ALFIL NEGRO

138
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama

“De lengua me como un plato”(refrán popular)

Más Distractores

Los dimes y diretes que traen algunos medios de comunicación nacionales y el inquilino del Palacio Nacional, han conformado un verdadero circo mediático que, al gobierno de la Cuarta Transformación le ha venido ‘como anillo al dedo’.
Cientos de opiniones del pueblo bueno y sabio, como lo llama el ‘rey de las mañaneras’, coinciden en que los temas nacionales que tratan de imponer como prioridad sólo buscan ser distractores de los problemas torales de la nación azteca, entre los que sobresalen las crisis sanitaria, económica y de seguridad.
No se puede tapar el sol con un dedo, una consulta popular para ‘enjuiciar sin enjuiciar’ (como la rifa del avión que no se rifó) está totalmente fuera del contexto jurídico, según los expertos en leyes, ya que la aplicación de la ley no tiene porque consultarse, simplemente se ejecuta.
Para nadie es secreto que en estos últimos casi tres años, el gobierno federal ha tratado de desviar la atención de la ciudadanía, que está cayendo en las garras de la muerte con el Coronavirus, golpeada por la crisis económica y aterrorizada por el crimen organizado, que se ha venido apoderando de las 32 entidades mexicanas.
La gente que aún piensa un poco y reflexiona, sobre lo que podría estar sucediendo en este país de las ‘ maravillas’, no se traga tan fácilmente el cuento de las burdas obras teatrales que hasta ahora, han presentado en relación a ejercer la justicia sin mirar a quién, anteponiendo que “al margen de la ley, nada; por encima de la ley, nadie”.
Como un botón de muestra está el asunto de Emilio Lozoya, ex director de Pemex que fue rescatado de una cárcel en Europa, con la promesa del gobierno mexicano que sería traído como testigo ‘colaborador, en otras palabras y en otros tiempos ,’un Judas’, que a cambio de ponerle el dedo a sus demás cómplices en los supuestos delitos cometidos como funcionario de primer nivel, obtuvo la promesa de ser ‘lavado de sus culpas’ por el nuevo ‘Mesías’ del Palacio Nacional.
Hasta ahora, las supuestas pruebas que presentaría Lozoya, no han servido como los ‘pelos de la mula’ en la mano de quienes supuestamente enjuiciarían con ello a los ex presidentes de México; sucediendo algo similar con la extradición del general Salvador Cienfuegos, quien fue atrapado y encarcelado en los Estados Unidos de Norteamérica, donde fue rescatado con la firme promesa del gobierno mexicano, que aquí lo enjuiciarían, sin embargo, al igual que Emilio Lozoya, ambos no han pisado ninguna cárcel.
Pura boca y lengua han sido quienes los acusaron en México, pero jamás los tocaron ni con el pétalo de una rosa, hasta la fecha, la única exfuncionaria de alto nivel que está en la cárcel, abandonada por sus excómplices, es Rosario Robles, por lo que, con excepción de quienes impulsan la cacaraqueada consulta popular, nadie puede creer que este gobierno que se jacta de ser anticorrupto vaya a meter a la cárcel, procesar y sentenciar culpables, a los que hoy acusa de sinvergüenzas y corruptos .
Sin embargo, este tema de la consulta popular trae en jaque a la opinión pública, la mayoría de los medios ya se olvidaron hasta de la tragedia de la Línea Doce del Metro en donde perdieron la vida, hace unas semanas, aproximadamente 26 personas que han pasado a la lista de los números negros que conforman los muertos que han parido el crimen organizado, la falta de medicamentos para detener el cáncer, así como los difuntos que desde hace dos años, viene acumulando el Coronavirus.
El caso es que estamos a casi quince días de que la política vuelva a anteponerse a la salud, millones de estudiantes, maestros y personal administrativo del sector educativo, por una orden presidencial tendrán que regresar a las escuelas para tener clases presenciales, “llueve, truene o relampaguee”; quién o quiénes serán los responsables, en caso (Dios no lo quiera) que por el regreso a las aulas pudieran contagiarse los niños y los jóvenes estudiantes.
El gobierno se ha lavado las manos al echarle la bolita a los maestros y padres de familia, argumentando que son ’libres de decidir’ si sus hijos van o no a clases presenciales. Y ahí, es donde la “puerca va a torcer el rabo”, sino al tiempo.
Por lo pronto, en Chiapas con un semáforo sanitario en verde, el número de contagiados sigue en aumento, los hospitales públicos y los privados están saturándose, si bien ahora las defunciones no son muchas, los infectados se triplican y al no tener un control sobre ellos (los mandan a sus domicilios únicamente con un kit de medicamentos y la bendición de Dios, para no hospitalizarlos), es imposible vencer al virus.
Nadie duda que tanto el gobernador de Chiapas, como el director del IMSS, están poniendo su mejor esfuerzo para atajar la peste del siglo XXI, sin embargo, no ha sido suficiente, ya que no hay como controlar a la población, sobre todo, en los municipios fronterizos como Tapachula, en donde miles de migrantes no siguen las medidas preventivas, no se vacunan y nadie se atreve a obligarlos, provocando que se conviertan en portadores e incubadores del letal virus.
El contenido de esta columna es responsabilidad exclusiva del columnista y no del periódico que la publica.