ALFIL NEGRO

197
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

“La peste del siglo XXI aumenta en Chiapas, sin que mucha gente respete los protocolos sanitarios, el diablo nos agarre confesados”.

El Barco Nacional Hace Agua
Oscar D. Ballinas Lezama

“El Gobierno y sus opositores están ocupados en los asuntos político electorales y desatendiendo los verdaderos problemas”, dijo Roberto Albores Guillén, en su acostumbrada participación en EL ORBE a través de esta columna.
Es tiempo de reflexionar, priorizar, tomar acciones y atender los grandes asuntos nacionales; el Gobierno está solo en esta gran responsabilidad y sin el concurso y la unidad de los actores políticos mexicanos, apuntó el Exgobernador chiapaneco.
“El tiempo pasa y va creciendo la descomposición del país, la realidad nos está rebasando, el gobierno está entrampado, adolece de organización, orden, mecanismos operativos efectivos y, por supuesto, de responsables específicos en cada programa; hoy, ya es evidente, existe un grave desabasto de medicamentos, los niños con cáncer y sus padres en plena protesta por la falta de atención, la economía paralizada y, muy grave, la violencia criminal generalizada en varios Estados”, expresó el político comiteco.
Luego manifestó: “La polarización está dañando al país, no es recomendable la lucha frontal entre sociedad y un gobierno; lo aconsejable es construir un acuerdo de unidad nacional que pacifique las alteradas conciencias de los compatriotas. Vamos en el mismo barco, apoyemos al gobierno para lograr la vacunación integral y salvemos la vida de los mexicanos”.
Explicó que es mejor movilizar a la gente para pedir paz en toda la República, poner un alto al crimen y a la violencia y, por supuesto, exigir al Gobierno que cumpla con sus responsabilidades constitucionales y no se distraiga en pleitos y escaramuzas políticas que conducen a la degradación y a la pérdida de rumbo, sin legado ni destino, afirmó quien hace unos años gobernó en Chiapas.
Albores Guillén argumentó que lo peor que nos puede pasar es perder la calma y la confianza en nosotros mismos y en nuestro país: “No más frustraciones sociales, ya basta, en repetidas ocasiones nos han defraudado los actores políticos que han medrado con la pobreza y la miseria de la gente, construyamos ciudadanos que se ocupen de nuestra patria, que entiendan que con su participación las cosas pueden cambiar, abandonemos el desgano cómplice y busquemos oportunidades de realización”.
“Nuestra fe debe ser más grande que la adversidad y nuestra necesidad, superior a la ignominia y la tragedia; el país está herido en lo más profundo de su ser, agraviado por el engaño de la simulación política de varios sexenios, decepcionado porque la transición y la alternancia de gobierno no han dando mayores resultados y respuestas concretas a las necesidades”, abundó.
El Exgobernador de Chiapas reconoció que los gobiernos del PRI, PAN, PRD y ahora de Morena, no han estado a la altura de las expectativas populares; “más de lo mismo, discursos y admoniciones (discurso con que se hace ver un mal y se invita a corregirse) sin hechos tangibles; el combate a la corrupción es una entelequia (cosa, persona o situación perfecta e ideal que solo existe en la imaginación) y un distractor anestésico al reclamo popular. Las denuncias sin fincar responsabilidades se convierten en un verdadero engaño colectivo”.
Más adelante, comentó: ”La dramática y lamentable tragedia de la línea 12 del metro ha puesto al gobierno en un verdadero problema, fue tan dolorosa e inesperada que paralizó a las autoridades, no hubo una respuesta rápida y de apoyo solidario para los heridos y afectados e hizo falta empatía ante el dolor humano; el golpe fue tan fuerte que aún no se repone del colapso”, puntualizó.
El exejecutivo chiapaneco reconoció que los mexicanos estamos ante una crisis moral y política, ocupados en asuntos menores, en lo político-electoral, sin atender los graves problemas que aquejan a la República: “el gobierno está casi a la mitad de su camino y en solitario será una travesía complicada; terreno accidentado, atajos y acahuales propicios para las celadas, es mejor unir a los mexicanos para atracar en un buen puerto. Los problemas son mayores y su solución requiere del concurso de todas y todos los mexicanos”.
Finalmente, comentó: “La violencia y el crimen le han perdido el respeto a la autoridad nacional, la desafían a diario con saldos importantes y lamentables de muertos, suman ya varios miles en la siembra de cadáveres en la república. La ausencia de autoridad es evidente y el gobierno no puede cumplir con su responsabilidad constitucional de garantizar la seguridad y la vida de los ciudadanos, está solo con muchos frentes abiertos en su contra.
“Es momento de llamar a la unidad, y ante estos acontecimientos, la clase media será un actor protagónico de primera importancia, un factor político en la próxima sucesión presidencial; enfrentarla y denostarla fue un error”, concluyó diciendo el Exgobernador de Chiapas.
Ojo, los casos de Coronavirus aumentan en el país. Chiapas no es la excepción, sobre todo porque tenemos una frontera vulnerable por en donde los extranjeros indocumentados pasan como ‘Pedro por su casa’, sin tener control migratorio y sanitario, quienes llegan a Tapachula y la han convertido en caldo de cultivo del Covid-19, ahora con cepas mutantes más peligrosas. Sobre todo, porque los municipios del Soconusco se han convertido en tierra sin ley, donde mucha gente no respeta las medidas sanitarias contra la peste del siglo XXI.