ALFIL NEGRO

1126
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

Al oír ustedes oirán, pero no entenderán; y viendo verán; pero no percibirán (Mateo 13:14).

Las Nubes Negras
Oscar D. Ballinas Lezama

Luego del fenómeno natural que se dio en Tapachula el sábado pasado, sobre el corredor cultural que conforman el Planetario, CEA y el Teatro de la Ciudad; los viejos entre los más viejos coincidieron en que nunca en la historia de la  Perla del Soconusco, había sucedido algo tan extraño.
Lo más raro fue que, siendo una zona donde siempre se desatan las tormentas eléctricas, al grado que mucha gente ha muerto electrocutada y miles de aparatos electrodomésticos han sido dañados por los pavorosos rayos que surcan el cielo y caen como latigazos de fuego a lo largo y ancho de este municipio tapachulteco, en esta ocasión los truenos brillaron por su ausencia.
Las tupidas nubes oscuras semejaban las olas que revientan en el tumbo verde del mar, bajaron casi a ras del techo de los edificios en la parte surponiente de Tapachula; la gente asustada no sabía qué hacer, sobre todo, cuando la energía eléctrica se cortó en toda esa zona, luego se desató una tormenta acompañada de vientos que se movían a más de 80 kilómetros por hora, según los sistemas meteorológicos que existen en el edificio del Planetario del Colegio de Bachilleres de Chiapas, el cual quedó justamente bajo el manto negro de los nubarrones que se crearon de un momento a otro, sin que nadie supiera de dónde salieron o llegaron.
Las fotografías de éste fenómeno de la naturaleza circularon horas después en las redes sociales y ayer por la mañana en EL ORBE, sin embargo, mucha gente negó su existencia y hasta se atrevieron a decir que pudo haber sido algo provocado por los sistemas modernos de países más avanzados, con la finalidad de asustar a la humanidad.
Algunos religiosos dieron su punto de vista acorde a los principios bíblicos, manifestando que son señales de los últimos días que nadie quiere ver ni saber de esas cosas, que escrito está ocurrirían para anunciar el regreso de Jesucristo.
Insistimos, vivimos en un país donde nunca pasa nada y cuando pasa, tampoco pasa nada; las cosas extrañas que provoca la naturaleza o las que hacen los políticos en las épocas electorales, nos hacen lo que ‘el viento a Juárez’; por lo que es casi seguro que hoy lunes ya nadie se recuerde de las nubes negras que bajaron a Tapachula.
Así como ya no recordamos el aumento a la gasolina y la luz, provocado por la reforma energética; ni el aumento a los impuestos, o las protestas por la reforma educativa; también nos hemos olvidado de los escándalos provocados por Exgobernadores de México, presuntos corruptos como Javier Duarte y Roberto Borge, que por razones extrañas no son extraditados a México, para al menos hacerle al cuento con los acostumbrados circos políticos, en los que finalmente esos sinvergüenzas son liberados al considerarlos la ‘ley’ unas ‘blancas palomas’.
Por cierto, aquí en la frontera sur, olvidada por el Gobierno Federal, la inseguridad permea cada día más; parece ser que el trato de buen amigo que se les está dando a muchos extranjeros perniciosos no está dando los resultados que el Gobierno Federal esperaba; la mayoría de los migrantes que entran de forma ilegal bajo el puente de Suchiate están aprovechándose de que en este país sigamos siendo ‘candil de la calle, oscuridad de nuestra casa’.
Para nadie es secreto que los asaltos, violaciones, secuestros, robos y asesinatos en los que casi siempre están involucrados extranjeros perniciosos para asaltarnos, robarnos, violarnos, secuéstranos y asesinarnos están a la orden del día, sin que los responsables sean detenidos y cuando casualmente sucede, reciben muchos beneficios de los que otorgan las nuevas leyes.
Las diversas corporaciones policiacas, incluyendo al Instituto Nacional de Migración, ya no quieren ‘entrarle al toro’ porque sus instituciones no les dan ninguna garantía o apoyo en el ejercicio de su trabajo, por el contrario, muchos agentes del MPF y de la misma CNDH brindan más protección a los extranjeros perniciosos que a los agentes policiacos y del INM, contra quienes inician averiguaciones por supuestos actos de abuso de autoridad.
Está bien que se reciba con los brazos abiertos a extranjeros, que entran de forma legal adquiriendo su tarjeta TVR, que ahora se le ha incrementado el tiempo por gestiones del joven diputado federal Enrique Zamora Morlet, tomando en consideración que estas personas vienen a vacacionar o trabajar en forma decente; sin embargo, la mayoría de guatemaltecos, salvadoreños, hondureños y nicaragüenses que entran brincando el río y sin ningún documento de identificación, generalmente se dedican a cometer delitos y es ahí donde ‘la puerca tuerce el rabo’, porque entran a ‘morderle la mano a quienes les dan de comer’ y ‘nos está saliendo más caro el caldo que los frijoles’.
Cuántos asesinatos, asaltos, violaciones y secuestros más deben ocurrir para que las autoridades correspondientes ordenen y trabajen en forma coordinada en operativos reales en los antros, parques y calles donde pululan extranjeros perniciosos, para asegurarlos e investigarlos en las redes internacionales, amén de deportarlos a sus países respectivos.