Vendedores Ambulantes Vuelven Apoderarse de Calles y Banquetas

408
Vendedores Ambulantes Vuelven Apoderarse de Calles y Banquetas

*En el Primer Cuadro de la Ciudad.

Tapachula, Chiapas; 24 de febrero del 2021.- El ayuntamiento local que presidieron, Oscar Gurría Penagos, y Rosa Urbina, ambos del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), permitieron que las calles, banquetas, parques y otros espacios públicos se inundaran de comercio informal, la mayoría de indocumentados y, con ello, echaron para atrás todos los avances que hubo en ese tema durante el sexenio pasado, cuando se combatió la ilegalidad y la impunidad.
Aparte de que propicia la evasión de impuestos, el comercio informal ha venido a darle una pésima imagen al centro de la ciudad de Tapachula, llevándose los turistas una desfavorable impresión cuando regresan a su lugar de origen.
Celestino González, administrador de una de las empresas del primer cuadro de la ciudad, dijo en entrevista para este rotativo que ese fenómeno afecta al comercio establecido que paga impuestos, nóminas y servicios, ya que le quitan las posibles ventas y es una competencia desleal.
Asimismo, que los informales aprovechan los permisos de la autoridad municipal para ocupar las banquetas y obliga a los transeúntes a bajar a la calle, con el riesgo de que sean atropellados por los vehículos o por los motociclistas.
Por otro lado, manifestó que quienes contribuyen a la formación de la venta informal, fueron los comerciantes en los mercados locales, ya que, al no tener venta en sus puestos, se les hizo fácil sacar su mercancía a las calles.
En el mismo tenor se expresó el empresario en joyería, Rubén Enrique Morales Escobar, quien dijo que ahora ya no son solamente los mexicanos quienes participan en la venta ambulante, sino también los migrantes, sobre todo los haitianos, “quienes están desplazando en todo a la gente de la localidad”.
De igual forma, que esa actividad desleal propicia mucha inseguridad, y que por eso mucha gente prefiere no ir de compras y quedarse en casa ante el riesgo que corre de ir al centro y ser asaltada o robada por tanto migrante. EL ORBE / Nelson Bautista