Prenden Construir el Cuartel de la Guardia Nacional en Predio Pantanoso

521
Prenden Construir el Cuartel de la Guardia Nacional en Predio Pantanoso

*Terreno Rechazado por el IMSS.

Tapachula, Chiapas; 10 de octubre. – El gobierno federal pretende construir las instalaciones administrativas y el cuartel general de la Guardia Nacional (GN) de la Frontera Sur, en un predio al sur de Tapachula que se encuentra hundido en pantanos y bajo el agua, por ser zona de humedales.
Ese predio fue desechado por el anterior sexenio federal, ya que en un principio se intentó construir ahí el nuevo Hospital del IMSS, pero los estudios demostraron que es un terreno en el que durante todo el año está sumergido en el agua.
Apenas este 07 de septiembre, hace cosa de un mes, el ayuntamiento que aún encabeza el alcalde, Oscar Gurría Penagos realizó una sesión extraordinaria de Cabildo, para someter a votación la donación de ese predio, denominado “fracción Guadalupe”.
Según el Acta de Cabildo de ese día, cuya copia obra en esta Casa Editorial, la propuesta pasó a manos del alcalde; de la síndico, Rosa Urbina Castañeda, y del primer regidor, Isidro Ovando Medina, por ser los principales miembros de la Comisión de Gobernación del actual ayuntamiento.
De ahí se derivó la solicitud al Congreso del Estado para desincorporar ese terreno, propiedad del ayuntamiento, y donarlo a la Secretaría de Marina, para la construcción de la Coordinación 22 de la Guardia Nacional.
Para ello, Gurría había presentado el oficio PM/605/19, de fecha 30 de agosto, en el que hacía la solicitud de la donación de esos terrenos inundados.
Meses atrás, el 21 de mayo, el vicealmirante Rafael Adolfo Suárez González, en su calidad de comandante de la Décimo Cuarta Zona Naval, remitió el oficio 234/19, en la que precisamente solicitaba la donación de una superficie para la construcción de las instalaciones de la GN.
Ese bien inmueble se encuentra inscrito en el Registro Público de la Propiedad y del Comercio, bajo el número 14408, Sección Civil, de fecha 16 de agosto del 2012, con folio real 121274.
Gurría y compañía sabían que ese lugar está abnegado, ya que hace seis años, el 07 de octubre del 2013, un grupo de contratistas presentaron al entonces director general del Instituto Mexicano del Seguro Social, José Antonio González Anaya, el proyecto de construcción del Hospital General de Zona (HGZ) No.1.
La obra sería edificada precisamente ahí, en las seis hectáreas del predio Guadalupe, pero, el día de la presentación del proyecto, estaba como ahora: Los terrenos bajo el agua.
El IMSS destinó en aquel entonces 15 millones de pesos para la realización del proyecto integral ejecutivo de lo que sería el nuevo hospital en Tapachula, pero ese recurso se fue a la basura.
Y es que González Anaya se hundió en esos suelos fangosos, vio el terreno, se dio la vuelta y se fue. Días después se canceló la obra porque determinaron que eran humedales en los que es imposible construir.
El proyecto se reinició años después y ahora se construye frente al fraccionamiento Framboyanes”, en la entrada poniente de la ciudad y se prevé que quedará concluido al fin de año
Este jueves, vecinos de ese sector de la ciudad dijeron en entrevista al rotativo EL ORBE que, de aprobarse los recursos para hacer el proyecto de edificación del cuartel en ese lugar, sería destinar muchos millones de pesos a la basura, otra vez.
Fabián Pérez Morales, en voz de colonos cercanos a la Fracción Guadalupe, indicó que la población en la Frontera Sur siempre ha solicitado el reforzamiento federal en materia de seguridad y que, por lo mismo, la sociedad aplaude la construcción de un cuartel de la Guardia Nacional.
Sin embargo, consideró que el ayuntamiento d Tapachula se está burlando del pueblo, ya que saben perfectamente que esos terrenos no son aptos para esa obra, y ni para ninguna otra.
“Creemos que las autoridades municipales quieren deshacerse de ese predio que no les sirve para nada y hacer como que quedan bien con el gobierno federal, pero pondrían en ridículo a la Secretaría de Marina al presentar el proyecto ahí”, opinó.
Se espera que, en un plazo no mayor de 20 días, se realice una primera verificación de los terrenos para ver la factibilidad de la obra.
En las condiciones en las que está actualmente, la primera piedra que fuera colocada en un posible acto político, sin duda que se hundiría. En algunas partes del predio, se cree, el agua podría alcanzar el metro y medio de altura o más. EL ORBE / Ildefonso Ochoa Argüello