ALFIL NEGRO

615
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

 

Candil de la calle, oscuridad de su casa (refrán popular)

Un Nudo Gordiano
Oscar D. Ballinas Lezama

El mundo está viviendo sus tiempos de llanto y crujir de dientes; las guerras, el odio, la violencia provocada por el crimen organizado, el enfriamiento del amor hacia el prójimo, la perversión moral en la que se incluye la corrupción, se han convertido en el pan de cada día de la humanidad.
Aunado a la maldad que ha hecho un nudo gordiano con las sociedades de éste planeta, los fenómenos naturales se han convertido en mensajeros apocalípticos montados en los huracanes, tsunamis, terremotos y una diversidad de enfermedades, que convertidas en pandemias están acabando poco a poco con los habitantes del planeta azul.
Por si fuera poco, las profecías bíblicas continúan cumpliéndose al pie de la letra, la gente sigue preguntándose en qué va a parar todo lo que hasta ahora está ocurriendo en este mundo, que se ha llenado de desgracias y más allá de las cosas buenas maravillosas que también ocurren, en la balanza de la vida está pesando más lo malo que lo bueno, sin que los seres humanos ‘pongan sus barbas a remojar’.
México, al igual que la mayoría de los países del tercer mundo, ha sufrido las consecuencias que generaron las acciones de sus malos y corruptos gobernantes, quienes vieron la tormenta y jamás se hincaron, llevaron tanta agua sucia al cántaro que terminaron rompiéndolo.
El país azteca tiene una posición geográfica que lo mantiene entre la espada y la pared; por el lado norte, enfrenta la soberbia, la prepotencia y el abuso de gobiernos como el de Donald Trump, un reyezuelo con alma de niño malcriado al que hay que cumplirle todos sus caprichos, bajo la amenaza de usar la fuerza militar o económica en contra las naciones que se nieguen a complacerlo.
Según los analistas políticos, el gobernante norteamericano es mal visto por la mayoría de sus connacionales, por lo que presumen que en vísperas de las elecciones de aquel país, traza sus planes para reelegirse; un éxodo de mujeres y hombres acompañados de niños con la bandera de hambrientos y violentados en su propio país, le cae como anillo al dedo al astuto presidente de los Estados Unidos, que aprovecha el río revuelto para buscar reelegirse.
En las redes sociales circulan videos hechos supuestamente en Honduras, en los que se ven cientos de personas con vestimentas humildes formarse para recibir dinero en pago a su presunta participación en el ‘éxodo centroamericano’ ; nadie sabe quién o quiénes financian este movimiento que lleva como escudo mujeres y niños, los líderes de estos caminantes utilizan la estrategia del espíritu humanitario de la gente que encuentran a su paso, y del miedo de las autoridades a contravenir el supuesto plan que podría beneficiar al ‘rey del norte’.
México, es un país muy acostumbrado a ser ‘candil de la calle, oscuridad de su casa’; nadie quiere perder la oportunidad de ponerse bajo los reflectores de los medios de comunicación para mostrar su espíritu humanitario y magnanimidad, no pierden la oportunidad de que la opinión internacional los vea como salvadores misericordiosos, que pudieran ser merecedores de un nobel de la paz.
Al sur de México, el gobierno federal mantienen una frontera de puertas abiertas, las autoridades otorgan toda clase de facilidades a los visitantes que traigan cualquier documento oficial, sin embargo, la gran mayoría son indocumentados y pasan bajo el puente para seguir su camino al norte del país, haciendo de todo para lograrlo.
Es en estos casos donde la ‘puerca tuerce el rabo’, porque para nadie es secreto que los chiapanecos apenas encuentran trabajo y muchos, al igual que miles de paisanos en todo México tienen que irse de ‘espaldas mojadas’ en busca del sueño americano; la mayoría de los indocumentados centroamericanos que se quedan en esta zona, se ven en la necesidad de delinquir o prostituirse para sobrevivir, convirtiendo algunos municipios fronterizos del Soconusco en una tierra de nadie.
Es cierto que las autoridades estatales hacen un desesperado esfuerzo por controlar la avalancha delincuencial, pero ésta se ha convirtiendo en una especie de tsunami que cada día es más difícil controlar; la esperanza son ahora los cambios de gobierno a nivel federal, se espera que en verdad puedan brindar la ayuda necesaria que tanto necesitan los nacidos en estas tierras, donde las riquezas naturales poco o nada han ayudado a los chiapanecos a salir de la marginación y el olvido, en que por décadas los ha mantenido la federación.
Las últimas noticias de ayer por la tarde, es que miles de hondureños seguían su éxodo rumbo al norte del país, pese a las declaraciones del presidente Enrique Peña Nieto, sobre que ya los tiene controlados; mientras Donald Trump, continúa con sus bravuconadas y amenaza con echarles el ejército y encarcelar a los inmigrantes en cuanto pisen tierra gringa. ¿Será?