Una Farsa la Reducción de Tarifas Eléctricas que se Anunció con la Reforma Energética

1334
Una Farsa la Reducción de Tarifas Eléctricas que se Anunció con la Reforma Energética
Una Farsa la Reducción de Tarifas Eléctricas que se Anunció con la Reforma Energética

El pueblo ya no aguanta.
*EL GOBIERNO FEDERAL POR EL CONTRARIO INCREMENTO LOS COSTOS DE LOS ENERGETICOS, GAS DOMESTICO, GASOLINAS Y ENERGIA ELECTRICA.
*EL PUEBLO PAGA MULTIMILLONARIOS LUJOS Y PRIVILEGIOS DE LOS QUE GOZAN EMPLEADOS DE LA CFE.

Tapachula, Chiapas. Julio 10.- La promesa sexenal del gobierno federal que encabeza, Enrique Peña Nieto, de que con la aprobación de su Reforma Energética bajarían los precios de los combustibles y de las tarifas eléctricas, hasta ahora ha sido solamente una farsa.
A un año de que se elija al nuevo mandatario nacional y se reestructure el Senado, la Cámara de Diputados, el Congreso Estatal y los Ayuntamientos en el Estado, sigue el reclamo histórico de los chiapanecos de que se les otorgue una tarifa eléctrica justa, como ha ocurrido en los últimos 30 años.
Esa promesa ha sido la bandera utilizada por diversos partidos políticos y aspirantes a cargo de elección popular, pero una vez que han ganado, se les olvida regresar y cumplir esos compromisos.
Por lo contrario, la CFE sigue explotando impunemente los recursos naturales de Chiapas, sin retribuirles nada, más que un pésimo servicio, quejas y, obviamente, las altas tarifas.
Su último logro es que, aun cuando las comunidades se opusieron, está construyendo la quinta presa hidroeléctrica en una Entidad, en la que irónicamente tiene una de las tarifas más altas del país, pero la mitad de su población no cuenta con ese servicio y, según el Coneval, también viven en extrema pobreza

AUMENTAN TARIFAS MAS DEL 60 POR CIENTO
Los aumentos a las tarifas por parte de la paraestatal han sido constantes desde el año pasado. Los últimos anunciados fueron a partir de junio, cuando la propia CFE modificó la facturación a sus usuarios de la industria y el comercio en territorio nacional.
La CFE se ha justificado diciendo que esas tarifas reflejan el comportamiento de los precios de los combustibles utilizados para generar energía eléctrica registrados en el mes de mayo de 2017.
Además, que estos precios son los utilizados en la fórmula determinada por la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para calcular las tarifas eléctricas.
La misma CFE había reconocido con anterioridad que en el primer trimestre de éste año obtuvo millonarias ganancias derivadas del aumentó en sus tarifas, es decir, el extra que ha pagado la población.
De acuerdo a sus propias cifras, en tan solo ese periodo hubo un alza de hasta un 61.5 por ciento en las tarifas eléctricas con relación a lo ocurrido el año pasado. Con ello tuvo utilidades netas de seis mil 765 millones de pesos.
En contraste, durante el mismo trimestre, pero en el 2016, la CFE había reportado pérdidas por 20 mil 219 millones de pesos.
“Este incremento se debió principalmente a mayores ingresos por venta de energía por 17 mil 617 millones de pesos, como resultado de un mayor precio medio”, reconoció la CFE en su balance financiero.
Otra de las razones fue por la venta de combustibles, un negocio que el año pasado no existía, pero que aportó 858 millones de pesos.
Por si eso no fuera suficiente, el Gobierno Federal tiene que subsidiar a la CFE con recursos que para este año se calcula ascenderán a unos 43 mil millones de pesos.
Ese dinero podría solucionar el problema de la deuda histórica que arrastra Chiapas de los dos sexenios anteriores y que la mantiene en crisis financiera, pero también resolvería gran parte de sus rezagos, sobre todo los relacionados a la salud, la alimentación y la educación.
Es decir, con un poco de ese capital que se transfiere tranquilamente a la CFE cada mes, se atendería los reclamos sociales y del magisterio que hay en Chiapas en contra del gobierno federal, y con ello acabarían las marchas y los plantones; la toma de edificios públicos, casetas en autopistas y tiendas departamentales, así como los saqueos a comercios.

LOS PRIVILEGIOS QUE PAGA EL PUEBLO
A pesar de esa crisis, el Gobierno Federal aporta millonarias canonjías y fastuosos gastos al sindicato de los trabajadores de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).
El contrato colectivo de trabajo vigente para este año se pactó para que ese sindicato tuviera acceso a casi 200 millones de pesos para la revisión salarial, conmemoraciones, gastos de viaje y desplazamientos de sus representantes.
Eso es considerado una burla luego de que miles de familias en Chiapas han decidido declararse desde hace 15 años en resistencia civil en contra de la CFE, por sus altas tarifas y cobros injustificados, cuya “empresa de clase mundial” se da el lujo de beneficiar a sus trabajadores con el suministro gratuito de energía.
Ese regalo cubre, dependiendo la tarifa que se pague en la zona donde habiten sus empleados, desde 600 hasta 2 mil 500 kilowatts-hora.
Es decir, los empleados de la CFE que viven en lugares con climas extremosos, como el caso de la región Soconusco, estarían dejando de pagar más de 5 mil pesos al mes.
Sin embargo, sus cuadrillas no perdonan que ninguna familia se retrase un solo día en el pago de sus recibos, incluso por pequeñas cantidades que no exceden los 300 pesos, y les cortan el suministro.
Tampoco les importa frenar las actividades de los municipios al cortar el fluido a las oficinas gubernamentales ni la seguridad de los habitantes, ya que también dejan de funcionar las redes de alumbrado público y hasta los semáforos.
Y como si el regalar la energía eléctrica a los trabajadores de la CFE no fuera suficiente, también se le entrega gratificaciones en sus nóminas por años de antigüedad que les permite recibir 45 días de salario tabulado cuando cumplen los 15 años de servicio; 75 días a los 20 años; 120 días a los 25 años; así como 150 y 180 días al llegar a los 30 y 35 años laborados, respectivamente.
Reciben además una «Compensación por fidelidad» que les permite obtener el uno por ciento más de su salario por cada año completo de servicio. Se agregan mensualmente un 24.4 por ciento sobre su salario por ayuda de transporte y un 47.6 por ciento para renta de casa, gasolina, aceite y gas gratis
Por si fuera poco, cada año se les da un fondo de previsión equivalente al 5 por ciento del salario y tiempo extraordinario. Mientras que por «Ayuda a Despensa», los empleados de CFE perciben de la empresa el equivalente al 30.6 por ciento de su salario diario tabulado. Los jubilados reciben un 1.3 por ciento más.
La Ley Federal del Trabajo en México marca una jornada máxima laboral de 48 horas semanales. Sin embargo, el Contrato Colectivo de CFE señala que sus empleados no pueden laborar más de 40 horas a la semana, es decir, trabajan menos y ganan mucho más.
Si la Comisión Federal de Electricidad (CFE) requiere de los servicios de algún empleado sindicalizado entre las 20:00 y las 07:00 horas, les paga por una hora trabajada el equivalente a cinco; por dos horas laboradas, siete; por tres les paga ocho, y por cuatro les retribuye nueve.
Mientras, el resto del país se truena los dedos para buscar los recursos que permitan pagar oportunamente sus recibos de luz, en la tarifa que les cobren.
Aquí cabría preguntar ¿quién paga todos esos millones de pesos que se les regala a los empleados de la CFE, ya sea en dinero o en especie, así como en los millonarios recursos que se asignan al sindicato de la esa empresa?… No lo piense mucho, verifique su recibo de energía eléctrica y ahí encontrará la respuesta. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello