Una Farsa de Gurría la Puesta en Marcha de las Casetas Policíacas

119
Una Farsa de Gurría la Puesta en Marcha de las Casetas Policíacas

*Las Tiene en el Olvido.
*Por eso la Inseguridad Campea.
Tapachula, Chiapas; 11 de septiembre.- La puesta en marcha de las casetas de vigilancia en Tapachula que anunció el aún alcalde, Oscar Gurría Penagos, en febrero de este año, fue una farsa, porque solamente algunas fueron pintadas, las reinauguraron y las dejaron de nuevo en el olvido.
Como se recordará, Gurría y la regidora ex priísta, Viridiana Figueroa, presidente de la Comisión de Seguridad del actual ayuntamiento, inauguraron las casetas hace siete meses, cuando en realidad esas obras fueron construidas hace más de una década.
El acto protocolario lo llevaron a cabo en la Caseta de Vigilancia No. 001, ubicada el parque de la colonia “16 de septiembre”, al Sur Oriente de la ciudad.
Ese día Gurría dijo en su discurso que, a partir de esa fecha, las casetas de policías que pintaron contarían con elementos policíacos, pero mintió.
En realidad, la rehabilitación ya no se concluyó y por ello muchas de ellas quedaron igual que desde hace muchos años.
Se desconoce cuántos millones de pesos serán reportados como “inversión” en la pintura de esas casetas, dentro de unos días cuando Gurría presente su primer informe al frente de la administración municipal.
La cantidad que sea, son un gasto del erario que será respaldado por la regidora Figueroa y del resto de los integrantes del Cabildo, que sumisos guardan silencio de las irregularidades que se han detectado o denunciado públicamente.
Lo peor de todo es que los altos niveles de inseguridad e impunidad en la que operan los delincuentes, siguen siendo la principal demanda de la sociedad.
Mientras Gurría y compañía andan preocupados viendo que grupos musicales van a contratar para celebrar las Fiestas Patrias, la delincuencia no descansa
En los primeros 10 meses de su administración se reportaron 57 asesinatos en el municipio; lamentablemente la gran mayoría de los delitos no se denuncian ante las autoridades por diversos motivos.
Sin embargo, de los que se arman de valor para exigir que se abra una carpeta de investigación, hay en esos 10 meses, 24 denuncias porque han sido blanco de extorsiones.
Se espera que, en el informe del alcalde, se reconozca que la comercialización de drogas en el municipio se ha desbordado este año y ha crecido, en algunos meses, alrededor del 50 por ciento con relación a lo ocurrido el año pasado, cuando ya era una situación alarmante.
De octubre del año pasado al mes de julio, que corresponde al último balance oficial, se confirmó que había 180 carpetas de investigación por esos delitos, pero quién sabe cuánto más sin denunciar.
Además, las denuncias de 131 vehículos robados en la ciudad; 129 robos en viviendas y 94 a comercios establecidos; 175 por lesiones; 66 ataques sexuales; y, lamentablemente, un incremento en un 50 por ciento en los casos de feminicidios.
Quizá el alcalde y sus regidores subordinados tengan otras cifras, pero estas son basadas en las carpetas penales, aunque, si hay alguna duda, habría que preguntarles a las víctimas, a sus familiares o a la apreciación de la sociedad. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello