Comuneros Chiapanecos Defenderán sus Tierras con las Armas

208

* Por Conflicto con Oaxaca.

San Cristóbal de Las Casas, Chis.; 15 de Noviembre.- Las armas que tomaron los ejidatarios de la comunidad Rafael Cal y Mayor son para «defender el territorio», porque después del fallo de Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN), que determinó que 160 mil hectáreas de territorio chiapaneco deberán pertenecer a Oaxaca, «nos ha dejado solos» y ahora es el único camino que les queda para «defendernos», declararon habitantes del área.
Una comisión de ejidatarios de Cal y Mayor se trasladó a Tuxtla para tratar de hablar con funcionarios de la Secretaría de Gobierno, en un intento para evitar que su territorio pase al Estado de Oaxaca.
Los campesinos aseguraron que después del fallo de la SCJN, «nos hemos quedado solos cuando más lo necesitábamos porque ni los diputados federales, senadores de Chiapas o la alcaldesa de Cintalapa, Alejandra Aranda, han alzado la voz para defender el territorio».
«Los campesinos tampoco no estamos dispuestos a perder lo que nos corresponde por ley», aseguró el comisariado ejidal de Rafael Cal y Mayor, Heriberto Cruz Ramírez, por lo que «por acuerdo en toda la zona», tomaron las armas para poder defender el territorio que poseen desde hace medio siglo.
La guardia comunitaria, como llaman a los hombres armados que ya realizan recorridos por el área que deberá pertenecer a Oaxaca, «es para defender» el territorio, «nuestro patrimonio que tenemos», expuso a los medios de comunicación.
«La lucha es justa para defender algo que es nuestro», como son las siete mil 400 hectáreas de la comunidad, de las 160 mil que estaban en territorio chiapaneco y que ahora deberán pertenecer a Oaxaca.
Pero habitantes de comunidades cercanas a Rafael Cal y Mayor manifestaron su molestia para la presencia de los hombres armados, según denunciaron.
Los habitantes que se encuentran en los alrededores de Rafael Cal y Mayor, no tienen problemas para poder entrar a la comunidad para abastecerse de alimentos, contrario a los de Santa María Chimalapas, Oaxaca, que viven atemorizados por los hombres armados.
Y agregó que ante el fallo de la SCJN, lo único que esperan los habitantes de Rafael Cal y Mayor es que les respeten como suyas las siete mil 400 hectáreas que poseen, porque uno de los temores de pertenecer a Oaxaca es que Santa María Chimalapas, son terrenos comunales y eso es lo que quieren, «pero sí se respeta sus trabajadores o sus parcelas, entonces estarían de acuerdo» a pertenecer a Oaxaca, explicó el campesino.
De las 160 mil hectáreas que se encontraban en Chiapas y que ahora con la resolución de la SCJN, pasarán al lado de Oaxaca, 84 mil hectáreas son del municipio de Belisario Domínguez, que agrupa a 16 comunidades.
Además de Rafael Cal y Mayor, se encuentran Flor de Chiapas, Gustavo Díaz Ordaz y otras 13 que en el 2005 les quitaron las claves de identidad con el número 07 y les entregaron la 020, del Estado de Oaxaca, pero en el censo del 2010, funcionarios del INEGI se comprometieron a hacer «la encuesta correcta para devolverle las claves a estas localidades a Cintalapa, Chiapas», informó el exgobernador Juan Sabines Guerrero.
En un escrito que publicó el Sabines Guerrero, explicó que el argumento del INEGI fue que no se les podía devolver las claves porque los habitantes de las 16 comunidades «no dejaron entrar a los encuestadores (por lo que) las localidades en mención seguirían en el limbo».
Sin embargo, según Sabines Guerrero, «para que hubiera paz social, democracia, desarrollo, autoridad y presupuesto, fue necesario fundar en el 2011 el municipio de Belisario Domínguez, en el territorio que abarcan 16 localidades que durante décadas tuvieron clave del municipio de Cintalapa, Chiapas, lo que en el marco del estado de derecho, permitía a los tres órdenes de gobierno, destinar recursos y acciones en beneficio de su población».
Pero ahora esas 84 mil hectáreas de Belisario Domínguez, deberán pertenecer a Oaxaca. Sun