Alumnos de Chespal Viejo Reciben Clases en Precarias Condiciones

406
Alumnos de Chespal Viejo Reciben Clases en Precarias Condiciones

* Ante la Falta de Atención de las Autoridades Municipales.

Tapachula, Chiapas; 3 de Enero.- Desde hace varios años, los padres de familia de la comunidad de Chespal Viejo, ubicada en la zona alta de Tapachula, han solicitado a las autoridades educativas de los tres órdenes de Gobierno el apoyo para la rehabilitación de la Escuela Primaria “Nicolás Bravo”, la cual se encuentra averiada en su estructura, sin embargo, no han encontrado respuesta.
El integrante del Comité de Padres de Familia, Andrés Barrios Bravo, afirmó que han solicitado el apoyo para la rehabilitación del centro educativo ante el Ayuntamiento de Tapachula, pero lamentablemente sólo han encontrado el desinterés de los funcionarios, quienes en lugar de atenderlos los discriminan por su condición de ser indígenas mam.
La Primaria «Nicolás Bravo» alberga a casi 100 niños en todos los grados de estudio, pero su infraestructura se encuentra en pésimas condiciones, toda vez que los contantes sismos que se han registrado han provocado grietas en la pared de los salones, representando un riesgo para los estudiantes.
En los salones se carece de material didáctico e incluso de sillas, por lo que los padres de familia tienen que unirse para fabricar algunos «pupitres», toda vez que las autoridades educativas no han querido brindar mejores condiciones para el aprendizaje de los niños indígenas de esta comunidad enclavada a las faldas del Volcán Tacaná.
Las necesidades que se tienen son muchas y ante la falta de respuesta del Ayuntamiento de Tapachula han tenido que viajar con sus propios recursos hasta la Ciudad de México para solicitar apoyo para el mejoramiento del centro escolar, pero desafortunadamente tampoco han tenido respuesta a esta demanda añeja, dijo.
Debido a la apatía de las autoridades, los profesores y padres de familia construyeron con sus propios recursos salones de madera y láminas en terrenos erosionados y ubicados en laderas, las cuales habilitaron para impartir clases, pero debido a los vientos fuertes que corren en la zona, el techo se vio afectado.
El entrevistado detalló que, debido a las precarias condiciones en la que trabaja la escuela, se ven en la necesidad de suspender las clases cuando amanece lloviznando, porque los niños no pueden estar en los salones, pues en los techos improvisados pasa el agua de la lluvia y los niños se mojan.
«Pedimos a las autoridades educativas que nos escuchen y que puedan rehabilitar nuestra escuela, porque nuestros niños reciben clases en precarias condiciones, y esto afecta su aprendizaje, rogamos a los gobiernos a que vean por el futuro de los estudiantes indígenas mam» acotó. EL ORBE/ Marvin Bautista