OPINIÓN PÚBLICA

645
OPINIÓN PÚBLICA
OPINIÓN PÚBLICA

Por: Gonzalo Egremy
¡Peligros en Tapachula!

* Limosneros, vendedores y limpia-parabrisas son un riesgo para conductores.
* Nichos que cubren medidores de la CFE otro grave peligro.

Los pedigüeños que se ubican en transitadas calles y los nichos para medidores de la CFE en las afueras de casas y edificios, representan un serio peligro.
Los automovilistas sufren tremendo susto al encontrar de frente, sobre la 7ª avenida sur y 18ª oriente de esta ciudad, a un indigente en silla de ruedas.
El presunto necesitado es llegado a dejar por otro sujeto, por las mañanas, sobre la avenida, para pedir limosna a los automovilistas.
Sin embargo los conductores se llevan el susto de su vida al toparse, cuando el vehículo de adelante “libró”, al pedigüeño en la silla de ruedas.
En el crucero de la 4ª sur prolongación y las tiendas departamentales, el cúmulo de “limpia-parabrisas”, vendedores de bisuterías y limosneros, también representan un grave riesgo para los conductores.
Ahí una persona del sexo femenino, bajita de estatura, todos los días pide limosna escabulléndose entre la fila de carros, camiones y autobuses.
Representa otro de los más serios peligros porque los choferes de unidades automotrices grandes, no la ven y han estado a punto de atropellarla.
La 17ª calle poniente y 16ª avenida norte (por el IMSS); la 4ª avenida sur y 8ª calle poniente; el Par Vial (7ª y 9ª avenida sur) y 28ª oriente, así como el Callejón del Internado número 11 y Par Vial, representan también peligro.
El mencionado fenómeno se ha ido incrementado cada vez más, sin que hasta ahora ninguna autoridades haya tomado cartas en este problema.
Y es de competencia de los tres órdenes de gobierno, como Instituciones de Estudios Sociales; Seguridad Pública, PGR y PGJE por la prevención del delito; DIF´s; y organismos de Defensa de Derechos Humanos.
E inclusive de oficinas de Tránsito y Vialidad y de Comercio Informal que tampoco han atendido nunca estos hechos que aumentan día con día.
Los lugares mencionados en líneas arriba, han sido escenarios de violentos asaltos, robos y hasta de algunos homicidios; y existen denuncias sobre la venta de sustancias prohibidas y de otros delitos más.
Otro grave peligro lo representan los nichos de concreto, que cubren los medidores de “luz” (de la CFE) en las afueras de casas-habitación y edificios, sobre todo en el primero y segundo cuadro de la ciudad.
Incontables han sido las personas (señoras y señores de la tercera edad) que al caminar sobre las banquetas, se han golpeado severamente la cabeza con los nichos que “guardan” los medidores de “luz”.
En las afueras de una pastelería o cafetería, sobre la 2ª calle poniente, así como en la salida del estacionamiento de un hotel en la 10ª calle oriente, las armazones gruesos de cemento, han sido motivo de que varias personas resulten hasta con traumatismo craneal.
La parte inferior de esas estructuras en donde ocultan el medidor de energía eléctrica, fueron hechas puntiagudas y bastante pronunciadas, por lo que muchos transeúntes han resultado heridos.
¿De quién sería la responsabilidad en estos hechos?; ¿De los propietarios de las viviendas y edificios o de la CFE y autoridad local?
Y un último peligro para los transeúntes en las banquetas, son los cables de acero de los postes de luz y de telefonía; así como las puntas en donde alguna vez estuvieron señalamientos viales o propagandísticos.
Parece increíble pero caminar por las banquetas, o conducir un vehículo en esta ciudad, requiere de una serie de salvedades como estar siempre alerta y hacer todo con mucha precaución, ¿no cree usted?