ALFIL NEGRO

334
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Empresarios Tiran la Toalla
Oscar D. Ballinas Lezama

“La confianza no se obliga no se pacta, se construye todos los días”, dijo, hace unos días Gerardo Trejo Veytia, subsecretario general de la Coparmex Nacional, al hacer una reflexión sobre el ambiente que reina actualmente entre los empresarios que viven en este país.
José Antonio Toriello Elorza, dirigente de la Coparmex en la zona de la Costa, coincide con las afirmaciones de su dirigente nacional, en cuanto a que las condiciones generales de confianza, seguridad y certeza jurídica son indispensables en cualquier nación del planeta para que exista inversión, crecimiento económico, generación de empleos formales y desarrollo.
Ratificó que el pensamiento general de los hombres y mujeres de empresa, es que la confianza no se obliga ni se pacta, sino que se construye todos los días, provocando así que los empresarios inviertan más, tomen riesgos, innoven y busquen crecer, generando los nuevos empleos que tanto necesita este país, apuntó.
Explicó que, en su último mensaje, el Subsecretario de la Coparmex manifestó que, ante un escenario optimista del futuro, las personas también gastan y consumen más, logrando así un círculo virtuoso de crecimiento y desarrollo.
Reconoció que actualmente la economía mexicana está en recesión, ya que, en el 2019, la estimación oportuna del PIB (Producto Interno Bruto) registró un crecimiento negativo, según las cifras del Inegi, por lo que la confianza empresarial se encuentra en su nivel más bajo desde que inició el actual Gobierno.
Añadió, que los miembros de la Coparmex señalan que el estancamiento económico del país, se debe principalmente, a la pérdida de certidumbre y confianza, por algunas malas decisiones del actual gobierno, sumado a un discurso polarizante que ha generado un clima antiempresarial, acompañado de una preocupante estrategia para debilitar contrapesos y órganos autónomos.
Mencionó que existen varias señales de la cuarta transformación que están preocupando demasiado a los empresarios en México, empezando por la cancelación del aeropuerto en Texcoco, que llevaba un avance considerable, así como la postergación de la reforma energética, limitando la inversión privada a ese sector.
Aunado a esa situación, dijo, los de la Coparmex no ven con buenos ojos la aprobación de la Ley de Extinción de Dominio, que afirman, trastoca de manera importante los derechos de propiedad privada, facultando al Presidente de la República para disponer de los bienes de una persona con la sentencia firme de un Juez.
Aunado a estas últimas disposiciones de la Federación, tampoco comulgan con la nueva ley discrecional que puede, en algunos casos, equiparar a los empresarios con delincuencia organizada, congelando cuentas y aplicándoles un régimen de excepción sin garantías mínimas para su defensa, aumentando el riesgo de emprender en México.
Toriello Elorza, señaló que a través del Subsecretario de la Coparmex, manifestaron púbicamente que estas nuevas leyes, propias de un régimen autoritario, contrastan con la fallida estrategia en contra de la inseguridad pública de ‘abrazos no balazos’, que no protege a los buenos ciudadanos ni castiga a los verdaderos delincuentes; la aparente claudicación del Gobierno para garantizar la seguridad de las personas y sus bienes, está afectando de forma importante la certidumbre y confianza para invertir en México.
Enfatizó que sus dirigentes nacionales no se han andado por las ramas y abiertamente se le están echando encima con sus declaraciones al Presidente de la República, y así lo reafirmaron al decir: ”En una economía de libre mercado, no es papel del Presidente ‘sugerir’ a los empresarios tener utilidades razonables o pedir colaboraciones voluntarias’ de 3 de 3 en absurdas rifas; lo que sí es responsabilidad y obligación es generar confianza y certidumbre a la inversión, garantizando un piso parejo y facilitando que exista libre competencia en todos los mercados”.
No cabe duda que los empresarios aztecas están como ‘agua para chocolate’, luego de un año de las expectativas de un Gobierno en el que les prometieron un cambio de vientos favorables, parece ser que solo fue un falso espejismo, que les jugaron el dedo en la boca y ahora están contra la pared, sobre todo aquellos que estaban acostumbrados a hacer cuentas del gran capitán.
En otras cosas, finalmente los integrantes del Cabildo del Ayuntamiento tapachulteco, quienes durante dos sesiones efectuadas para elegir al sustituto del Exalcalde fallecido, se dieron hasta con la cubeta y todo mundo andaba a la greña, hasta que el Quinto Regidor le entró al quite y se aventó al ruedo como mediador entre Tirios y Troyanos, pidiéndoles que se apaciguaran los ánimos y mantuvieran unidos, o no tendrían calidad moral para pedirle a la sociedad que cierre filas en torno al progreso de Tapachula.
“No se hagan bolas”, dijo el Regidor conciliador en aquella cena de negros en la que nadie quería apaciguarse, hasta que llegó la decisión salomónica: que los nombres de los 10 Regidores se metieran en la tómbola del Congreso del Estado, y ahí, se otorgara el premio de la rifa del tigre. Se espera que antes de diez días salga humo blanco del Palacio de Cristal, luego de que los Diputados locales tomen su mejor decisión para elegir al que debe sentarse en la silla china.