ALFIL NEGRO

567
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Como Anillo al Dedo

Al filo de la navaja se ponen las decisiones de los partidos políticos PRI y PVEM, quienes hasta ayer en la tarde sus dirigentes nacionales buscaban ponerse de acuerdo para saber cómo irán en algunas entidades como Chiapas, donde el tricolor está en la lona y los únicos ‘chicharrones que truenan’ son los del Partido Verde.
Los analistas en estos menesteres, adelantan malos presagios para el abanderado del Partido Revolucionario Institucional en Chiapas, considerando que el ungido pudiera ser Roberto Albores Gleason, ya que es a quien menos posibilidades le ven para lograr una victoria en contra del ‘gallo’ de Morena, Rutilio Escandón Cadenas, quien ha venido de atrás levantando polvo entre la militancia de ese instituto político.
Tampoco le ven que tenga mucho qué hacer ante el candidato del Frente Por México, que conforman hasta ahora en esta entidad PAN y PRD; ya que Movimiento Ciudadano está empujando a la senadora invisible María Elena Orantes, quien de entrada parece no tener ni siquiera la oportunidad de aparecer en las boletas, debido a que ese partido perdió su registro y supuestamente sus candidatos o candidatas nada tienen qué hacer en Chiapas, más que ir de ‘bulto’.
Las huestes tricolores además de estar desunidos y quebrantados por la pésima organización y dirección de sus dirigentes estatales, en los últimos años han perdido sus estructuras municipales a las que dejaron en el olvido.
El PRI chiapaneco no parece tener más que dos opciones para ‘papalotear’ en las elecciones del 2018; por un lado Luis Armando Melgar, cuya fuerza de una televisora de rango nacional pudiera abrirle el abanico en su campaña, no solamente a él, sino también al aspirante a Los Pinos, José Antonio Meade Kuribreña.
Sin embargo, Eduardo Ramírez Aguilar, es otro aspirante que ha realizado un trabajo a ras de tierra, con organización estructural y apoyo de diversas organizaciones sociales, que ha logrado atraer con un esfuerzo titánico y su don de buen político; lo que lo ubica como uno de los candidatos ideales para que el PRI pueda levantarse de la lona.
El también dirigente estatal del PVEM en Chiapas, ha logrado coordinarse con el gobernador Manuel Velasco Coello, para realizar una diversidad de gestiones impulsadas desde el Congreso Estatal y que han aterrizado en programas de beneficio social, para favorecer a miles de chiapanecos.
Para nadie es secreto que ‘el jaguar negro’ ha sabido mover sus cartas políticas, que aunado al trabajo de apoyo a sus conciudadanos, lo ha colocado en un lugar privilegiado en el sentir de la población chiapaneca, de ahí que la candidatura del PRI-PVEM le vendría como ‘anillo al dedo’ y el tricolor tendría grandes posibilidades de triunfo, como las tuvo en el sexenio pasado en que el ‘Güero Velasco’ los llevó a la victoria, tomando en cuenta que ahora Chiapas está convertido en un ‘granero de votos verdes’, que indudablemente podrían servirle también a Meade.
Esa es hasta ahora, la radiografía política en Chiapas en donde al parecer, el priismo nacional ya pensó en otro ‘amiguito’ del ex secretario de hacienda, quien al parecer tampoco es bien visto por la chiapanecada, los que ‘ya pintaron su raya’ para hacer respetar su voluntad y destruir en las urnas del 2018, cualquier imposición política.
Antes de la noche buena, podría saberse a qué acuerdos llegaron los jerarcas del PRI y PVEM, para ungir al candidato de la casona de Santo Domingo en Tuxtla Gutiérrez, la moneda sigue en el aire pero el tiempo se acaba para saber el resultado de las negociaciones políticas en las que el pueblo, es quien menos intervención tiene, así las cosas. Aún no hay ‘humo blanco’ en el parque de Santo Domingo.