Comerciantes Toman Medidas de Protección por Amenazas de Saqueos

393
Comerciantes Toman Medidas de Protección por Amenazas de Saqueos

Comerciantes Toman Medidas de Protección por Amenazas de Saqueos
* Instalan Cortinas y Rejas Metálicas.

Tapachula, Chiapas; 29 de Marzo.- La pandemia del Coronavirus no solo está provocando la quiebra de las empresas establecidas en los municipios de la Frontera Sur, sino también una psicosis porque se teme que en cualquier momento podrían ocurrir saqueos y actos vandálicos, como los de Enero de hace tres años en Tapachula.
Celia Olivares, empresaria del Sendero Peatonal, reconoció que hay temor en la sociedad por la presencia del Coronavirus, aún cuando se ha dicho que la región del Soconusco pudiera tener alguna ventaja por sus altas temperaturas.
Sin embargo, dijo, hay bastante preocupación en los empresarios por las bajas ventas y, por ello, muchos han cerrado temporalmente y otros de manera definitiva.
El cierre de la frontera entre México y Guatemala y el toque de queda en esa nación centroamericana, es un impedimento para que miles de turistas que diariamente llegaban a Tapachula a hacer sus compras, ya no lo estén haciendo.
Por si eso no fuera suficiente, reconoció que entre los sectores productivos hay miedo también porque en cualquier momento se presenten los saqueos, como ya está ocurriendo en algunas regiones del país.
“Los vándalos están a la expectativa de una oportunidad para cometer actos delictivos. Hay muchos migrantes deambulando en la ciudad, que son gente que tiene mucha necesidad”, indicó.
Dejó en claro que las autoridades de los tres niveles de Gobierno están haciendo recorridos militares y policiacos, como una medida preventiva ante una situación de vandalismo colectivo.
Aunque consideró que la Secretaría de la Defensa Nacional debería de mantener presencia permanente en el centro de la ciudad, en apoyo de algunas patrullas que quedarán también fijas.
Y es que, según comentó, actualmente van todos juntos en el recorrido por las calles de la ciudad, pero, una vez que pasan, queda otra vez todo sin vigilancia. EL ORBE / Mesa de Redacción