Polígrafo Político

359
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¡Híbrido, Resiliente y Flexible el Retorno a Clases!
Darinel Zacarías

“Tenemos un techo con libros y besos, tenemos el morbo, los celos, la sangre, tenemos la niebla metida en los huesos. Tenemos el lujo de no tener hambre…”

Joaquín Sabina

¿Cómo será el retorno a clases, después de la pandemia? El statu quo del sistema educativo en México, no tenía un reto de este nivel desde la Segunda Guerra Mundial.
El retorno a clases es todo un reto para México, pues se sitúa entre la salud pública y la continuación de la educación.
Son muchas las preguntas e inseguridades que flotan en el aire en medio de esta coyuntura sobre el futuro del nuevo ciclo escolar en nuestro país.
Sin embargo, parece haber únicamente dos planteamientos por tomar una vez se termine la pandemia: volver a lo de siempre o el camino que conduce a la sonada Nueva Normalidad.
De esta disyuntiva no está exenta la educación y la pandemia del Covid-19 ha puesto de relieve cuestiones arraigadas que se remontan a 200 años en el sistema educativo global, desde la desigualdad de financiación entre las escuelas, hasta la falta de enfoque en el bienestar emocional, con muchos matices de por medio.
Hay muchas interrogantes, tales cómo ¿qué camino tomarán los educadores y las escuelas, los padres y los estudiantes, los Gobiernos, la humanidad?
Y es que la magnitud del hito es que la mayoría de los Gobiernos del mundo cerraron temporalmente las escuelas y las instituciones educativas como una de las medidas para evitar la propagación del nuevo Coronavirus.
El dato ilustrativo es aterrador, la cifra superó los 1,500 millones de estudiantes y los 63 millones de docentes afectados por cierres en todo el sistema en 191 países.
La Secretaría de Educación Pública dijo que el retorno a las aulas será a través de las nueve medidas que implementará en todo el país.
Además, habrá una nueva asignatura llamada Vida Saludable, en donde enseñarán higiene, limpieza, entre otras cosas.
Según el titular de la SEP, Esteban Moctezuma Barragán, las medidas que tomarán para el seguro retorno a clases presenciales en todas las escuelas de México, será bajo el esquema de la Nueva Normalidad por la pandemia.
Dicho modelo pedagógico lo motejó como “híbrido”, es decir, se combinarán las clases en línea con las clases presenciales, el cual será adaptado en cada una de las entidades.
En tan vanagloriado modelo híbrido, el magisterio nacional, como siempre, es insustituible, dijo Moctezuma Barragán.
Sentenció a todos los Secretarios de Educación estatales que habrá nueve medidas a seguir, para asegurar el bienestar de la comunidad escolar en su regreso a clases, siempre y cuando el semáforo de alerta epidemiológica se encuentre en color verde (en sus Estados), es decir, con poco riesgo de contagio.
Se activarán Comités Participativos de Salud Escolar, que en su mayoría fueron establecidos antes de salir al receso por la pandemia. Acceso a agua y jabón en las escuelas.
El cuidado de maestras y maestros, particularmente los que están en grupos vulnerables, por lo que se firmará un convenio con el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) para favorecer su acceso a servicios de salud y atención médica.
Asimismo, el uso general y adecuado de cubrebocas en todos los planteles del país. Afianzar la sana distancia en las entradas y salidas a los centros escolares y a los recreos, que deben ser escalonados, y la asistencia alternada a la escuela.
De la misma manera se considera maximizar el uso de los espacios abiertos: mientras más se utilicen en las escuelas es mejor y quedan suspendidas cualquier tipo de ceremonias que generen congregaciones en la escuela.
Establecimiento de la detección temprana, donde con un solo enfermo en la escuela, esta se cerrará por 15 días y brindará apoyo socioemocional para docentes y estudiantes.
Se lee muy bien este programa emergente, ¿y qué pasa dónde la cuestión de las reglas del aula en la mayoría de las escuelas no es consciente ni congruente, de las necesidades sociales y emocionales básicas de los niños?
Existe el riesgo de que al centrarse sólo en lo académico, las escuelas se olviden de que el bienestar debe ser lo primero.
A esto se suma que no es ético y es injusto responsabilizar a los estudiantes por no aprender las mismas cosas al mismo ritmo y evaluarlos con los mismos exámenes cuando sus entornos de aprendizaje son muy desiguales.
Considero que los padres, y en general, la sociedad, están más preocupados por la seguridad física, el bienestar social y emocional que por el contenido académico, “ahí está detalle” dijo el célebre Cantinflas.
Lo urgente es avanzar hacia sistemas educativos resilientes y flexibles, con un enfoque en la preparación y que considere en su planificación sectorial las crisis como contextos ineludibles del mundo en el que vivimos.
¿Quién dijo que tengo sed?