Frena Gobierno Federal el Desarrollo Agropecuario de la Región Soconusco

1312
Frena Gobierno Federal el Desarrollo Agropecuario de la Región Soconusco
Frena Gobierno Federal el Desarrollo Agropecuario de la Región Soconusco

 

*Declara Roberto Grajales Andrade.

Tapachula, Chiapas; 19 de Junio.- El Gobierno Federal, a través de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), emitió un decreto que prohíbe la perforación y explotación de pozos para cultivos que requieren riego artificial, y cancela la renovación de los permisos a las organizaciones productivas.
Con ello, cultivos como el plátano, soya, mango, palma africana, papaya, entre muchos otros, del que dependen económicamente al menos la mitad de los municipios de Chiapas, tendrán que desaparecer.
Roberto Grajales Andrade, secretario del Consejo Estatal Agropecuario, Agroindustrial y Pesquero de Chiapas, explicó en entrevista exclusiva para éste rotativo, que en la Entidad se aplicaba un régimen conocido como “Libre alumbramiento para la perforación y explotación de pozos para riego agrícola”
Eso permitió, durante décadas, que cada productor u organización que requiriera la explotación de un pozo de agua, debería de identificar el lugar, hacer las pruebas, perforar y, una vez que ya encontraba el vital líquido y lo empezaba a utilizar, pagar una cuota a la Conagua, y recibía a cambio una concesión para el uso agrícola.
La disposición gubernamental permitió que Chiapas, donde hay una precipitación anual muy alta y por lo mismo una recarga pluvial muy grande, aprovechara su inminente naturaleza agrícola con sistemas de riego que permitieron tener cultivos durante todo el año.
Sin embargo, ese decreto de supresión de la explotación de los acuíferos a nivel nacional, sin hacer excepciones, implica que Chiapas, sobre todo en la región Soconusco, se tenga que solicitar un permiso antes de perforar un pozo, “pero el problema es que ya no hay permisos”.
Según Grajales Andrade, “si queremos tener una agricultura de riego, moderna, productiva y eficiente, necesitamos del agua de riego. Pero si la Conagua no da los permisos, entonces la Comisión Federal de Electricidad (CFE) aplica una tarifa comercial que es prácticamente impagable por cualquiera que pretenda producir en el campo”.
A razón de ejemplo, indicó que productores que actualmente están pagando alrededor de cien mil pesos a la CFE por el consumo de energía en el pozo, con la nueva disposición tendrían que pagar un millón, o sea, incrementos de hasta mil por ciento.
La situación se ha agudizado luego de que actualmente hay unos 300 pozos funcionando en la región Soconusco, pero se requiere una cantidad similar para atender la demanda de miles de productores que buscan seguir siendo el sostén económico de la Entidad.
Por lo pronto están suspendidas todas las autorizaciones y por lo mismo, no se puede perforar para un nuevo pozo. Quienes se atrevan a hacerlo, serán acreedores de multas millonarias.
Lo peor es que infinidad de las concesiones con las que opera Chiapas han caducado y ahora, cuando pretenden renovarlas, les están aplicando la misma disposición y ya no pueden renovarla.
“Los funcionarios de la Conagua nos han dicho que mejor busquemos otra actividad económica que desarrollar, porque esto no tiene vuelta”, indicó.
De continuar esa postura, podría desaparecer gran parte de la actividad agrícola de Chiapas, que en éste caso sería principalmente el Soconusco.
Al cancelar el uso de los pozos y afectar directamente los cultivos de la Entidad, pondría en riesgo también la apertura y funcionamiento del primer parque agroindustrial de México, que apenas se está edificando en Puerto Chiapas.
Ante ese panorama desolador, que se considera es el pero en la historia de la agricultura en Chiapas y más devastador que cualquier plaga, ese Consejo Estatal decidió buscar alguna alternativa de solución que permita detener esa imposición gubernamental.
Por ello, solicitaron los servicios del geólogo, Raúl Cruz Ríos, que es el experto en ese tema en México y América Latina, para que lleve a cabo estudios de fondo en la Costa de Chiapas.
De realizarse, esas investigaciones requerirán de alrededor de seis meses, en la que se utilizarán sondeos aéreos de más de 450 metros de profundidad, con los que se busca tener un diagnostico científico del manto acuífero del Soconusco.
Los resultados determinarán con exactitud la cantidad y calidad del agua en el subsuelo y, a su vez, sería el argumento del sector productivo de Chiapas para impulsar una reforma legislativa que impidiera que el Estado se hunda irremediablemente en la miseria.
Paralelamente, los agricultores en la frontera sur del país propondrán la construcción de pozos captadores de agua pluvial, que permiten abastecer de manera natural los mantos acuíferos.
Esas disposiciones de las actuales autoridades son el resultado de los errores que han cometido los funcionarios en turno en años anteriores.
Antes, los ríos, al menos los de la Costa de Chiapas, tenían un escurrimiento hasta el mar, por medio de un largo y sinuoso camino que, en su recorrido lento, abastecía a los mantos acuíferos.
“Pero, cuando se hizo la Zona de Temporal Tecnificada, se enderezó el curso de los ríos y se transformaron en autopistas que llevan el agua hacia la mar, en muy poco tiempo, sin la posibilidad de abastecer al subsuelo”, puntualizó. EL ORBE/Ildefonso Ocho Argüello