ALFIL NEGRO

297
ALFIL NEGRO
ALFIL NEGRO

Por Oscar D. Ballinas Lezama
Nos Llueve Sobre Mojado
“Ahora los mexicanos , enfrentarán el peligro de la tormenta del desierto del Sahara”

Las cuentas oficiales de contagiados y muertos por la pandemia del Covid-19, siguen sin cuadrar; la población mexicana y la misma Organización Mundial de la Salud, presumen que las cifras de Hugo López-Gatell, podrían no ser las verdaderas.
Por otro lado, la OMS insiste en que aún falta lo peor de la pandemia, la que a nivel mundial no ha llegado al pico, sobre todo en México, donde los contagios empezaron mucho después que en otros países y que, además, sus protocolos preventivos han dejado mucho que desear, empezando por la falta de pruebas contra el coronavirus.
Enredado en estas críticas por los expertos en salud a nivel mundial, las autoridades sanitarias mexicanas no dejan de hacerse bolas en sus declaraciones, contradiciéndose con los gobernadores de casi todas las entidades y con el mismo Presidente de la República, que, hasta ahora, sigue teniendo otros datos sobre el tema de la pandemia.
Tan despistados están con la actuación del mortal virus, que algunos Gobernadores, incluyendo la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México, se lanzaron al ruedo autorizando el desconfinamiento en los momentos más cruciales y peligrosos de la pandemia, cuando los contagios se están acelerando, según la Organización Mundial de la Salud.
Para nadie es secreto que los hospitales en todo el país están colapsando, los trabajadores del Sector Salud siguen denunciado la presunta falta de insumos e infraestructura, lo que los pone en riesgo de contaminarse y perder la vida, como ha venido sucediendo, según se ha dado a conocer públicamente.
Hay historias tristes y desgarradoras de familiares de los médicos, enfermeras y enfermeros, que estando en la primera línea de la batalla contra el coivid-19 han encontrado la muerte; las instituciones públicas de salud, supuestamente se han negado a reconocerles un seguro de vida que sirva para la sobrevivencia de sus familiares que dependían de ellos, ni siquiera un funeral digno han tenido.
En Chiapas, gran parte de la ciudadanía no ve con buenos ojos las cifras que se dan a conocer en forma oficial de los enfermos y fallecidos por el Covid; argumentan que al parecer la Secretaría de Salud, no está tomando en cuenta los contagiados que acuden a hospitales privados o se quedan dentro de sus casas a esperar la muerte, sin embargo, nadie sabe en qué se basan los médicos que extienden los certificados para determinar las causas reales que originaron esos decesos.
Más allá de las especulaciones, el Secretario de Salud en Chiapas, José Manuel Cruz Castellanos, dio a conocer que en esta entidad se han confirmado 3 mil 807 casos y 262 defunciones por Covid, aclarando que en las últimas 24 horas solamente se detectaron 49 contagiados y cuatro decesos en toda la entidad.
Abundó diciendo que fue en Tuxtla Gutiérrez en donde las cifras fueron más altas, ya que detectaron 21 personas infectadas, mientras que en Tapachula solamente hubo ocho contagiados y cuatro en San Cristóbal de las Casas, el resto se distribuyó en otros municipios chiapanecos; Tapachula volvió a destacar por tener únicamente una persona fallecida por esta letal enfermedad.
En otras cosas, a los mexicanos les sigue lloviendo sobre mojado y además de las pandemias de coronavirus, Dengue, Zika, Chikungunya, Sida, Cáncer, Diabetes, entre otros, el incremento en los recibos de la CFE, por cobro del servicio de energía eléctrica, el aumento al precio de las gasolinas, el gas, así como al costo de casi todos los productos y servicios, incluyendo la canasta básica, los peligros con los sismos, huracanes, tsunamis, la inseguridad y violencia provocada por los grupos criminales que reinan a lo largo y ancho de la República Mexicana, ahora, también hay que cuidarse de la tormenta de arena del desierto del Sahara.
Por otro lado, la crisis económica que están viviendo millones de mexicanos, no muestra un futuro halagador sino sombrío y sumamente preocupante; otro de los daños colaterales de la pandemia, ha sido la pérdida de las fuentes de trabajo. El hambre, que es mala consejera, está llevando a la desesperación a mucha gente, ‘la hierba continúa secándose y puede arder’, Dios quiera que no sea así y el gobierno encuentre pronto solución a las pandemias sanitaria y económica, que están ahorcando al pueblo. Vamos a ver de que están hechos los de la Cuarta Transformación.