Fallece el Exluchador Perro Aguayo

362

Ciudad de México, 3 de julio.-La Lucha Libre nacional e internacional está de luto. Se confirmó que a los 73 años de edad falleció el exluchador Pedro «Perro» Aguayo.
Pedro Aguayo vivió sus mejores momentos arriba del cuadrilátero en la década de los 80’s.
A través de un comunicado en redes sociales, los «Perros del Mal» notificaron el deceso.
El «Can» de Noschitlán debutó en el pancracio en 1963 y fue uno de los más grandes éxitos de taquilla de la lucha libre mexicana y también el último rival de categoría de El Santo.
También fue el primer luchador en coronarse con el Campeonato Mundial de Peso Ligero de la WWF.
Su cuerpo será velado en la Ciudad de Guadalajara desde la noche de este miércoles. Sun

¿Quién fue el Perro Aguayo?

A los 73 años de edad murió por causas naturales el exluchador Pedro «Perro» Aguayo, figura legendaria de los cuadriláteros, quien brilló en las máximas empresas de los costalazos de paga en México.
A través de sus redes sociales, la familia Aguayo confirmó el deceso del exgladiador en Guadalajara, ocurrida alrededor de las 18 horas de este miércoles.
En una época en la que la lucha extrema no aparecía en el panorama, «El Perro» Aguayo fue precursor de un estilo imbatible que lo llevó a sostener duelos encarnizados con rivales del tamaño del Villano III, el Faraón, Solitario, Fishman, Sangre Chicana y los hermanos Dinamita.
Alumno del «Diablo» Velasco, Aguayo debutó en mayo de 1970, en Sayula, Jalisco, momento en el que empezó a fraguar una carrera llena de rudezas y sangrientas hazañas sobre el enlonado. Fue parte vital de la lucha libre independiente que hizo vibrar el extinto Toreo de Cuatro Caminos, donde lo mismo enfrentó a los Villanos, que a Canek y al japonés Gran Hamada.
Como parte de la Empresa Mexicana de Lucha Libre, en marzo de 1991, la Arena México fue testigo de una batalla épica en la que desenmascaró al poderoso luchador cubano, Konnan.
Diez años más tarde, el menor de la familia Reyes, Universo 2000, lo obligó a jugarse la cabellera en la Arena México, cita a la que el can llegó mermado y fue castigado con un «Martinete» que lo mandó al retiro.
Al menos eso parecía, pero aliado a su vástago, el can mayor regresó por la revancha cuatro años después para terminar con los rizos de Cien Caras y Máscara Año 2000, hermanos de su verdugo. Otros de sus trofeos importantes fueron las máscaras de Stuka y Máscara Año 2000, conseguidas en la Plaza Monumental de Monterrey y la Plaza México, respectivamente.
Su muerte ocurre cuatro años después de la partida de su heredero, el Hijo del Perro Aguayo, quien sucumbió durante una batalla en la Ciudad de Tijuana. El cuerpo del legendario luchador será velado este jueves a partir de las 10 de la mañana en la sucursal Gayosso, ubicada en la avenida México en la Ciudad de Guadalajara. Sun