Descartan Casos de Sarampión en la Región

232
Descartan Casos de Sarampión en la Región

Tapachula, Chiapas; 17 de Septiembre del 2020.- La importación de enfermedades virales y degenerativas a través de los flujos migratorios, ha sido una de las grandes preocupaciones de los chiapanecos en los últimos dos años.
Muchas de ellas estaban erradicadas en el país desde hace décadas y otras se mantenían con un bajo índice de contagio, como el sida, la sífilis, la varicela o el sarampión.
En el caso de este última, según las autoridades de salud, en Tapachula todavía no se ha registrado algún caso reciente.
Y es que el Sarampión es una enfermedad altamente contagiosa causada por un virus que se reproduce en la nariz y en la garganta de los niños, o en los adultos infectados.
Luego, cuando una persona con sarampión tose, estornuda o habla, las gotas infectadas se expulsan al aire (como el Covid-19), donde otras personas pueden inhalarlas y contagiarse.
Así lo comentó, Elvia Martínez Bautista, responsable de vacunación de la Jurisdicción Sanitaria VII, quien agregó que las gotas infectadas también pueden depositarse sobre una superficie, donde permanecen activas durante varias horas.
Si se tocan la boca, la nariz o los ojos con los dedos después de tocar una superficie infectada, pueden contraer el virus.
Manifestó que los niños son los más propensos a sufrir esa enfermedad, la que se puede evitar a través de la vacunación, una de las formas primordiales y quizá la principal para contrarrestar ese mal, y consecuentemente una oportunidad de vida.
Por eso, dijo que es importante que los niños, de entre uno y 9 años de edad, cuando menos se les debe aplicar una dosis.
Aunque, aclaró, lo normal es que se le aplique al año de vida, y luego a los seis, «porque hay vacunas gratuitas suficientes, en este caso en los centros de salud de la Secretaría de Salud».
Sobre los síntomas, cuando ya se contrajo el sarampión, generalmente comienza con fiebre leve a moderada, y a menudo acompañada de resfrío, ojos inflamados (conjuntivitis) y dolor de garganta. Esta enfermedad relativamente leve puede durar dos o tres días. EL ORBE / Nelson Bautista