Polígrafo Político

281
Polígrafo Político
Polígrafo Político

¡Primera Llamada!
Darinel Zacarías

“Me devolvieron intacto, con un guiño mi dinero, la cadena, la cartera y el reloj; yo, que siempre cumplo un pacto cuando es entre caballeros, les tenía que escribir esta canción (…) Hoy venía en el diario el careto del más alto, no lo había vuelto a ver desde aquel día, escapaba de un asalto al chalé de un millonario y en la puerta le esperó la policía. Mucha, mucha policía”.
Joaquín Sabina

Cerca está el día en que los Ediles de Chiapas celebren un año de Gobierno. Resaltar sus logros será la disyuntiva.
Serán como los gatos, vitorear supuestas acciones y esconder o enterrar su inmundicia. Dilapidar dinero del erario y saciar sus egos.
Para nadie es un secreto a voces la manera en que llegaron al poder y su actuar como gobernantes. Inexperiencia, derroche, abusos, excesos, nepotismo.
Muchos de ellos, simuladores para una cosa y atracadores, para otra. De austeridad no hablemos, siguen las prácticas a la vieja usanza y es un cuento de nunca acabar.
Ese ideal juarista de la justa medianía, que llaman austeridad republicana y que es la promoción del Gobierno Federal, es letra muerta para los Ediles de Chiapas.
Ellos, la mayoría han llegado a cumplir sus sueños y saciar sus deseos personales. El pueblo, puede esperar. Despilfarrar para satisfacer los gustos más exigentes, sin cuidar formas es la realidad.
Eso de eliminar los privilegios y excesos en la administración pública en beneficio de la población menos favorecida, son lecciones vanas.
Hoy, se habla de Ediles que mantienen en las nóminas a familiares cercanos. Ellos son quienes manejan las principales áreas de la obra pública, adquisiciones y demás espacios donde se pueda malversar el dinero del pueblo.
Por ejemplo, la comilona facturada por el Gobierno Municipal de 3 millones de Pesos. O los gastos excesivos de un mes de 867 mil 475 Pesos con 91 Centavos en publicidad e imagen gubernamental.
Y así, podemos enumerar con datos ilustrativos de muchos Ayuntamientos que han creado empresas fantasmas y prestanombres para triangular sus operaciones y atracos.
Serán los nuevos órganos fiscalizadores los encargados de dejarlos al desnudo y ejercer las sanciones correspondientes bajo la premisa de que en Chiapas, nadie está por encima de la ley.
Los gastos sufragados en temas de ferias y demás eventos donde abunda la parafernalia, el jolgorio, las plétoras dejan siempre al descubierto a las autoridades municipales.
Obras públicas, adquisiciones y demás, será siempre el botín. A diferencia de otros sexenios, hoy en Chiapas se ha dado muestra de aplicar una justicia elemental y por allí, los Ediles que les gusta el chipilín de gratis, deben ir midiéndole el agua a los camotes.
Así que si no tienen nada que informar, mejor que no le rasquen la panza al tigre. Y si quieren hacer un acto solemne de simulación, es menester hacerlo con recato y sin tanto güirigay.
Y si ya les creció la uña, están a tiempo de reivindicarse. Que los hornos no están para bollos. Vale más aquí corrió que aquí quedó.
PD: El Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso de Chiapas se reunió con la fracción parlamentaria del Partido Verde Ecologista. La lectura es muy clara, promover sinergia y coyunturas. No hay que olvidar que el PVEM se ha pronunciado como aliado del nuevo partido oficial el turno. Por allí pueden haber sorpresas.
¿Quién dijo que tengo sed?