Comercio Informal, una «Mina de Oro» Para el Ayuntamiento

550
Comercio Informal, una
Comercio Informal, una "Mina de Oro" Para el Ayuntamiento

* El Centro Sigue Invadido de Ambulantes.

Tapachula, Chiapas; 18 de Mayo.- El comercio informal conocido como ambulantaje, ha crecido considerablemente en los últimos años en Tapachula, al grado de que en algunas calles del centro de la ciudad, prácticamente se han quedado sin banquetas, por lo que los transeúntes debe arriesgarse a sortear los carros en la calle.
Y es que aunque la autoridad municipal a principio de este año realizó el desalojo de vendedores ambulantes en el primer cuadro de la ciudad, pareciera que estás acciones sólo fueron para que los comerciantes se pusieran al corriente con sus «cuotas» ante la Secretaría de Servicios Públicos, ya que el supuesto proyecto de limpieza nunca tuvo una estrategia adecuada, porque luego de algunos meses una vez más decenas de puestos del comercio informal se han apoderado de las calles.
Para el Presidente de la Asociación «Nueva Generación», Alfredo de la Cruz Cordero, el problema del ambulantaje tiene que ver con la corrupción de los gobernantes en turno, al cobrarles el espacio en la vía pública que utilizan para vender, sin extenderle ningún recibo, por lo que se presume que todo ese dinero no llega a la administración municipal.
El líder social dijo que no se vale medrar con la necesidad de la gente, debido a que en ocasiones estas personas que tratan de vender sus productos para poder sostener a sus familias, y que su necesidad de vender es aprovechada por los gobernantes para usarlos en fines políticos en temporada de elecciones.
El primer cuadro de la ciudad necesita un rescate, pero de manera total y no a medias, donde las autoridades en realidad se comprometan en mejorar la imagen urbana y dejar a un lado sus intereses económicos, ya que han hecho del ambulantaje una «mina de oro», porque son millonarios ingresos que llegan a los bolsillos de las autoridades.
Durante cada administración municipal aparecen nuevos «ricos o millonarios» en Tapachula, ya que los funcionarios se enriquecen a costa del comercio informal, por ello sólo realizan acciones a medias, para aparentar el combate del ambulantaje, cuando en realidad, el fin es que los vendedores puedan ponerse a las órdenes con sus cuotas diarias.
Desde un principio se sabía que la autoridad municipal no tenía una estrategia para reubicar al comercio informal, por ello solo se basaron en la represión, pero nunca se anunció donde serían instalados, de ahí que con el paso de los días, una vez más las calles están saturadas por los vendedores
La principal alternativa es que se utilicen correctamente todos los espacios de los mercados en Tapachula, y se pongan ahí a los vendedores informales, ya que no se trata de correrlos de forma definitiva, sino de encontrar opciones para que logren desempeñar su labor, pues la mayoría de ellos son personas con una negativa situación económica.
Puso como ejemplo la segunda planta del mercado “San Juan” con más de 5 años que no se utiliza, además de ocupar la plaza Tlapacholt, donde el Gobierno Estatal invirtió una fuerte suma de dinero para habilitarlo, pero prácticamente esta inversión fue tirada a la basura, ya que no se ha logrado la reubicación que fue proyectada en la pasada administración.
Hace falta voluntad política para solucionar el problema del ambulantaje, que se ha extendido por toda la ciudad en los últimos 3 años y la única manera de poder limpiar las calles del primer cuadro de la ciudad, es dejando a un lado la corrupción entre los funcionarios o gobernantes. EL ORBE/Marvin Bautista