiapas; 12 de Enero del 2021.- Empresarios de la localidad solicitaron a las autoridades de los tres niveles de Gobierno implementar un cerco migratorio y de seguridad en Tapachula y en los municipios fronterizos, para frenar el gigantesco éxodo de indocumentados y repatriarlos de inmediato a sus países de origen.
Wilver Velásquez, comerciante de Tapachula, aseguró que a veces se detienen a migrantes donde encuentran a personas fumando o drogándose en la vía pública, pero los dejan libres.
Además, es necesario ese cerco de seguridad y migratorio, “porque los migrantes se burlan de las autoridades y no toman en serio las leyes, además de que se sienten con más derechos que los mexicanos. Por ello pedimos mano dura contra esos grupos de personas que ingresan de manera irregular a la frontera sur”.
Enfatizó que las autoridades piden a los mexicanos que se porten bien y respeten las normas, por lo que de igual manera deberían ejercer mano dura contra los extranjeros que no respetan nada ni a nadie.
Los operativos que dicen realizan la policía antipandillas, también se debería ampliar por las noches, porque los migrantes se ocultan para drogarse y robar a las personas, señaló.
“Ante el incremento de la delincuencia en el primer cuadro de la ciudad, los ciudadanos estamos preocupados y sabemos que hay un grupo especializado en combate a las pandillas y a la delincuencia que realiza operativos, por lo que pedimos que lo hagan en el centro y en el resto del municipio”, abundó.
Además, los chiapanecos tratan de conducirse como buenas personas “y no es posible que los ciudadanos que vienen de otros países alteren el orden público, y falten el respeto a la autoridad y a la propia población”. EL ORBE / M. Blanco