Piden se Aplique la Ley a Policías Federales que Encañonaron a una Niña

484
Piden se Aplique la Ley a Policías Federales que Encañonaron a una Niña

Tapachula, Chiapas; 4 de Julio.- En el marco de la protesta de policías federales realizada este jueves en la ciudad por el anuncio de la desaparición de esa corporación, una familia se presentó a manifestarse en ese mismo lugar, en contra de elementos y una empleada, porque dijeron que fueron agredidos.
Ismael Jasso Cervantes, de 51 años de edad, oriundo de Puebla, pero con domicilio en esta ciudad, dijo a los medios de comunicación que, desde hace cuatro años han sido víctimas de abuso de poder y violencia por parte de servidores públicos adscritos a la Policía Federal de esta ciudad.
Para ello, presentó diversos documentos, como un expediente recibido el 16 de Febrero del 2017 en las oficinas particulares de la entonces Procuraduría General de la República.
Ahí, narra que en el 2015 se abrió la averiguación previa PGR/CHIS/TAP-II/197/2015, por las presuntas agresiones en la que estaría involucrado un federal que se identificó como Comandante en la región.
El caso lo han estado reteniendo y que lo envían de un lado para otro, pero sin que haya alguna respuesta. Es decir, todo sigue impune, indicó.
Sin embargo, abundó, el 18 de Enero del 2017, las mismas personas denunciadas volvieron a agredirlo y que, incluso, lo amenazaron de muerte o desaparecerlo si seguía molestando, por lo que se abrió la carpeta de investigación 0109/2017, en la que se denunciaron los hechos.
Según afirmó, dentro de las acciones que han ocurrido en su contra, un Policía Federal encañonó con un arma de fuego a sus hijos, incluyendo a Fernanda ”N”, que en esas fechas tenía 3 años.
El manifestante, explicó que la empleada de la Policía Federal, Magda “N”, era su vecina en el fraccionamiento Las Vegas, al sur de Tapachula, y que el día de una de las agresiones, ella y elementos uniformados de esa corporación policíaca viajaban en una unidad.
Estos, según Jasso, le dieron alcance a su vehículo -donde iba con sus hijos-, le cerraron el paso, los bajaron a punta de pistola y lo golpearon, por lo que tuvo que requerir asistencia médica, lo cual quedó plasmado en certificados de quienes lo atendieron.
Lamentó que se hayan utilizado armas para encañonar a sus hijos, porque se puso en riesgo la vida de los menores, pero consideró que es peor que las autoridades no quieran hacer justicia y todo siga en la impunidad.
Según detalló, ya lo mandaron a llamar y le ofrecieron 50 mil Pesos a cambio de que retire las acusaciones y “ya deje de molestar”, pero no aceptó.
Al ver que en Chiapas no había respuestas a sus denuncias, optó por trasladarse a la Ciudad de México, para interponer su queja ante la oficina de Asuntos Internos, desde donde aún espera, después de varios años, que se haga justicia.
Su caso ya había sido ventilado en una protesta realizada en la explanada exterior del Palacio Municipal el 29 de Junio de hace dos años, en la que solamente el rotativo EL ORBE aceptó darle cobertura.
Como resultado de esa manifestación, le permitieron que entrara a la Comandancia de la Policía Federal, donde corroboró que el carro en el que viajaba su atacante estaba en el estacionamiento de esas instalaciones.
Según las fotos del policía que supuestamente agredió a él y a sus hijos, se trata del suboficial, Esteban “N”.
Ante la falta de justicia, adelantó que acudirá ante otras instancias y a los organismos internacionales de derechos humanos para pedir su intervención. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello